Feria de San Isidro: Román, herido, da la cara en una tarde exigente

Por Carlos Ilián.

El llamado cartel de la juventud en realidad era de «jóvenes veteranos», ya muy curtidos en los ruedos y alguno de larga trayectoria, es el caso de Román. Y precisamente el valenciano ha sido, de calle, el protagonista de la tarde. No es un torero de exquisitas maneras pero pertenece al muy respetable grupo de profesionales que dan la cara y dentro de su tauromaquia no dejan ni una rendija a la mandanga. En su primer toro, uno de los más codiciosos que se han lidiado en esta feria hasta el momento, Román, de comienzo, se echó la muleta a la izquierda y se pasó por delante a ese tren encastado que le exigió una barbaridad. Alternó con altibajos, pero siempre cruzado y sin arrugarse, los redondos y de nuevo los naturales. Faena intensa que liquidó de un feo espadazo atravesado y un descabello, además de escuchar un aviso. Pero la entrega del torero y la exigencia del toro que tuvo enfrente calaron en el público que pidió y consiguió una oreja con protestas.

El cuarto toro no le perdonó ni el más leve descuido y en uno de ellos lo prendió por la pierna derecha dejándole el «recuerdo» de una cornada. Román no se rajó y a cara de perro y entre altibajos se pasó al toro por delante en redondos y naturales con más vibración que armonía. Con la herida sangrante pudo dar una vuelta al ruedo.

Pero un poco antes cuando Román estaba pendiente de recibir la ovación del público apareció Gonzalo Caballero desde la enfermería y en ese momento, ¡que casualidad!, un grupo de seguidores exhibió una bandera de España con el escudo del Atlético, el equipo de Caballero y se escucharon voces a favor del equipo rojiblanco. Caballero le robaba de esta manera el protagonismo al auténtico protagonista en ese momento, su compañero Román.

El asunto sentó muy mal en parte del público y le hizo un flaco favor al torero madrileño que, además de encontrarse con un traumatismo en una rodilla por un lance en su primero, ya no se relajó para enfrentar la embestida bronca y repetida del toro de Alagarra. Caballero anduvo muy por debajo de lo que exigió el animal, sin encontrar nunca ni la distancia ni el ritmo de la embestida. En su primero, al abrirse de capote, se fue de lleno contra las tablas. Pudo sufrir un grave percance, que afortunadamente ha sido menor de lo que supuso la tremenda cogida.

David de Miranda se llevó un lote de poquísima fuerza que apenas le permitió unos lances muy reposados a la verónica en su primer toro y muletazos a media altura que en el sexto llegaron al exceso en una labor muy pesada e inútil y que nadie agradeció, porque gran parte del público o se había ido o estaba pendiente de hacerlo par ver la final de la Champions.

Plaza de Madrid. Vigésimo primera corrida. Más de media entrada. Toros de Luis Algarra (5) de juego muy exigente, importante el tranco y la embestida codiciosa del primer toro. Román (7), de corinto y oro. Estocada atravesada y trasera y descabello. Un aviso (una oreja). Estocada corta (vuelta). Gonzalo Caballero (3), de gris plomo y oro. Estocada caída y dos descabellos (silencio). Tres pinchazos y descabello. Un aviso (silencio) . David de Miranda (5), de azul y oro. Pinchazo y media estocada (silencio). Pinchazo y estocada caída. Un aviso (silencio).

El cartel de hoy: Toros de Gutiérrez Lorenzo para Lea Vicens y Guillermo Hermoso de Mendoza, mano a mano.

Publicado en Marca

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s