José María Manzanares ya tiene sucesora: «Mi hija quiere ser torera»

Los premios Harper’s Bazaar acogieron el míercoles a un centenar de rostros conocidos de nuestro país. Entre ellos, José María Manzanares, uno de los hombres más elegantes que ha pisado la alfombra roja de Callao. Con motivo del galardón a la Mujer del Año 2022, en el que se ha querido resaltar el trabajo de la mujer y ensalzar su talento, el torero ha confesado quiénes son las mujeres más importantes de su vida: «Yo lo tengo muy claro. Una es mi madre, que es en parte la que me ayudó a iniciarme como torero; mi mujer, que es la que me aguanta, me soporta y me da estabilidad en la vida; y luego mis tesoros que son mis dos niñas».

Y es que, tal es la sintonía y la complicidad que mantiene con sus hijas, que incluso una de ellas está dispuesta a ser su sucesora. La pequeña Gabriela, con tan solo seis años, ya está ensayando para el día que tenga que seguir el legado de su padre y debutar en los ruedos. «La pequeña está todo el día toreando», ha confesado el diestro, que no puede estar más orgulloso de que sigan sus pasos.

Una decisión que, cuando llegue el momento de tomarla, contará con elde su padre. «Yo la ayudaría en todo lo que quiera ser en su vida. Si decide ser torero me moriría de miedo, pero la apoyaría igual. Ahí la podría ayudar más porque es de lo que yo entiendo, en otra cosa no podría ayudar tanto, solo podría darle apoyo y cariño», ha sentenciado. Sin embargo, lo único que le echa para atrás de que sus hijos continúen con su profesión es el riesgo en la plaza. «Me pasaba igual con mi padre. Cuando veía a mi padre pasaba más miedo que cuando toreo yo y con mis hijos pues más», se ha sincerado a los medios de comunicación.

El año que viene, Manzanares cumplirá 20 años como torero, dos décadas en el ruedo que se le han pasado voladas. Una pasión heredada de su padre, que ha conseguido inculcar a sus hijos y de la que no puede estar más orgulloso: «Él me ha enseñado y él, en su profesión, siempre ha sido muy respetuoso y muy querido. Me siento muy orgulloso de haber tenido el padre que tengo y, sobre todo, de seguir la carrera que él ha tenido». Y es que, para él, no hay mejor ejemplo de vida que su padre, que falleció por causas naturales el pasado 2014. «Él era una persona seria, pero con nosotros era tremendamente cariñoso. El mejor consejo ha sido la disciplina, el esfuerzo, el sacrificio y la constancia (…) Ese es el legado que él me ha dejado y lo que me ha enseñado», ha confesado, recordando lo mejor que le dejó en vida su progenitor.

Publicado en El Mundo

Deja un comentario