Sevilla: Tomás Rufo, Puerta del Príncipe por la impresión de una cogida.

Por Carlos Ilián.

Otra Puerta del Príncipe y ya van tres en esta feria. Y por este camino podremos superar la media docena en las seis tardes que todavía nos esperan. El triunfalismo más populista, el todo vale, premiar un gesto con dos orejas, ovacionar, como ha ocurrido ayer, el arrastre de auténticos mansos y pasar por alto los sablazos, los avisos, en fin todo lo que nunca entra en el haber de una tarde, se ha impuesto en esta fiesta de los toros posmandemia.

Este lunes, en la tarde de tempestad y lluvia en la Maestranza, se vivió todo lo anterior No se puede discutir el mérito de una actuación por encima de un manso y de salir aturdido después de una tremenda voltereta a cumplir con su responsabilidad de matador,`pero el premio que abrió la Puerta del Príncipe a Tomás Rufo es una exageración. Una oreja, una auténtica oreja de peso, habría hecho justicia. Las dos orejas ya entran en lo del todo vale. Bien, al margen de esta facilidad del públco de toros actual,lo cierto es que ese público se había entraegado a la disposición del muchacho en su lote. En su primero exprimió hasta la última embestida de un manso suelto y sin un gramo de casta. Fena de entrega y mucha insistencia que culminó de un espadazo que tiró sin puntilla al de Victorianop del Río. El efecto de la estocada tiuvo a su vez el efecto del entusiasmo popular que pidió y consiguió una oreja

El sexto era otro manso muy suelto. Rufo iba robándole los muletazos y hasta consiguió ligar alguna tanda por el pitón derecho. Faena larga y laboriosa que intentó culminar entrando a matar muy derecho. El toro lo empitonó en el embroque y de forma muy impactante lo fue arrastrando entre el barrizal del ruedo. Parecía grave el incidente pero Tomás Rufo se sobrepuso y esta vez consiguió enterrar el acero. Insisto, meritoria actuación para una oreja de ley. Las dos…dos orejas de esta fiesta que nos dejan dos años de coronavirus. O sea, muy blandos

El Juli echó mano de veteranía para superar otros dos mansos de uan corrida decepcionante de Victoriano del Río. En el cuarto no quiso que la tarde se le fuera en blanco y utilizó los resortes de la veteranía para componer una labor por encima del toro al que metió a ratos en la muleta, ligando series cortas pero ligadas, Las luquesinas finales resultaron incontestables y después de media estocada tendida, la oreja a la experiencia de casi 25 años de matador de toros

Roca Rey no tuvo su tarde, perdido entre dos mansos, en faenas larguísimas y espesas que en el caso del quinto casi le cuesta escuchar los tres avisos

Plaza de la Real Maestranza. Sexta corrida. Casi lleno. Tarde de tempestad y fuerte lluvia. Toros de Victoriano del Río (4), desiguales de presentación y que dieron un juego muy pobre, predominando la mansedumbre. El Juli (6), de azul soraya y oro. Metisaca, pinchazo, media desprendida y cuatro descabellos (silencio). Media estocada tendida (una oreja). Roca Rey (5), de tabaco y oro. Pinchazo y estocada. Un aviso (saludos). Pinchazo, estocada delantera y cuatro descabellos. Dos avisos (palmas) Tomás Rufo (7), de guinda y oro. Estocada (una oreja). Pinchazo y estocada (dos orejas).

Publicado en Marca

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s