Guadalajara: Tarde de contrastes y un gran «Ópalo» de San Mateo.

Corrida Inaugural de la Temporada 2022-2023 en la Nuevo Progreso de Guadalajara que registro una entrada regular, que no supero la expectación que se generó durante la semana previa al festejo en redes sociales. Se lidiaron seis toros de la legendaria ganadería Zacatepec que francamente decepcionaron en lineas generales, a pesar de su buena presencia y de que algunos pelearon en el caballo, pero justos de fuerza y con poco fondo de bravura. Destacando únicamente el lidiado en cuarto lugar, así como el toro de regalo de San Mateo que fue excepcional. Saludaron en el tercio los subalternos Alejandro Prado y Gustavo Campos.

Por Luis CarvajalDe SOL y SOMBRA.

Gran expectación había en los aficionados tapatíos por ver lidiar la corrida de la emblemática ganadería “Zacatepec” de la familia Muñoz Reynaud de encaste Murube. Atinadamente nos regalaron desde hace un par de semanas las fotografías de sus bureles desde añojos y se comentó que la corrida venía “abierta”, es decir que provenía de 3 sementales distintos por lo que pudimos ver variedad en cuanto a comportamiento de los mismos. Mucho que aprender le queda a las ganaderías «comerciales» de ese acercamiento con el aficionado que nos otorgaron sus ganaderos.

Abrió cartel Mauro Lizardo con «Don Ramiro» un toro zancón que complicó la voluntariosa intención de poner banderillas de Lizardo. Con la muleta el toro parecía emplearse por el pitón derecho y Mauro aprovechó las pocas embestidas que le regaló “Don Ramiro” pero una lesión en la mano izquierda del toro imposibilitó un trasteo de mayor duración. El toro pronto se quedó parado y Lizardo optó por tirarse a matar dejando una estocada desprendida, aunque entera. Escuchó una cariñosa ovación en el tercio.

Xavier Ocampo estuvo sin estar en el Nuevo Progreso. Su trasteo fue intrascendente y de poco calado por las distancias con las que decidió instrumentarlo, “Setentón” pronto se quedó parado y el gozo se fue al pozo.

Si hubiera que definir en una palabra la tarde de Oscar Rodríguez “El Sevillano” sería decorosa, y de que manera. El de lidia ordinaria “Historiador” fue un toro alegre de salida y el más “Murube” de sus hermanos. Después de un terrible puyazo del picador en turno, el toro se quedó parado y muerto en vida drenando una cantidad enorme de sangre. Pocos fueron los muletazos que pudo sacar “El Sevillano”, por lo que tuvo que optar por meterse entre los pitones intentando agradar al respetable. Regaló el primer sobrero de la ganadería “San Marcos” y demostró que a pesar de lo poco toreado que pueda estar, lo que bien se aprende no se olvida y es que después de iniciar la faena muy torera toreando por bajo, “Marmol” empezó a mansear y a mostrar una embestida defensiva. Sin embargo “El Sevillano” estuvo muy dispuesto en todo el trasteo intentando acortar distancias y nuevamente metiéndose entre los pitones a pesar del peligro que desarrollo el toro de San Marcos, poniendo al filo del asiento a todos los asistentes. Mató de una estocada entera, aunque algo caída, pero de efectos fulminantes que le valió para cortar una oreja de ley.

Pepe Murillo sorteó con el toro de mejores condiciones del encierro de Zacatepec de nombre “Fantasioso”, con el que mostró entrega y nobleza en sus embestidas, especialmente por el pitón izquierdo. Murillo, al que se le vio con poco sitio, se limitó tan solo a pegarle dos tantas por cada pitón y dejarnos el resto para la fantasía o la imaginación. Siendo francos no pudimos ver el fondo real de “Fantasioso” y tal vez (y sólo tal vez) un torero con más ambiciones y sitio, nos hubiera regalado una faena de mayor calado. Dejó una estocada entera pero caída, que le valió para cortar la primera oreja de la tarde.

No fue la tarde de Julio de la Isla que sorteó con el toro con mayor lámina, pero de peores condiciones. Nunca pudo confiarse ante la mirada vigilante de “Canta Pájaros” que lo puso a prueba en cada muletazo que intentó ejecutar. Lo mejor de su actuación fue la ejecución de la estocada que le valió para llevarse algunos aplausos del público.

Cerró la tarde un desconcertante Arturo de Alba. “Alpinista” del hierro de Zacatepec parecía no tener malas ideas, pero Arturo no se encontró cómodo con él, pues pronto comenzó amarrarse al suelo al igual que sus hermanos y a complicarle el trasteo. Para su poca fortuna regaló un sobrero de la ganadería San Mateo” de nombre “Ópalo” que termino por exhibir por completo su inactividad. “Que Dios te libre de que te toque un toro bravo” decía Juan Belmonte y así fue. El astado humilló y repitió con gran transmisión, dejándonos la sensación de que estuvo por encima de su lidiador, que aunque instrumentó un trasteo digno, no estuvo a la altura del gran “Ópalo”. Don Nacho García y su hijo Marcos García Vivanco pueden estar satisfechos, pues lo que mostró este toro, es lo que buscamos ver todos los aficionados en una plaza de toros

Así embistió «Ópalo» de San Mateo.

El próximo domingo se anuncia una corrida de alta expectación con la máxima figura de la tauromaquia el peruano Andrés Roca Rey junto a Octavio García “El Payo” y el hidrocálido Héctor Gutierrez, triunfador de esta plaza y la promesa mas solida del actual escalafón mexicano junto con Isaac Fonseca. Como plato fuerte para el aficionado torista se lidiara un encierro de la ganadería Jaral de Peñas, que grandes tardes de triunfo nos ha regalado en esta plaza.

Sin duda una cita imperdible.

Deja un comentario