Tlaxcala 2º Corrida de Feria: Sinfonía Talavantista.

Alejandro Talavante. Foto cortesía Emilio Mendez.
Alejandro Talavante. Foto cortesía Emilio Mendez.

Hay toreros que el paso del tiempo les viene muy bien, ya que es ahi cuando alcanzan la madurez suficiente y la consistencia para llegar al sitio por el que se ha trabajado tanto, y sobretodo mantenerse ahi como primerísima figura del toreo. Ese es el caso de Alejandro Talavante que el pasado viernes en Tlaxcala, bordo el toreo ante un toro desclasado de la ganadería de Barralva, con el que se invento una faena de altos vuelos.

Por Luis Cuesta para De SOL y SOMBRA.

Tlaxcala, Tlax.- Segunda corrida de la feria ante un lleno imponente, clima nublado pero ideal para los asistentes. Segunda tarde en la que todavía no hemos podido ver un encierro completo, de los previamente anunciados en el cartel ferial, ya que nuevamente se remplazo el encierro originalmente anunciado de La Joya por tres de Montecristo (1º,2º y 3º) bien presentados, que dieron un juego regular, destacando solo el lidiando en segundo lugar. Y tres de la ganadería de Barralva todos chicos, destartalados y mansos hasta la desesperación.

El primer espada Uriel Moreno “El Zapata” no ha tenido suerte en esta ocasión, su primer astado tenia calidad pero muy poca fuerza, aun así se empeño en banderillarlo. El toro en la muleta se paro en la primera serie y se acabo la historia. Con su segundo un toro infumable de Barralva que no tenia un solo pase, abrevio con la muleta tras un tercio de banderillas espectacular.

Alejandro Talavante ha estado en maestro esta tarde, con su primero de la ganadería de Montecristo el mas potable del encierro, bordo el toreo por ambos lados pero fallo con la espada y solo pudo cortar un trofeo. Parecía que la creatividad de Alejandro no tenia limites hasta que salto al ruedo su segundo, al que le hizo lo que quiso y con el que se jugo la vida como si no hubiera mañana.

Pero hay que recalcar que el alarde de temeridad del español estuvo cobijado con buen toreo, arte e imaginación. Arruzinas, cambios de manos y naturales largos,muy templados e inspirados compusieron una sinfonía de arte que solo los elegidos como Talavante pueden, no solo soñar, si no crear.

Mario Aguilar realizo un esfuerzo meritorio considerando lo poco que torea este joven de Aguascalientes, se jugo el físico y a punto estuvo de cortar una oreja si no falla con el acero. Con su segundo un toro destartalado, ademas de un compendio de malas mañas y mansedumbre, lo intento hasta donde sus limitaciones se lo permitieron.

Ficha: 

Plaza de toros Jorge “El Ranchero” Aguilar. Segundo lleno de “No hay billetes” tres toros de Montecristo y tres de Barralva. El Zapata; ovación y silencio. Alejandro Talante; oreja y dos orejas. Mario Aguilar: ovación y silencio.

 Twitter: @LuisCuesta_

Deja un comentario