El periodista Adiel Armando Bolio se despide de El Sol del Centro.

Por Mariana Murillo.

Dice el dicho que “es de gente bien nacida, ser agradecida”; y es precisamente, gratitud, lo que viene a la mente y al corazón cuando se recuerda las enseñanzas y andanzas de quien, a lo largo de casi 40 años, ha dedicado su vida al periodismo, a ese que se desempeña de manera cabal, desde el corazón.

Y es que así fue el paso de Don Adiel Armando Bolio, periodista y cronista taurino y deportivo, por las instalaciones de EL SOL DEL CENTRO, Casa Editorial de la que se despidió el pasado 31 de mayo.

De los casi 40 años que se cuentan en su trayectoria, fueron 14 los que, desde las páginas de este Diario, compartió su pasión por el arte taurino, su visión perspicaz de esta fiesta, así como su radical perspectiva del deporte, en todos los sentidos.

Un periodista completo, íntegro, que no tenía reparo al momento de expresar su opinión, pero que igualmente, ante la deferencia de adversos, mostraba respeto.

Adiel Armando Bolio comenzó su carrera profesional en el año 1985, en el Instituto Mexicano de la Radio (IMER), en la Ciudad de México, luego de concluir sus estudios en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, generación 1981-1985.

En primera instancia, dedicó su voz y pluma al periodismo deportivo, lo que le permitió vivir grandes experiencias, al lado de reconocidas figuras como el también cronista de deportes, Don Ángel Fernández, con quien transmitió el encuentro entre Argentina e Italia del Mundial de Futbol México ’86.

Posteriormente, su pasión por la tauromaquia le marcaría el rumbo definitivo de su profesión; y es que, como dicen por ahí, nadie puede “negar la cruz de su parroquia”, pues también su padre, Don Addiel Bolio, se desempeñó por 50 años como periodista taurino, su hermano Miguel Ángel Bolio fue torero, y sus bisabuelos, Saturnino y Humberto Bolio, fueron picadores de toros.

Una de las experiencias que marcaría su vida profesional, fue la primera corrida de toros que cubrió durante la Feria Nacional de San Marcos, en el año 2007, como corresponsal. Tiempo después, tras la muerte de su padre, en 2008, se traslada de manera definitiva a la ciudad de Aguascalientes.

Desde entonces, su estilo íntegro, incisivo y radical, manifiesto en sus publicaciones en EL SOL DEL CENTRO, le merecieron el reconocimiento de colegas y lectores.

Pese a su retiro laboral, Adiel Bolio asegura que continuará con su labor de difundir y enriquecer con su trabajo, el arte taurino. Lo hará a través de los portales informativos en que colabora actualmente.

Para los que tuvimos la dicha de trabajar junto a él, nos queda el aprendizaje y las lecciones que, sólo un periodista con su arrojo y trayectoria, puede compartir con sus compañeros.

No nos queda más que desearle ¡la mejor de las suertes, Matador!

Publicado en El Sol del Centro

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s