Sevilla: Urdiales, Cayetano y un encelado Ureña contra seis mulos.

Por Carlos Ilián.

Un jueves de feria, un día grande por excelencia y además de espléndida temperatura, un día de los que en la Maestranza era normal el llenazo, sin embargo ayer apenas hubo media plaza escasa. Si no hay relumbrón en el cartel la gente no pasa por taquilla. Es el síntoma de que hasta en esta tierra torera por historia ya la afición escasea. Y en el cartel no estaban anunciados, ni mucho menos, tres ganapanes, no, ahí aparecían dos de los cinco toreros de la actualidad que mejor hacen el toreo, el más puro, el toreo grande. Diego Urdiales y Paco Ureña. Es un síntoma de decadencia, de que esto va de cartelitos de clavel, no de toreros de un pieza.

Por supuesto que delante a la terna no la anunciaron con un hierro de lujo. Ayer era día de relleno, de hacer poco gasto y por m la puerta de toriles aparecieron seis mulos infumables de García Jiménez. Con tal género los trtes matadores se vieron obligados a un ejercicio a destajo para sacar algo en limpio. Por ejemplo Diego Urdiales que se aburrió después de intentarlo con un manso muy rajado. En el cuarto compuso con decoro una faena a media altura dadas las características de un toro sin fuerza y con la cara por las nubes. En este toro Diego, al menos, pudo darse la satisfacción de aprovechar las embestidas de salida para lancer con primor a la verónica. Al menos eso.

También Cayetano tuvo un momento muy torero con el capote en su prime toro al que llevó al caballo en un galleo por chicuelinas impecable. Se esforzó en la muleta para ligar lo que le permitía la embestida morucha del toro al que mató de una gran estocada. El quinto fue otro mulo para desesperación de Cayetano hasta que liquidó aquello por la vía rápida, la de un bajonazo en toda regla.

Paco Ureña, al que están maltratando las empresas, consiguió un sitio en esta feria por la sustitución ayer de Emilio de Justo. Y lo hizo encelado, queriendo demostrar que sus lugar está mucho más arriba y a pesar del génereo infumable que tuvo delante su tarde ha sido de reencuentro hasta el punto de convencer a base de no ceder ni un milímetro en ambos toros lo que le costó una voltereta en el tercero. En el sexto, un castaño apagado pero que al menos tuvo cierta fijeza, fue de menos a más hasta lograr con argumentos muy sólidos, temple y sitio, lo mejor de la tarde, especialmente con la mano izquierda que ya era mucho dentro de lo poco que se podía lograr ante la moruchez que ayer se hizo presente en el ruedo maestrante. Ureña mató de una gran estocada y le pidieron la oreja con fuerza. No se concedió. Otras se han cortado en esta feria de auténtica tómbola.

Plaza de la Real Maestranza. Novena corrida. Media entrada.Toros de García Jiménez (0), feos de presentación, blandos y de juego morucho. Diego Urdiales (5), de azul soraya y oro. Estocada y descabello (silencio). Estocada (saludos). Cayetano (5), de rosa y oro. Estocada (saludos). Bajonazo (silencio). Paco Ureña (6), de azul noche y oro. Estocada desprendida. Dos avisos (saludos). Estocada (saludos).

El cartel de hoy: Toros de Núñez del Cuvillo para Morante de la Puebla, Juan Ortega y Roca Rey.

Publicado en Marca

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s