Radar Taurino: Apasionante Cabalgata Taurina

La historia DEL TOREO no conoce de excusas.

Por Puntillero

La cita que muchos en pleno régimen mendocino creían imposible por fin ha llegado. Diego Ventura llega a la Plaza México tras mucha tinta derramada y muchas palabras emitidas. Ilusiones y fantasías cantadas surgen con tan solo dos festejos. Su presentación en México se antecede por la Feria de Moroleón, donde comienza su año la ganadería triunfadora de la temporada mexicana pasada y gran ausente en la capital¸ Fernando de la Mora. De igual forma Rancho Seco tendrá una nueva oportunidad de poner en alto el color de la divisa delante del gran jurado capitalino en un desigual pero intrigante cartel de Temporada Grande.

Son entre tres y cuatro horas las que separan, vía corta por Toluca, a la capital y Moroleón, Guanajuato. Uno de los grandes hombres de filipina y pergaminos que atienden a los asistentes de las barreras de sombra en la Monumental México es Don Antonio Quintino quien lo mismo entrega elixir de la cebada que la cordialidad como anfitrión que es de los aficionados.

Nuestro personaje es nativo de Moroleón, Guanajuato y devoto del señor Cristo Negro de Esquipulas que cada enero se le celebra, como debe de ser, con corridas de toros en su Feria. La atención a la invitación de nuestro personaje ha sido dilatada lamentablemente por este reportero. Sin embargo, ello no es obstáculo para admitir que este año acudir a Moroleón resulta intrigante e ilusionante con la presencia de Diego Ventura el sábado y, al otro día, el encierro de Fernando de la Mora Ovando además Joselito Adame estará ahí y su falta en México…

Los dos carteles de feria son tan atrayentes como la calidez y la hospitalidad de Don Antonio Quintino, con esa promesa de escuchar banda tras la corrida, pero taurinamente tiene un fondo la Feria de Moroleón con la apuesta, quizá cara económicamente, de llevar a Diego Ventura. Pero  Sevilla ni Lisboa se construyeron en pocas horas, y por eso Ventura, aún siendo una atrayente figura, será necesario que se dé a conocer. Y para ello, Moroleón es una aduana interesante.

Me ha dado la impresión que su administración pero sobre todo una tapada, naciente y creciente legión de seguidores han cantado con solo tres corridas el alumbramiento de algo histórico que puede ocurrir el domingo en La México. Por ello para el nuevo “Centauro de la Puebla” será muy importante llegar a la capital con la cosa caliente, eso realza la cita sabatina con Moroleón pues como me dijo “El Guerra” ese trueno,  Ventura¸ como Cortés, necesita hacerse de alianzas con los pequeños para conquistar la nueva tierra. Y cuidado, cuando un torero comienza a desplazar multitudes en la carretera siempre es el mejor síntoma del alumbramiento de una nueva figura.

Y las alianzas históricas en nuestro país han pasado siempre por Tlaxcala. Lo mismo las de la conquista que las taurinas, como el añorado y famoso pacto (de hombres y de nombres) de San Martín Texmelucan (Sé que es Puebla, consultemos razones por las que es pacto tlaxcalteca)

Hoy no hay pactos ni alianzas, solo hay matrimonios por interés. En un ambiente en que vivimos lograr una alianza parece imposible. La neblina de la fiesta es como esa bruma que impide a los aviones despegar de su terminal de origen debido a que es el destino final donde no existen condiciones de aterrizar. Si lo habrá sufrido este “Puntillero”.

Por ello Diego Ventura, el hombre de los cites para atrás, que en el toreo a caballo implican ir hacia delante, el caballero que cita a dos manos sobre las rayas para cambiarse hacía tableros a lo Carlos Arruza y dejar los palitroques igualados toma la opción murube de Rancho Seco para su paseíllo capitalino. Justo el camino que Hermoso de Mendoza dejó el año pasado en la Monumental y que incluye a una de las “cartas marcadas” ya mencionadas en “Radar Taurino” el igualmente tlaxcalteca, Uriel Moreno “El Zapata”.

Más allá de pases inverosímiles, quiebros imposibles y un pasado de amapolas rojas en los muslos, vuelve“ElZapata” a la Plaza que le ha forjado una segunda carrera justo a la mitad de su sendero taurino. De“Benamejí” a“Berrinche” Uriel Moreno, el torero, es ya otro y esta vez vuelve cuando más necesita un triunfopara dilucidar“mañas, arañas y telarañas” taurinas. Regresa tras no ser incluido inicialmente en la PlazaMéxico y deberá sacar ventaja de ello tal y como saca de casi cualquier situación.

Sin embargo, habrá de dejar de lado las desigualdades que lo asaltaron con su segundo Rancho Seco el año pasado y anteponer su conocimiento, su oficio y sobre todo su listeza. Alimañas como ese quinto toro el año pasado no las banderillea el matador,  esta vez es absolutamente necesario que dejar de lado concesiones al público y  mantener la planta de manera uniforme aún con una corrida que de entrada presenta tres líneas desiguales, un encierro que “Zapata” conoce mejor que nadie pues no olvidemos que la historia no conoce de excusas. Uriel Moreno, además, forma parte de una negociación importante e interesante con la que logró poderle pero sin derrumbar al toro empresarial y con ello el de Tlaxcala, en un brillante enroque corto, se pasa del domingo al sábado en Moroleón.

Tres líneas, me atrevo a decir directrices, marcan el encierro del próximo domingo. Dos murubes de rejones, dos ranchosecos y dos santacolomas lo conforman. Amén de una confirmación del ganadero que se encuentra en “horas previas” Don Sergio Hernández González vuelve a la Monumental con la ilusión que nos brinde una tarde inolvidable más. Debo mencionar que son dos años ya en que la divisa caña y rojo se encuentra de cara a una exposición, incluso mediática, que a gritos clamaba solución la década pasada. Insisto que los toros tienen el mítico derecho a no tener palabra de honor, solo espero prospere Don Sergio en una temporada cuesta arriba para los santacolomas mexicanos.

No entiendo lo de José Mauricio. Sometido a un extremoso y altísimo riesgo, casi sin razón alguna y a diferencia de “Zapata” en un difícil momento. Solo espero no hayan pesado los caprichos para incluirle en el presente cartel. Esta corrida pide los papeles y estoy seguro que el de Mixcoac lo sabe. Espero verle con claridad de ideas, eso será un avance.

Quisiera no decepcionar a Don Antonio Quintino, cubetero de barrera de sombra y hombre excepcional, así como a su hijo del mismo nombre y vocación, y acudir a su tierra el sábado y regresar con ellos para el domingo. Es posible, no lo descarto. Tal como nunca hay que descartar el encuentro mítico entre toro y caballo, enemigos ancestrales, que este fin de semana vuelven a encontrarse en dos citas verdaderamente ineludibles. No queda otra sino acudir a las Plazas.

 

Twitter @CaballoNegroII

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s