Escándalo en Motul: Toros inválidos y sin juez de plaza en la ‘Avilés’

La corrida que marcaba la apertura de la temporada en la Monumental Avilés de Motul terminó envuelta en un escándalo.

La debilidad de los toros propició que, de forma extraña, el juez de plaza, maestro Ariel Avilés Marín, decidiera suspender el festejo cuando se lidiaba el tercer astado oficial de la tarde.

Los toros habían sido aprobados un día antes y todos prácticamente acusaron una excesiva y “extraña” debilidad al salir al ruedo. El tercero, primero de la lidia ordinaria, y con turno del matador Uriel Moreno “El Zapata”, fue devuelto a corrales por extrema debilidad, pero el sobrero tuvo el mismo problema y el usía, sorprendiendo a propios y extraños, decidió suspender el festejo. La empresa decidió, por su lado, continuar la tarde por cuenta propia.

El Zapata” terminó su labor, sin que se marcaran los cambios de tercio reglamentarios porque ya no había juez. Avilés Marín bajó de su biombo entre protestas.

Y salió el siguiente, lidiado por Jesús Enrique Colombo, ya con otro juez en el palco de la autoridad.

El alcalde Roger Aguilar pidió a los empresarios que respetarán la decisión de la autoridad, pero el festejo continuó su marcha.

El cartel incluía la presentación de Diego Ventura, primera figura del rejoneo mundial, junto con el caballista local Cuauhtémoc Ayala, quien es socio de la empresa, y los diestros de a pie “El Zapata” y Colombo. Abrió la tarde el niño rejoneador Cuauhtémoc Rafael, hijo de Ayala.

Los toros anunciados procedían de las ganaderías de La Venta del Refugio y Gómez Valle.

Al reanudarse, con un juez como aficionado, a Colombo se le concedió una oreja, y Ventura obtuvo orejas y rabo, mientras varios aficionados exigían la devolución del importe de sus entradas.

En un comunicado de prensa enviado por el Ayuntamiento de Motul, se dijo que hoy habrá una rueda de prensa para resolver las dudas de los aficionados.

Publicado en el Diario de Yucatán.