Voz de la Fiesta – Novilleros. Santiago Fausto: “El Toreo es así de duro. Hay que ganárselo.”

Largo derechazo de Santiago Fausto en su gran faena el día de la lluvia.

Cómo superar la adversidad sino enfrentando a la adversidad misma. La prueba máxima llega para Santiago Fausto, primer espada del cartel inaugural de la Plaza México. Lleno de ilusiones pero también de vivencias, esperando no vivir del recuerdo de su triunfal paso hace dos años, Fausto, sostiene la fuerza, aviva el valor esperando aflorar el arte. ¿Será posible que el tiempo brinde la oportunidad debida? Aquí habla para De SOL Y SOMBRA el protagonista de esta historia.

Entrevista por Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA.

Hace tiempo pude hablar con Santiago Fausto.

Reaparece el queretano casi tres años y dos Temporadas novilleriles después tras su percance en el hombro que sufrió en su dramático pero a la vez triunfal debut en España, cuando no se rajó, cuando, en corto y por derecho, en la suerte natural cobro el triunfo y también la fractura.

Meses en el banquillo. La frustración al quedar en riesgo algo más que su carrera taurina llegó porque el torero tiene mucho que decir pero donde cuenta, donde se requiere más que nunca, en el ruedo de la Monumental México.

– DE SOL Y SOMBRASantiago, dicen que no hay toreros. No hace mucho estabas en triunfador con cuatro orejas en La México en 2009, salida a hombros incluida. Hoy sigues siendo una de las cartas fuertes cada vez que los aficionados mencionan nombres de novilleros salta el tuyo y con entusiasmo, como si no hubieras estado lesionado nunca, con el crédito intacto. Inicio con esto porque teníamos mucho tiempo sin saber de ti. ¿Cómo te encuentras?

– SANTIAGO FAUSTO: Es mucho el tiempo que he estado fuera de las plazas y del toro. Aunque no públicamente siempre permanecí muy fiel a mi vocación y fueron dos años muy duros pues ha sido muy lenta esta recuperación y me ilusiona más que nada volver a aparecer en esa Plaza que me dio tanto, moralmente como con la gente a la que le agradezco la espera porque me abierto muchas otras puertas también de otras plazas.

– DSySRecuerdo tu presentación. Llegaste a la Plaza México con mucha fuerza. Ya desde 2008 había un rumor de un torero con planta y sello. En ese sentido, tu formación no es del todo convencional ¿Cuál es tu pasado y el origen taurino de tu vocación?

– SF: Mi formación ha sido del día a día, de conocer profesionales y asimilar sus consejos. Mi afición viene de mi padre, de mi abuelo y del hermano de éste, son grandes aficionados en mi brotó un amor a la Fiesta que ellos me inculcaron. Al principio fue como el que juega futbol y empieza sin querer Zidane, simplemente por querer hacerlo sentir esa emoción. La primera vez que toreo me rompe la tibia una becerrilla a los catorce años.

– DSyS: ¿Cómo fue aquello?

– SF: Fue en una primera comunión, no tenía idea de cómo era, de cómo iba el tema. Después de dos meses de recuperación como que se me quedó la espinilla clavada de cómo un animal, porque por más respeto que se les tenga a los toros no dejan de ser animales, me había hecho eso. Entonces empezó ahí mi inquietud de poder formarme y siendo yo también mucho de fiesta en ese entonces me invitaron los de preparatoria para recaudar fondos para su graduación a un festival en Juriquilla. Y sin ninguna preparación más que dos meses o un antes con los mismos que querían torear, sin ningún profesional, aprendí un poco.

– DSySPero tú estabas más debajo de edad. No eran de tu generación o de tú clase, me imagino eras muy joven.

– SF: Sí, eran como de cinco generaciones más arriba. Yo iba en segundo de secundaria y me invitaron los de años adelante. Fui el único de la escuela que toreó ese Festival, los demás fueron aficionados prácticos que vinieron de México. Entonces fueron muchos a apoyarme y aunque pegué trapazos y volteretas con valor, alcancé a matar al novillo y hasta dos orejas me dieron.

-Ese día fue muy importante. Fue el primer contacto que tuve con el amanecer del día sabiendo que te vas a enfrentar un animal delante del público. Que luego anímicamente puede afectarte más el público que el animal porque por miedo al fracaso o al petardo o no controlar la situación te puede sacar de concentración. Un día muy bonito, lo viví muy en torero, claro sin saber mucho realmente, con mi incipiente afición. Pero ese día sentí el miedo, el ir en el coche rumbo a la Plaza, la gente y luego la soledad que se siente por más que haya gente, sientes un tremendo vacío. Ya sale el toro y lo sientes, ves la vida misma en una tarde de toros. Tienes dudas, alegrías, muchos sentimientos.

– DSyS: ¿Te cambió la visión?

– SF: Sí, ese día me gustó muchísimo. Además de que vi que se habían ganado mucho dinero. Organice junto con otro amigo más otros siete festivales por nuestra cuenta con apoyo de otros y hasta de patrocinios. Al principio era solo por hacerlo y ya. Pero sentía la necesidad de prepararme e involucrarme más. Además en esa etapa iba yo solo sin ningún maestro o profesional atrás que se preparara por mi técnica o mi evolución solo viendo videos realmente.

– DSyS: En Querétaro hay muchos taurinos y ganaderías. ¿En ese momento recurriste a alguien?

– SF: Bueno sentía que muy pocos creían en mí. Mucha gente no confiaba en mí en mis comienzos. Siento que lo veían, y es la verdad, que lo hacía por diversión por el hecho de juntar dinero, por juntar amigos y gente que fuera. Pero en mí, por dentro, comenzaba a sentir una especie de celo, de

amor por la profesión y ya tenía conciencia de dejar de ir fiestas y tomar los avíos casi acabando de torear un festival. Así tiene que ser, agarrar los trastos y ver que estuvo bien y que estuvo mal. Las figuras son los mejores ejemplos.

– DSySSin embargo, atendiendo a esa necesidad taurina que surge en ti, ¿Cómo das el siguiente paso?

– SF: Poco a poco iba subiendo la seriedad del toro, hasta que al último maté un novillo encima de los 350 kilos y pues ya puedes estar como un amateur que solo vivía de recoger consejos y de las tres que me daban en el campo porque pocos creían en mí. Mismos amigos ganaderos no me echaban vacas a mí porque el toreo es así, hay que ganárselo. Es lo bonito de este mundo.

– Esa tarde llegó el maestro “Capitán” Calesero que llegaba a Querétaro a inaugurar un restaurante y me vio. Estuve bien dentro de lo que cabe, corté dos orejas y ya era un novillo un tanto más hecho y le dije acabando festival me fui a comer con él, ya en un ambiente de más seriedad, ya no de acabar el festival e irme a de fiesta. Quedé de vernos temprano al lunes siguiente y empezamos a entrenar.

– DSyS: ¿Cómo reacciona la familia?

– SF: Creo que ya se lo iban oliendo. Porque esos festivales los gozaban y lo sufrían. Y poco a poco, con el Capi que venía mucho a mi casa empezaron a ver mi cambio como persona, mi estabilidad emocional, mi ilusión y mis ganas de querer ser. Siento que vieron que ya no quería estar por aquí y por allá en las fiestas, porque fui fiestero. Pero vieron un cambio en mí. Mis padres me pidieron que si quería elegir ese camino tenía que ser congruente con mis acciones, que no fuera yo queriendo ser torero y desvelándome y andando de fiesta y relajo. Soy un afortunado de contar con la familia que tengo y espero algún día retribuirles esta espera y sobre todo la amargura de todo este año, un año muy duro.

– DSyS: ¿Y qué es lo que cambia en aquel entonces?

– SF: Yo estaba por graduarme de la Prepa, habían pasado ya tres años. Ahí me di cuenta que antes me gustaba el toreo como el que juega futbol sin aspirar a más, a ser campeón del mundo. Pero empezamos a entrenar y la verdad con la sensibilidad que tiene el maestro “Capitán” con su forma de sentir el toreo y de hablar del toreo, me cautivó y me hizo enamorarme todavía más profundamente de esto, sin entenderlo del todo en ese momento. Pero en ese entonces él se estaba preparando para torear su primer Festival que después ha toreado muchísimos.

– El primero fue en “La Florecita” después de casi diez años de no torear festivales y yo lo acompañé, luego fuimos a Toluca. Y todo ese miedo y esa torería que emana de “El Capitán”, además matando toros grandes y fui parte de esa preparación técnica como espiritual y en el campo. Eso me fue volcando con el Toreo definitivo. Seis meses después de acabada la prepa debuto en Acapulco. En enero de dos mil siete.

– DSyS: Tenías entonces Santiago cerca de veinte años. ¿Te afligía la edad?

– SF: Sí, siempre me preocupaba mucho cuando ya quería ser profesional. Estaba a un mes de cumplir los veinte años cuando debuto en “La Caletilla” y veía a chavos y leía historias y biografías de toreros que a mi edad ya eran figurones. Ese año toreé cinco novilladas pero ya sin “El Capitán” la única fue mi debut. Porque él fue muy claro, me dijo: “Yo te voy a llevar a debutar pero en cuanto debutes yo voy a inaugurar mi restaurante.” Es muy celoso el negocio

– DSyS: Y por eso le ha ido bien al “Domo”, su restaurante.

– SF: Sí, la verdad que sí. La gente acude, es el mejor lugar de Querétaro y ha sido un éxito. Casi que “El Domo” tiene la misma vida que yo como torero profesional porque mientras lo levantaban a mi me preparaba “El Capi” para debutar. Ese año me fui yo solo y únicamente toreé cinco novilladas, muy poco número y solo por aquí nada más. Juriquilla y San Juan del Río. Me regalaron unos seis toros que alcance a matar en ese año y luego al final de ese año conozco a Rafael García, matador de toros, y hubo muy buena química. Me hablaba muy fuerte y creo que eso era lo que necesitaba, algo más militar.

– DSyS: Requerías más la dureza.

– SF: Sí, porque “El Capi”… a lo mejor estoy diciendo cosas –dice tras pequeña pausa nuestro protagonista- es para un torero más consumado, para pulir defectos y profundizar sentimientos.

-DSyS: ¿La Naturalidad?

– SF: Sí, esos puntos muy finos. Porque en ese momento había cosas que no dimensionaba como la yema de los dedos, la muñeca y toda esa gran sensibilidad. En ese incipiente momento piensas solo en cómo sacar al toro de tu terreno, como salvarte. Entonces con Rafa duramos dos años en una etapa muy bonita. En 2008 toreé veintiocho novilladas ya en plazas de primera como la Santa María, Puebla o el Coliseo de Torreón con triunfos bonitos yendo a todas partes.

-DSyS: Hasta a Veracruz fuiste, cosa que de pronto muchos hacen gestos.

– SF: En Veracruz, en Ixhuacán de los Reyes, en Acajete, ahí maté una de Piedras Negras y me cambié en la cocina de una familia que me hizo favor de prestarme un espacio pa´cambiarme, algo que nunca voy a olvidar. Son vivencias que uno tiene y que proyecta hacía un futuro prometedor

pues uno cree mucho en sí mismo, en cosas en las que uno apuesta y además que las vive con mucho gusto.

-DSyS: Esta vivencia te forja, te endurece el carácter, te hace ver esas cosas, ¿Cuál fue tu experiencia de pasar por ahí, de correr un poquillo?

– SF: Claro, al final eso es el Toreo también. Fui a Xico y es tremendo ver esa afición como se vuelca por hablar de toros y uno aprende de los aficionados y de esas Plazas, de su exigencia, de la gente buena de la mala, los viajes. Todo ese año de 2008, además, seguí estudiando lo cual fue complicadísimo porque arquitectura es muy demandante. Hasta que yo, confiando en mí, escogí una.

-DSyS: Con esa pasión que lo expresas no es difícil adivinarlo.

– SF: Yo soy torero. Me fui por el toro. Para 2009 conocí a Julio Benítez y a “El Capea” con quienes llevo muy buena relación. Me invitaron y fui para España dos meses a aprender al campo, dejé algunas novilladas como Acapulco o Aguascalientes pero la vivencia que tuve fue muy importante. Se portaron fenómeno. Esos dos meses tienen un valor inconmensurable para mí, fue una oportunidad de oro ir también con Cayetano y con el maestro Curro Vázquez aunque sea oírles es ya ganancia. Alcancé a torear unas vacas limpias y el resto de tapia y las tres, aprendí mucho. Regresé a México en abril a torear a Juriquilla y con una sola novillada, para junio, la Plaza México.

-DSyS: Hay que estar muy convencido de las posibilidades propias para tomar esa apuesta. Dicen que La México pesa lo impensable. Dio la impresión en aquel debut que no te pesó tanto.

– SF: Esa es una de las tardes más bonitas que he tenido. Presentarse en una Plaza tan importante, el ambiente y estar ahí cuando dos días antes estaba tocando puertas y pidiendo oportunidad y luchando, ese día conocí la cara bonita del toreo con una sola oreja en una faena, la del sexto toro, que la sentí mucho y donde dejé todo, me abandoné por completo y pude transmitirlo a la gente. De ese día salieron como ocho novilladas, eso alienta mucho y emociona. Al día siguiente ves que ya te hablaron, eso es de lo más bonito.

-DSyS: Y Santiago, además, después de un pinchazo porque a ese novillo de La Muralla lo pinchas.

– SF: Cierto. Es verdad, lo pinche. No lo recordaba eso es importante.

-DSyS: Hay ciertos pinchazos que no enfrían, a pesar de todo vino el triunfo.

– SF: Es verdad, no lo recordaba, estaba tan emocionado que no me caló el pinchazo y eso se transmite. Me considero un torero muy transparente, reflejo mucho mi estado de ánimo y tengo la fortuna de transmitirlo. Ahí surgió ir a Plaza también importantes como Tijuana o Zacatecas, Guadalajara donde llegó mi bautizo de sangre una cosa que la veo ahora como una buena experiencia porque los toros eso dan y eso ocurre en esta profesión.

-DSyS: ¿Cómo reaccionaste?

– SF: A los trece días reaparecí en San Miguel de Allende con la herida fresca. Me pude a mí mismo, me sobrepuse. He conocido la cruz del toreo, sobre todo con el problema de mi hombro. Siempre hay miedos pero luego viene un punto donde ya no puedes dejar de torear. Es tan bonito que cuando sales de un tentadero te llena de moral y cuando vienen los compromisos fuertes viene el sobreponerse y superar los miedos.

Pausa señores. Es evidente que Santiago Fausto tiene una especial narrativa de hecho el tiempo se va como agua, así como de pronto sobreviene su carrera taurina hasta llegar a La México en 2009.

Para nuestro entrevistado la Plaza que le cambia la vida, como generalmente es y debe seguir siendo, es la que regresa el día de mañana. Sigamos.

-DSyS: En la Plaza México todas esas sensaciones se magnifican y al final lo único cierto es el próximo domingo ¿Cómo viviste todo el cúmulo de sensaciones en tan poco tiempo?

En Guadalajara con astifino cárdeno por derechazos.

– SF: Sí, todo ha pasado muy rápidamente y en La México todo es aún más efímero, se ve pronto.

-Llegué al hotel de vuelta con la oreja y veía mi gente feliz, contenta. Y al otro día conoces a la prensa y yo soy muy preguntón, te cuentan anécdotas y de eso aprendes. Pero claro inmediatamente toca regresar a entrenar, concentrado y matando toros esa semana. Llegué a mi repetición muy motivado, pero las cosas no se me dieron bien.

-DSyS: Pero debo decir que te encontraste bajo el sol con aquel berrendo en cárdeno. Serio, alto, áspero y que fue una prueba dura, a ver de está hecho Fausto. Repasando la charla, da la impresión que has superado las pruebas de tu destino. ¿Cuál fue tu sensación con aquel berrendo de Don José Garfias?

– SF: Yo trato de ir cambiando la forma de asimilar de asimilar la prueba superada, antes todo era venirse para abajo. Sergio Flores, que es un gran torero y lo ha demostrado, ese día se me fue por delante y yo quería desquitarme con el segundo pero el novillo echó para atrás. Pero en el Toreo no hay que salir forzado u obligado por muy malo que no sea el toro. Ese día me fui triste. Ya no era el triunfador pero ni modo siempre está lo que decía antes el lunes para levantarse y entrenar.

-DSyS: ¿Eso duele demasiado?

– SF: Al otro día sonaban más que pocos teléfonos. Lo mismo que acabada la tarde pocos van al cuarto, solo quedamos el mozo de espadas y yo. Quizá no sea tan solitario pero disfruto la soledad y lo entendía. Así es la vida. Esas tardes calan, entra el celo profesional y como decía habían salido varias novilladas y ya tenía algunos toros en que pensar en vez de andar lamentándome.

-DSyS: Pero hay cosas que reconfortan. Y hubo un gesto precioso, tuyo y de la gente. Cuando vuelves a México, de nazareno y oro, entre charcos y olas, encima del barrizal, le compones el tranco al novillo castaño de La Muralla corres la mano, largo por abajo y le cortas una oreja. Entonces se suspende la novillada. Fue el día que la gente te pide quedar y tú te pones a torear de salón. Eso fue tremendo.

– SF: Sensacional. Y más que tú lo recuerdes Luis. Ese día me salió la casta. No sabía ni que toro venía. Acabado el segundo novillo me dicen “Se suspende la novillada” Y yo digo: ¿Por qué? -Porque está lloviendo, dijeron. Y me aventé la bronca, me salí del burladero y empecé a dar instrucciones a los monosabios. Un problema grande con los de a pie. Yo dije, mejor pa´delante y ya no le muevan.

– No recuerdo muy bien pero el caso es que estaba ya ahí el novillo. Tuvo mucha transmisión, hasta cierta fiereza y mucho motor. Con el capote le paré y quité por gaoneras todo estaba en contra, además el viento. Aparte sentí yo que requería volver a mi sitio al no haber podido cortar orejas en la tarde anterior.

– Quería mostrar mi deseo y hacer sentir por la afición, por la Plaza, que venía a darlo todo. No sé, me fui a los medios con el péndulo y me volqué al matarlo, hay quienes me dicen, viendo la foto, que no es posible que no me haya pegado la cornada.

-DSyS: Y luego sale el sol. Tú le decías a la gente que querías torear y viene el toreo de salón, gesto tremendo.

– SF: Sí, sale el sol, se abre el cielo y la suspenden. Yo quería seguir toreando a penas iba con el mío el tercer novillo.  Cómo la suspenden si ya se fue la lluvia, si ya se puede dar. Y luego cosas de uno, me puse a torear. Claro, ya estaba anulada legalmente, no sé como funcione la cosa. Yo le decía así a la gente que quería seguir

-DSyS: ¿Sientes que las cuadrillas tienen demasiado poder? Te lo digo, porque aquella tarde hasta en entredicho pusieron la afición de los novilleros.

– SF: Omito mis comentarios.

-DSyS: En este caso sales lanzado de México. Regresaste dando muestras de capacidad, de crecerte ante la adversidad cuando viene Guadalajara y lo que significa esa aduana tan seria por su público y su toro, ¿Cómo ha sido tu paso por una plaza a la que regresarás muy pronto también?

– SF: Aquel año fui dos veces a Guadalajara, primero inauguré la Temporada de Novilladas y ni fu ni fa. Pero creo que hubo algo ahí de fa, o de “fua” como dicen ahora, porque sin haber cortado una

Fausto en su debut en España al momento del percance

oreja, sobre todo en el segundo novillo, la verdad creo que de las veces que mejor he estado quedándome en el sitio ahí donde cuesta estar y tocarles muy a tiempo y llevarles muy por debajo, rematando abajo.

-Hubo tres tandas por el lado izquierdo que sentía como rugía el público. Pero lo pinché. Me sentía muy mal. No me perdonaba yo mismo irme sin nada. Además Alzate había cortado una oreja y yo nada, francamente me sentía mal.

-DSyS: ¿Pensabas que no habría pronto desquite?

– SF: No, nos fuimos para el hotel y yo pensando en irme ya para Querétaro. Pero Rafa habla con la empresa y nos dicen: “Repiten el domingo”. Nos cayó del cielo que por la actuación, que el buen sabor que dejamos, nos dejaran repetir. Entonces nos vamos a Chapala en casa de unos buenos amigos donde estuvimos entrenando en una semana muy metido en el toro intensamente para llegar a Guadalajara en un día que personalmente siento que evolucioné tremendamente, de una semana a otra.

– El día del debut sentía un nervio muy especial y estaba adelantando los cites pero a los ocho días, claro no con perfección pero encontré pronto el tiempo y distancia al novillo muy bueno de Celia Barbabosa que me tocó que a la hora que entré a matar, sinceramente, ahí está el video, me aventé a los pitones. Estaba harto de pinchar como en Tijuana o la de José JuliánArroyo Hondo muy grande, en Zacatecas y al castaño de Brito en Huamantla. Los toreaba bien pero fatal con la espada. Ese día en la Nuevo Progreso me fui sobre los pitones y esto no es pa´tontos ni pa´valentones, vino la cornada, fue un tontería, pero también esa oreja me sirvió para llegar a la tarde de triunfadores. Fue mi bautizo de sangre.

-DSyS: Puede que duela igual pero ¿Es diferente cuando viene el percance si viene en una Plaza grande, más con el triunfo arrancado en la mano?

– SF: Yo soy de la idea que si me van a dar una cornada que me la den en una plaza importante. Sin duda, es muy de torero, es de mucha hombría sentirte satisfecho y contento, con un dolor pero ese que te da gusto. No sé, era mi primera cornada y todo mundo decía que no era seria pero pa´mi fue más seria de nada pues tenía diez centímetros y ocho. Eso para mí es muy serio, tenía un boquete ahí en el muslo y todo el mundo decía que no era seria ni nadad. Y la verdad no, menos mal, porque no fueron arterias ni nada así.

– A mí me dolía en el alma pero a la vez el triunfo hace que te vengas arriba. Empecé a caminar a los dos días pero perdí una fecha en Morelia y quise reaparecer, como decía, en San Miguel con los puntos. Son cosas que sí, yo creo que sí luego nos falta un tornillo. No sé qué es lo que me haya hecho echar pa´lante, pero quise que fuera cuanto antes. Y luego me fui a Colombia.

-DSyS: Pero Santiago, aún regresaste a La México y con Sergio Flores, en una tarde de exigencia para los dos toreros, a lado de una torera como Lupita López y donde el público salió duro con ustedes. ¿Cómo sentiste esa tarde en la que incluso te fuiste a hombros?

– SF: Fue agridulce. Me fui muy contento pero un tanto desorientado puesto que nadie obligó al Juez a darme la oreja, la gente lo pidió y el esfuerzo se dio. Corté una en cada uno de mis novillos, lo disfruté mucho. Estaba en un estado en que tenía que quedarme con lo bueno. Creo que en la vida tienes que aprovechar las cosas buenas y aprender de lo malo sin engancharte demás en ello para que no vulnere el ánimo.

-Yo estaba muy tranquilo disfruté mucho la faena. Ese segundo toro no paraba, embestía con la cabeza a media altura y tenía poco recorrido, a veces pocos lo ven. Esa tarde nadie me la quita, salí a hombros. No solo te da la satisfacción sino la confianza. Desde entonces no he regresado a esa Plaza.

-DSyS: En ese momento viene la separación profesional con Rafael García, me imagino que no fue una decisión sencilla. ¿Qué pasó en ese momento?

– SF: Ya no hubo sintonía y de eso se trataba. Dejó de pasar. Fuimos todavía a la de triunfadores en Guadalajara, a Juriquilla y luego Tlaxcala pero la cosa ya no estaba muy bien. Yo quiero mucho a Rafa he coincidido mucho últimamente en el campo, ahora que apodera al Matador Federico Pizarro, y llevamos una relación muy agradable. Pero en aquel momento, él tiene un temperamento muy parecido al mío quizá más explosivo y ya el respeto cuando falta en un apoderamiento se desgasta la relación. Vino una lesión en la mano con la espada y no pude torear en Tlaxcala, ahí hubo cosas en ese momento no adecuadas y no era ya bueno para los dos. Acababa la temporada y partí entonces para Colombia.

Me tocó también la cruz del toreo con la incertidumbre de volver, ya no torear, sino levantar una taza

DE SOL Y SOMBRA: Vuelves mañana, con nueva administración y sabiendo que dos años parecen se centran y concentran en esa tarde, ¿Qué le dices por último a la Afición?

SANTIAGO FAUSTO: Que aquí hay un torero que no va a vivir del ayer sino del hoy, de lo que forjaré desde mañana y que espero acudan a la Plaza pues es el modo de apoyar a la Fiesta. La novillada es bonita y bien hecha solo queda esperar y arrimarse.

Y así quedamos en la eterna espera de la noche de los toros y los toreros.

El escenario es La México y quizá sea Santiago Fausto sobre quien recaiga la responsabilidad de triunfar y sostener con esos hombros restaurados, los hombros de protagonista que nos demostró tener hace dos años.

Mañana el torero y los novillos tendrán la última palabra.

Twitter: @CaballoNegroII.

Termina la preparación campera. Fausto regresa a La México.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s