Tauroeconomia: Los toros ya no hacen el Agosto

"Señores antes de hablar de dinero tomen asiento por favor"
Rubalcaba: "Señores antes de hablar de dinero tomen asiento por favor, para platicarles un asuntillo que me inquieta de sus peticiones"

Por Juanma Lamet

Cuesta pensar en una verónica de Morante, en unas galeradas de Cormac McCarthy, en una melodía de Townes Van Zandt o en una pincelada de Francis Bacon en términos económicos. El dinero es fungible, el arte es eterno. Pero el leviatán de las cifras no estorba junto a la cadencia jonda del de La Puebla, o como nota al margen del traqueteo del Pulitzer ermitaño, ni en el páramo de melancolía del countryman maldito, ni en la trastienda de carne y sangre del pintor de batallas internas. El dato, envés de la inspiración, atornilla la genialidad al suelo con la firmeza de los tobillos de José Tomás. Ni un paso atrás: he aquí la foto de la realidad.

Arte y cifras se dan la mano en el desembarco de los toros en Cultura. Que sí, que cuesta obviar hoy hecho cultural y enfriar el optimismo con gráficos y porcentajes, pero llegó la hora de la verdad en el año de la verdad. Agosto y septiembre son la prueba del nueve de la salud económica de la cosa táurica. Y el algodón no engaña: desde 2007, los 61 días más activos del verano han perdido mucho fuelle: en 2010 se celebró un 32,5% menos de festejos. De 1.443 se pasó a 973. Nada menos que 480 corridas y novilladas se han esfumado desde los tiempos del toro enladrillado.  

Aquí se ve la gran brecha que se ha abierto en los meses de agosto y septiembre.

Traducido a cifras exactas:

Contrariamente a lo que piensan muchos, septiembre es el mes más activo del año taurino, gracias al enorme número de novilladas que se celebran. El mes de la ilusión.

Pero ahora principiamos agosto, el primer mes de la Cultura taurina, así con mayúscula ministerial. En el calendario he contado 135 corridas de toros, lo que supondría una caída del 23,7% con respecto a 2010. Pero no son sino previsiones. La cifra debe aumentar, sin duda. En el horizonte de estos largos 31 días, San Sebastián, Málaga, Gijón, Huelva, Ciudad Real, El Puerto de Santa María, Bayona, Madrid, Linares, etcétera, etcétera…

Pero se caerán del calendario las plazas de tercera que malviven en municipios ensogados a la deuda y a la hiel de las arcas. Y, como dice Francis Wolff, “¿no hay que defender, ahora más que nunca, los pueblos del toro?”. ¿Cómo hacerlo? Con unión y presionando. La Mesa del Toro se va a reunir esta primera quincena de agosto para decidir la estrategia de “presión” a favor de la rebaja del IVA, según me cuenta hoy su presidente, Carlos Núñez. “Sin distinción de actividades bajo su manto, la ministra Ángeles González Sinde quiere que, de oficio, todas tengan el IVA reducido (del 8%)”. Con menos IVA las entradas serían más baratas, iría más público a las plazas y se lograría contener un poco la maltrecha sangría económica del sector. Pero sólo un poco. ¡Queda tanto por hacer, a partir de este primer agosto de Cultura!

En fin: adiós al Ministerio de Interior de Rubalcaba, hola a la sofocante realidad agostiza de Cultura. La despedida, al paso de Bergamín: “Querida cuadrilla, pleguemos los capotes, despidámonos del público, y salgamos de esta plaza sin hacer ruido”. La irrupción en Cultura, al trote de Alberti: “No hay ruedo, para él no hay plaza, barreras que lo limiten, hierros que le pongan trabas”. Ojalá.

Twitter: @juanmalamet

*Juanma Lamet es Sevillano, melómano y taurino. Redactor de Economía & Política de Expansión: http://www.expansion.com/