El Niño de la Capea: “Siempre he llevado a gala ser torero de Bilbao”.

El maestro salmantino es nombrado Socio de Honor del Club Cocherito con motivo de su 50 aniversario de alternativa en Bilbao.

El Club Cocherito de Bilbao ha rendido homenaje al diestro salmantino Pedro Gutiérrez Moya, “El Niño de la Capea”, al que ha nombrado socio de honor con motivo del 50 aniversario de su alternativa en la plaza de Vista Alegre. El último torero al que este club centenario concedió esta distinción fue Antonio Ordoñez, en el año 1960.

Pedro Gutiérrez Moya repasó con emoción su dilatada carrera y su visión sobre el toreo en el transcurso de un coloquio celebrado en la sede del Club, abarrotada de socios y aficionados, en el que destacó que Bilbao fue la plaza que le lanzó. “Siempre he llevado a gala ser torero de Bilbao”, dijo el maestro, que afirmó sentirse belmontista.

El maestro Capea participó, asimismo, en la misa celebrada en recuerdo a los socios del Club fallecidos y, al término del acto religioso, se bailó un aurresku en su honor frente a la iglesia de San Nicolás, en la puerta de entrada al Casco Viejo de Bilbao, donde el Cocherito tiene su sede.

Los actos de reconocimiento culminaron con la entrega de la distinción como Socio de Honor, a las postrimerías del banquete y en presencia de un centenar de socios y socias que acompañaron al diestro.

Desde su debut como novillero en la plaza de Vista Alegre, en 1970, hasta su despedida de los ruedos en 1991, El niño de La Capea pisó el coso bilbaíno en 51 tardes, en las que cortó un total de 26 orejas. Precisamente, en la corrida de su alternativa (le apadrinó su admirado Paco Camino, con Francisco Rivera “Paquirri” como testigo) consiguió dos trofeos y salió por la puerta grande. Fue en Bilbao, el día 19 de junio de 1972. Su inteligencia natural para ver las cualidades del toro sorprendió desde el primer momento a la afición del Botxo, que le acogió como torero local, dando inicio, así, a una gran vinculación que perdura.

Publicado en COPE