España – México, unidos por la posible desaparición de los toros.

Por Alberto Peláez.

España dio el primer paso. Varias ciudades de la Península Ibérica prohibieron los toros. La tauromaquia comenzaba a estar herida. Las plazas cada vez estaban más vacías y la desafección por parte de la opinión pública era cada vez mayor.null

Ahora traspasa el Atlántico y llega a México. La capital del país es tan taurina como su coso, La Monumental. También aquí le han dado un rejón que esperemos que no sea de muerte.

Tanto en España como en México representa un golpe importante a la economía. Cientos de miles de personas viven directa o indirectamente de los toros. Miles de familias vivieron de la tauromaquia generación tras generación. Porque el toro es mucho más que un lance, un par bien puesto o una verónica. Representa una forma de vida a través de la historia para países como México o España.

Sin embargo, todo evoluciona para bien o para mal. En España, la exaltación de la ecología -lógico, por otra parte-, y los derechos de los animales -que jamás debieron perderse-, están dando el estoque de muerte a los toros. Algo parecido ocurre en México. Muchos han hecho propia la lucha contra la lidia. Lo han llevado casi al terreno personal sin entender que forma parte de nuestra idiosincrasia.

Antes, ser torero representaba un prurito de categoría a la exaltación del pundonor. Hoy, el torero está estigmatizado, condenado a perderse en la comunidad global. Yo creo que hay que ser más ecléctico y equilibrado. Siempre existen fórmulas intermedias que benefician a todos. Pero creo que arremeter contra el mundo del toreo de esa manera es una embestida a la que no queda posibilidad de defenderse.

En España, los jóvenes ya no van a los toros. Se acabó la transmisión que había de padres a hijos. Terminó esa tradición. La juerga se rompió en algún punto. Va a ser muy difícil poder recomponer ese linaje que hizo generación tras generación que al toro se le viera como una gran representación cultural.

En México está pasando algo parecido y también esa desafección producida por ese mundo global que estamos viviendo. Hoy el ciudadano global prefiere dar un paseo por la vida de otros a través de las redes sociales que entender qué representa, cuál es la etiología de todo.

No sé cuánto pueda durar esta crisis, pudiera ser para siempre. Ojalá cambien las tornas y mejore esta situación cada vez más agónica. Mientras tanto me iré a comer unos tacos Villamelón con mi amigo Claudio Ochoa, mientras seguimos viendo cómo La Monumental sigue estando ahí, enfrente del Villamelón, como si jamás hubiera pasado nada.

Y Olé.

Públicado en 24 horas

1 comentario »

  1. Muy pronto las PLAZAS de Toros seran solo vestigios de lo que alguna vez existio igual que los COLISEOS Romanos para hacernos reflexionar que todo en la vida tiene que EVOLUCIONAR y si no entonces DESAPARECER… Lo mas curioso es que los TAURINOS estan aferrados a no querer TRANSFORMAR el Espectaculo y hacerlo INCRUENTO. Yo lo compararia con alguien que forzosamente tiene que ser AMPUTADO de sus miembros para continuar VIVO y no MORIR. Ojala por el bien y por lo que le queda de VIDA a la FIESTA los Taurinos en el mundo Reviren a TIEMPO y no la dejen MORIR…

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s