Rubén Moreira del PRI, enemigo público numero uno de la tauromaquia en México.


Por Felipe J. Pérez.

Los costos de la sumisión y entrega del PRI a Morena serán altísimos para el país. En la negociación para que legisladores tricolores cedieran a fin de lograr la extensión de la presencia de las Fuerzas Armadas en labores de seguridad pública hasta 2028 hay un sector que corre el riesgo de verse afectado, que es el de la Tauromaquia.

Resulta que uno de los principales enemigos de esta actividad que tiene en México un arraigo de casi 500 años, el coordinador de los diputados del PRI en San Lázaro, Rubén Moreira, en coordinación con sus aliados del Partido Verde, presentó una nueva iniciativa de ley con la que se pretende prohibir las corridas de toros en todo el país. Así, de tajo, sin mayor debate ni espacios para la reflexión o la escucha de las decenas de familias que se podrían ver afectadas por una decisión de este tamaño.

Y es que Rubén Moreira ha demostrado tener una agenda propia que ahora la promueve como una de las monedas de cambio con los liderazgos de Morena. Acabar con la fiesta brava ha sido parte de vida política del legislador, que, como gobernador de su natal Coahuila, impulsó hasta lograrlo, prohibir esta tradición.

El odio de Moreira a la Tauromaquia y a todo lo que gire en torno a ella no es precisamente su defensa de los animales sino la eterna disputa que sostiene con uno de sus paisanos, el morenista Armando Guadiana, quien además de la política, tiene actividades ligadas a la fiesta brava en su calidad de ganadero de toros de lidia. ¿Cómo golpear a uno de sus principales antagonistas de otra forma que no sea en las urnas en donde no ha podido acabar con él? La respuesta es fácil: pegándole en su línea de flotación, que es su pasión por las corridas de toros.

El problema que se presenta en medio de esta infantil disputa es la afectación que una medida como la que propone Moreira podría tener para una industria bien consolidada en todo el país. Recordemos que, de acuerdo con datos corroborados por la Secretaría de Agricultura que dirige Víctor Villalobos, en 2019, previo a la pandemia, la Tauromaquia generó una derrama económica de 6,900 millones de pesos, creó más de 220 mil empleos directos e indirectos y tuvo un impacto fiscal en favor de las arcas del Estado por más de 800 millones de pesos.

Quizá lo que Morena no sepa en este intento de transacción política, que es quedar bien con Moreira en agradecimiento a su genuflexión, es el impacto que tendría la prohibición de las corridas de toros en decenas de miles de familias de escasos recursos. De las más de 260 ganaderas de toros de lidia, muchas de ellas se ubican en municipios de alta marginación, representando una invaluable fuente de empleo para toda una cadena de valor que vive de esta industria.

Defensor de los intereses del pueblo y de las expresiones populares, los diputados de Morena, liderados por el poblano Ignacio Mier, ignoran el vínculo intrínseco que existe entre la Tauromaquia y las comunidades en distintas regiones del país, en donde las festividades religiosas y cívicas están íntimamente ligadas con esta tradición.

En días recientes, el presidente López Obrador ofreció una mesa de diálogo encabezada por el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, en la que participarían los distintos actores de la fiesta brava.

Publicado en SDP Noticias

3 Comentarios »

  1. Y el MONIGOTE SOMBRERUDO muy CALLADITO verdad ???.. Gracias al Estupido ya NO hay mas Corridas de Toros en Coahuila, ahora es cuando Deberia de COMPENSAR a la Fiesta en este burdo TRANSE y NO hacerse el Desentendidito …

Deja un comentario