El Zapata festeja aniversario con corrida de toros en Apizaco.

La encerrona que se llevará a cabo el próximo sábado 15 de octubre en la plaza de toros de Apizaco, conmemora la trayectoria del Zapata con un espectáculo único.

Por Jaime Oaxaca.

El próximo sábado 15 de octubre a las 16:30hrs. en la plaza de toros Rodolfo Rodríguez “El Pana” de la ciudad de Apizaco, Tlaxcala, se llevará a cabo una tórrida de toros con seis ejemplares de lidia de Piedras Negras a cargo de Uriel Moreno “El Zapata”, en una encerrona que se anunció desde los primeros días del pasado mes de agosto.

Originario de la población tlaxcalteca de Emiliano Zapata, Uriel cuenta con 48 años de edad y 33 de torero y festejará su alternativa, misma que tomó en mayo de 1996 en El Relicario de Puebla.

Al “Zapata” se le considera un diestro lúdico, sus seguidores suelen llegar al clímax en la suerte de banderillas: vistoso, pronto, espectacular, a veces toma todo el zarzo y en un suspiro clava los tres pares. Con el capote es variado, gusta de realizar suertes girando como él “ojalá” y algunas de las que ejecutaba “El Pana”. En el último tercio suele citar girando, “el sicodélico” se le decía hace 50 años, algunas veces inclinándose demasiado en la ejecución del pase, así como la forma de torear que polémica o no, provoca que su administración le consiga contratos, pues ha sido un torero vigente con más de 900 corridas en 26 años de alternativa.

La diferentes estapas de “El Zapata” como matador

En la trayectoria de Uriel destacan tres etapas como matador de toros: en la primera le decían que se “apanaba”, buscaba su propio estilo. La segunda inició en la plaza México en diciembre de 2007; se enfrentó con “Benamejí”, un castaño con trapío de Santa María de Xalpa, al que le realizó una faena de manera diferente, una labor emocionante, importante, en la que demostró sólidos argumentos con el paño rojo. Continuó con esa tauromaquia hasta que logró el famoso par monumental.

Toreaba en el coso más grande del mundo cuando colocó un par de banderillas que impactaron al público presente. Aquella hazaña fue enero de 2010 cuando el torero citó en los medios al “Camarógrafo” de San Marcos, que no estaba sobrado de trapío. El diestro citó en los medios, giró cuando el toro le hacía el viaje y clavó por la espalda, similar al par de “Calafia”. La sorpresa causó revuelo, era complicado decir lo que había sucedido, pues ante la ovación generalizada, Uriel dio una vuelta al ruedo. Después lo bautizó como “El Monumental”.

Ese par le dio oxígeno a la carrera del tlaxcalteca, la gente quería verlo, ocupó los primeros lugares del escalafón.

El regreso, las anécdotas y la encerrona

Hace unos días, en una entrevista radiofónica le comenté al “Zapata” que la tauromaquia de su segunda etapa era la mejor de su carrera, me respondió que actualmente se inclina por el toreo que provoca espectáculo, el que entusiasma a la gente, que existen matadores que torean bien pero no son contratados.

Si alguien considera que Uriel Moreno Macías la tiene fácil porque su fuerte son las banderillas, debería recordar aquella noche de febrero de 2016 en Puebla. El toro “Príncipe” de Santa Fe del Campo estuvo a punto de matarlo, lo corneó al clavar un par de garapullos. Un “tabaco monumental” con dos trayectorias, de 20 y 30 cms.

Innegable que parte del atractivo de la encerrona son los toros de Piedras Negras, una ganadería con siglo y medio de existencia con un buen número de seguidores, porque conserva la sangre brava. Evidentemente que los bureles de la divisa rojinegra pueden salir mansos o bravos, como en todas las casas ganaderas, pero existe la ilusión de ver su emotividad al embestir, disfrutar de la suerte de varas, crecerse al castigo. Ojalá que el matador permita ver a los toros arrancarse de lejos al caballo.

Piedras Negras no es una de esas ganaderías llamadas comerciales, aquellas que tienen como peculiaridad los toros bobos, “bovura” que los hace ver como animalitos obedientes, dóciles, escapados de un carrusel porque no muestran el peligro propio del toro de lidia.

Para Uriel Moreno “El Zapata” no será un día de campo. Pudo festejar su cumpleaños de alternativa de una manera más sencilla, pero decidió realizar una gesta, que le exigirá al máximo. El gesto ha sido bautizado como “Hazaña Monumental”. Para lograrlo, los seis toros deberán tener una presencia impecable, con cornamentas serias, con trapío, que impacten a los aficionados cuando salgan al ruedo.

¡Que Dios reparta suerte!

Datos de “El Zapata”

“El Zapata” tiene 47 años de edad y 26 de alternativa.

Su nombre completo es Uriel Moreno Macías, nació en Emiliano Zapata, Tlax., el 21 de diciembre de 1974.

Debut de novillero: 19 de agosto de 1989 en Tuxpan, Veracruz.

Alternativa: El Relicario de Puebla, 11 de mayo de 1996.

Padrino: Eloy Cavazos. Testigo: Miguel Espinosa «Armillita Chico». Toro “Heraldino” de Reyes Huerta.

Confirmación Plaza México: 26 de diciembre de 1999.

Padrino: Rafael Ortega, testigo: José Ignacio Uceda Leal. Toro: Tuzo de Huichapan.

Sobresalientes: Alejandro Lima “El Mojito” y Allan Corona

Participantes de la encerrona organizada por “El Zapata”

Picadores:

Moisés López “Zotoluco”.

Pedro López “Zotoluco”.

Francisco Salinas.

Othón Ortega.

Fermín Salinas.

Víctor Moreno.

Banderilleros:

Francisco López “Zotoluco”.

Sergio González.

Gustavo Campos.

Ángel Martínez “Lupillo”.

Luis Castañeda “El Niño del Bar”.

Juan Pablo Hernández “El Pol”.

Puntillero: Fernando Ríos.

Autoridades de plaza:

Juez de plaza: Miguel Ángel Arroyo.

Asesor: Fernando Flores.

Juez de callejón: José Velázquez Huerta.

Veterinario de Plaza: Benjamín Calva Rodríguez

Médico de Plaza: José Antonio Zamora Lomelí.

Piedras Negras.

Propietario: Marco Antonio González

Ubicación: Tetla, Tlaxcala.

Divisa: Negro y rojo.

Fundación: 1870.

Publicado en E- Consulta

Deja un comentario