Monterrey: La Playa, presente en corrida de Concurso de ganaderías.

Orgullo de la ganadería nuevoleonesa de toros de lidia, La Playa, fundada hace ya 86 años en Lampazos de Naranjo, Nuevo León, con ganado criollo por Eugenio Domínguez Lecea (QEPD), participará en la majestuosa corrida anunciada como «Concurso de ganaderías» del viernes 29 de este mes a las 20:30 horas en la Monumental Monterrey «Lorenzo Garza», y en donde partirán plaza Isaac Leal Montalvo, Arturo Saldívar y Sergio Flores, quienes mostrarán sus capacidades artísticas ante un seleccionado encierro de las mejores dehesas del país, como lo son San Diego de los Padres, Zacatepec, Puerta Grande, Julio Delgado y El Vergel.

Y aunque el registro de la ganadería La Playa data del año 36 del siglo pasado, Eugenio comenzó desde el año 33 su ganadería con la cruza de vacas criollas y ganado bravo español que llegaba a México para ser lidiado en las plazas de toros y por alguna razón no eran sacrificados. Fue así que en principio, en sus pastas comenzaron a padrear como sementales, toros de los encastes de Parladé y Murube.

Frente a la seriedad de su registro ante la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia y la necesidad de contar con la pureza de la sangre brava en su ganadería, don Eugenio se deshizo de todo el ganado criollo que pastaba en su dehesa, para repoblarla con 30 vacas de Xajay y otras 30 de Malpaso además de dos sementales para padrear, uno de Peñuelas y otro más de Campos Varela.

En1937 agregó un semental más de Malpaso y otro de Jalpa y para el año 38, recibió en gratitud por el apoyo recibido de don Eugenio en sus inicios, 10 vacas y un semental de Lorenzo Garza Arrambide ‘El ave de las tempestades’.

Lidió por primera vez con el nombre de La Playa el 10 de marzo de 1939 en la Plaza de Toros El Coliseo de Monterrey, seis novillos para Jesús Muñoz, Juan Estrada y Jesús Belmonte. En 1943 refrescó sus líneas con 12 vacas de Zacatepec y desde ese mismo año y hasta 1967, don Eugenio agregó 24 sementales de la misma ganadería (cuatro por cada cuatro años). Su presentación en la Monumental Plaza de Toros México ocurrió la tarde del 19 de mayo de 1974.

Eugenio fallece en 1976, pero legó la dehesa a su esposa, doña Austrebertha Guajardo de Domínguez, quien continuó la labor de su respetado esposo y ese mismo año agregó seis vacas y tres sementales de don Jesús Cabrera para refrescar la sangre de la ganadería en busca de mejores resultados. Para 1978 agregó cinco sementales más de Garfias y en 1980, 17 vacas de don José Julián Llaguno.

En el año 90, fallece Doña Austebertha y pasa la ganadería a manos de doña Bertha Domínguez de Villarreal, su hija y madre de don Javier y don Luis Quijano, éste último es quien conduce en compañía de Alonso y Teresa, sus hijos, con gran fervor y apasionada entrega como lo hicieron sus abuelos y bis abuelos, los destinos de la prestigiada dehesa.

Ya bajo la administración de doña Bertha, en el año 91, La Playa refrescó con el encaste de Saltillo vía un semental de San Mateo agregando en el año 96, 96 vacas más y tres sementales de Garfias. Para 2001, nuevamente refresca su sangre con 10 vacas de Huichapan. Doña Bertha fallece en julio del 2020, pasando la responsabilidad de continuar enalteciendo el campo bravo neoleonés a manos de su hijo Luis.

La Playa ha llegado a la prestigiada posición que ahora posee gracias al amor, afición y entrega apasionada de sus propietarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s