Opinión: Diego San Román y la próxima revolución del toreo en México.

Por Juan Carlos ValadezDe SOL y SOMBRA.

Lo que son las cosas me decía un amigo de Guadalajara: estaban en el callejón El Conde y Antonio Ferrera con más de 50 años de alternativa entre los dos y el maestro de la tarde fue, Diego San Román, con apenas tres meses de alternativa.

Lo cierto es que San Román toreó ayer en el Nuevo Progreso como un artista consumado. Su faena con la muleta al segundo de su lote fue una lección de temple por ambas manos, de lentitud y de parsimonia torera. Pases largos y ligados en una perfecta recreación de cada uno de ellos. Y en el otro, valiente y lidiador, que es su faceta más conocida. El animal era soso y descastado, pero San Román estuvo valiente y confiado, le obligó a embestir, y aunque la faena no pudo ser artística, sí fue la demostración de cómo se deben superar las dificultades de un toro.

Hay muchos toreros jóvenes y otros no tan jóvenes en el escalafón mexicano, pero San Román es diferente ya que acentúa el clasicismo con un toreo globalizado, más lidiador que el resto de sus compañeros y juega con el peligro como si estuviera manejando el carrito de un bebé. A esto hay que agregarle que se pone donde no se pone nadie…

Vivimos unos tiempos muy extraños. Surgen de repente toreros como hongos, se presentan ante un público que quiere elevarlos a un altar, y a estos se les va el tiempo en posturas y en pretextos. Algunos tienen suerte, les dan cancha, entran en las ferias o temporadas y al final hay que sacarles de ellas pues son incapaces de dar la talla. No voy a decir nombres, pero hay varios matadores con más de diez años de alternativa que ya no tienen mucho que decir y que su nombre en los carteles está comenzando a cansar a los aficionados.

Afortunadamente el relevo generacional del escalafón ya está aquí y lo encabeza un torero que está llamado a ser el próximo gran revolucionario del toreo en México.

¿Y por qué no habría de serlo? Ya que si algo dejó claro desde su etapa de novillero es que tenía el toreo en la cabeza. Es cierto que aún queda mucho camino por recorrer. Pero después de esta tarde en Guadalajara, nos ha dado motivos para creer en un futuro próximo brillante y sin techo para este joven matador de toros.

Twitter @Twittaurino

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s