Por nombre, Arturo – Saldívar digno en Madrid.

Decisión y Firmeza.
Remate rodilla en tierra y por alto de Arturo Saldívar en su confirmación.

Plena Feria, pleno Madrid. Ambiente incomparable con aficionados mexicanos esperanzados y los parroquianos habituales que se estrellaron con el “error de Cuvillo” la sobre administración de las figuras y el derroche de fabulosa entrega del confirmante Arturo Saldívar.

Por: “El Guerra” – De SOL Y SOMBRA.

Y llego el día grande en el serial madrileño. 15 de mayo, día del Santo Patrono, día de San Isidro. Y con él, llegan Morante de la Puebla y su caravana andaluza, todos contentos porque en el día grande un poco de arte no caería nada mal, después de la semanita que habían tenido algunos.

Completaba el cartel Alejandro Talavante, venido a menos por estos días en Madrid, pero al que se le sigue esperando, ya no como el heredero de José Tomás, pero se le espera porque allá también andan necesitados de figuras no crea Usted y porque así somos de raros los aficionados a los toros. El ganado también de postín, Núñez del Cuvillo, después del triunfo de Sevilla, no podría fallar en Madrid.

El ambiente era de lujo, gente guapa en el tendido, todos los abonados puntuales y en domingo. Cuando de pronto los aficionados, los habituales comenzaron a ver entre sus lugares a una especie que por estos días se cree ya extinta, o es considerada un mito: los aficionados mexicanos.

De pronto el run-run en el tendido al ver a esos aficionados, alegres, nerviosos. ¿Por qué tanto mexicano? Preguntan los escépticos, pero alguien un poco mas avispado que el resto de la manada volvió a leer el programa y descubrió ahí entre los nombres de los dos jóvenes maestros, un nombre: Arturo, de apellido Saldívar para seguramente gritar sorprendido: “¡Coño, si torea un mexicano!”

Pero el grito debió de ser muy bajito porque hasta que no comenzó el paseíllo la gente se dio cuenta que aquello no era un mano a mano o una encerrona de San Morante de la Puebla en medio, de obispo y oro vestido, estaba el mexicano con cara de niño feliz, relajado, pensando: “Gracias por venir a mi fiesta”

La alegría que desbordaba el mexicano al público asistente al coso madrileño se le termino en cuanto finalizo el paseo. Como si al grito de “¡Uno, dos, tres!” todos los aficionados se pusieran de acuerdo y dijeron esto va a ser un mierda, un fraude y los cuatrocientos euros que pague se van a ir a las arcas de estos bribones.

El primero de la tarde de nombre “Aguador” comenzó a aguar el festejo. Castaño, chorreado, serio y feo, comenzó a enfriar el ambiente. Sin embargo, ilusionado Arturo salió con el ánimo desbordado, hoy quemaba Madrid. Y por momentos así fue. Tras la ceremonia de confirmación se fue a los medios y comenzó su faena de rodillas, los pitones del astado le rozaban la cabeza y la gente en silencio, no fue sino hasta el cuarto pase de la serie, cuando remato que la gente rompió en una ovación. El toro pasaba y repetía, lo cual no quiere decir que era bueno, como algunos periodistas taurinos apuntaron. Calamochaba en sus embestidas y buscaba las tablas.

Quizás Arturo, entre todo ese ímpetu que demostró, debió someter dejando la muleta en la cara para que el toro repitiera. Aún así su actuación fue más que decorosa, digna y muy entregada pero la plaza era un refrigerador en ese momento o esperaban que Saldívar matara ya para ver el embrujo de Morante. La ovación al “chaval mexicano” me pareció poca cosa, quizás si el toro no hubiese tardado tanto en doblar la petición de oreja hubiera sido mayoritaria. Quizás.

El segundo para Morante fue un astado indigno para Madrid. Ahí apareció la mano negra de su apoderado Curro Vázquez y aquel manjar que nos anunciaba un menú formidable se convirtió en una farsa. “Ya nos van a dar gato por liebre” pensaría muy serio el Lic. Bailleres desde su barrera de primera fila.

Ante ese intento de toro bravo era imposible cualquier cosa, la cara de “fuchi” de “San Morante” desde que se abrió de capa mando la señal: a otro cosa. Pero con su segundo fue igual, aunque el de la Puebla medio lo intentó pero es que hoy era imposible nos intentaba decir Morante entre puchero y puchero, mismos que se producían entre pase y pase. Hoy ni el toreo de capa le salió, solo dos verónicas se salvaron y una media insípida, después un trincherazo y a sudar el terno con la espada. Mal hoy un repuestito Morante -con varios kilitos de más- mal su gente que lo maneja y que lo está convirtiendo en una caricatura de lo que algún día fue.

Talavante no se encuentra a gusto por su tierra. Después de su gran temporada americana y de un inicio de temporada española sensacional, su paso no levanta y estamos ya por Madrid. Ayer no tuvo colaboradores pero su toreo no dijo nada. Parecía un sonámbulo o más bien un alma en pena con ese vestido blanco y plata. Con el quinto lo intento un poco más, pero en su rostro inexpresivo reflejaba su frustración e impotencia, mismas que nos contagio a todos.

El sexto de la tarde rompió con el desfile de astados descastados que habían desfilado por Las Ventas hasta ese momento. Sin ser un toro que valiera en alto grado, tenía un poco más de fuerza y de codicia que el resto. Arturo saco la gasolina, prendió el cerillo e incendio con su energía, valor y frescura la nevera venteña. El inicio de faena con la muleta fue espectacular, a lo Pedrés. Los cambiados despertaron a la afición. Los naturales con la mano muy baja sellaron un gran debut de Arturo. Lástima que pincho porque la oreja ya la tenía ganada.

¿Y como dicen que se llama este “chaval mexicano” que se quiere comer el mundo?

Se llama Arturo Saldívar y si Dios quiere lo van a ver muy seguido sobre la arena de Las Ventas.

Twitter: @Twittaurino

RESUMEN DEL FESTEJO.

Madrid. Plaza Monumental de Las Ventas. Feria de San Isidro 2001. Lleno de “No hay billetes”. 6 Toros, 6 de Núñez del Cuvillo, mansos en general, descastados y justos de presentación, protestados segundo y tercero.

Morante de la Puebla (Esperanza y oro) Silencio en su lote con aviso en el segundo. Alejandro Talavante (Blanco y plata) Silencio en ambos. Arturo Saldívar, que confirmó su alternativa (Obispo y oro) Ovación con saludos en ambos.

Saldívar confirmó con Aguador de Núñez del Cuvillo, colorado chorreado.

4 respuestas a “Por nombre, Arturo – Saldívar digno en Madrid.”

  1. Excelente crónica de lo que fue el festejo en donde el joven matador Arturo Saldívar salió con una actitud y disposición magnífica de la cual todos los toreros los novatos novilleros, experimentados, figuras, etc. deberían de salir en cada tarde de toros con esa hambre de triunfo y querer agradar al respetable público que paga un boleto por verles en el ruedo…bien Arturo Saldívar…que no se les olvide que este nombre va a estar repitiendose mucho tanto en España, Francia, México y toda la América Taurina…saludos!!

  2. MUY BIEN SALDIVAR QUE GUSTO UN MEXICANO ……ESTAR ASI EN MADRID Y CON QUIEN………….LO RARO…LOS NUNES DEL CUVILLO………TERCIADITOS PARA MADRID……….LA GENTE NO LE DIO LA IMPORTANCIA……LOS EXCESOD DE ADMON……DE ESTOS TOREROS ESPANOLES YA LOS HEMOS SUFRIDO EN MEXICO ……DESPUES DE VER LO DE MADRID AYER………SEGURAMENTE LA NOVILLADA DE HOY ESTARA MEJOR PRESENTADA…….EL TOREO ES EMOCION QUE BUENO QUE AYER TOREO UN MEXICANO……….Y ……….HUBO PICANTE EN RUEDO……….HUBO EMOCION …..PUES VAN DOS…….FANDINO..Y SALDIVAR……………..

  3. Bien narrado! Al leerlo me pareció que estaba viendo de nuevo la corrida por medio de Internet. El triunfo de Saldívar, aun y sin tocar pelo, fue contundente. Morante y Talavante, tienen mucho en que pensar sobre sus actuaciones. Pero hoy no quiero hablar de ellos, solo felicitarte por esta nota y felicitar al MT Arturo Saldívar. Espero me toque verlo algun día abrir la puerta grande de las Ventas. Por lo pronto,ya ha abierto las puertas de los corazones de la afición taurina De México y ahora, de España.
    Saludos

    Aureliano