2º de Temporada, Plaza México: El Payo como un Ave Fénix.

Como un Ave Fénix* resurgió en la segunda corrida de la temporada El Payo ante el mejor lote de la ganadería de Barralva, que envío un encierro en términos generales bien presentando, con edad y trapío pero que adoleció de bravura, fuerza y calidad en su mayoría. Destacaron solo los corridos en tercer lugar por su calidad, fijeza y movilidad así como el (invalido) que cerro plaza por su nobleza.

*Mitologia: El mito del ave Fénix, alimentó varias doctrinas y concepciones religiosas de supervivencia en el mas alla, pues el ave fénix muere para renacer con toda su gloria.

Por Luis Cuesta para De SOL y SOMBRA.

Mexico D.F. Plaza Mexico.- ¿Sin bravura no hay emoción? Es una pregunta subjetiva que en estos tiempos en los cuales la bravura escasea y esta tan diluida en las camadas del campo bravo mexicano, que la respuesta podría ser que si hay emoción en ciertas ocasiones sin bravura, como paso el dia de ayer en la Plaza México.

Se presentaba El Payo nuevamente en una plaza con la que vive una relación de amor y odio, la gente lo regreso hacia el callejón cuando sus compañeros lo invitaron a saludar al inicio del festejo, lo cual era un indicador mas que claro de como lo esperaría la afición al momento de saltar al ruedo el primero de su lote.

Sin embargo El Payo es un torero que siempre he considerado tiene la onza para cambiar, revertir y acabar con el cuadro cuando se acomoda y esta bien, justo como sucedió el dia de ayer. Tuvo la suerte de su lado y la aprovecho al instrumentar dos faenas de mucho temple, reposo y buen gusto.

Con su primero nos demostró que El Payo acelerado que se tomaba torpemente de los cuartos traseros de los astados quedo atrás afortunadamente, por una versión actual mas pura y clásica de su toreo.

En una faena que se desarrollo en su mayor parte por el lado derecho, el queretano logro cuajar muletazos muy sentidos que tocaron las fibras de los aficionados presentes. Rompió con la frialdad y dejo su sello en unos naturales muy largos, hacia adentro, aderezados con una capetillina que puso al publico de pie. Fallo lamentablemente con la espada y fue ovacionado, mientras que al de Barralva el juez le concedió el arrastre lento.

Con su segundo un astado demasiado débil tuvo la habilidad de entenderlo y darle la lidia adecuada, para que durara de pie toda la faena. No era un toro fácil hay que decirlo, aunque embestía en cámara lenta por su debilidad, pero un torero mas revolucionado o mas descompasado no hubiera quizás obtenido el mismo resultado.

Pero con la cabeza fría y un valor sereno, El Payo consiguió por segunda ocasión armarle la escandalalera a su enemigo, en lo que fue nuevamente una faena derechista en su mayor parte, pero coronada con algunos naturales de bella lamina. Sin duda el lado por donde torea y luce mejor este torero.

Remato su faena con una bernadinas así como lo hizo Diego Silveti hace una semana y así como lo haría Silveti, también malogro su faena con la espada, perdiendo las dos orejas que ya se había ganado a pulso. Sorprendentemente cuando acertaba al segundo golpe de descabello y el toro doblaba, la petición mayoritaria afloró en el tendido y le fue concedida una oreja que fue protestada por una minoría escandalosa.

Mas allá de que si la oreja fue justa o injusta me quedo con lo realizado por El Payo, pero lejos de afirmar que esto es un reencuentro o un regreso, pienso que hay que esperar para volver a verlo y que nos reafirme con creces lo realizado el pasado domingo.

Alejandro Talavante no tuvo suerte en el sorteo aunque busco el triunfo toda la tarde, estando muy por encima de su lote. Fallo fiel a su costumbre con la espada después de una faena con detalles pintureros y de gran calidad, dejando ir una oreja de su primero.

El segundo de su lote fue un astado infumable por ambos lados, soso y que desarrollo mucho sentido. Las ganas por agradar e imponerse se vieron rebasadas por momentos con las prisas y la poca compresión del tendido, que no alcanzo a aquilatar la meritoria faena del español. Mal nuevamente con la espada, se retiro entre algunas tibias palmas.

Lo de Arturo Macías fue mas de lo mismo de su repertorio, que en pocas palabras yo lo definiría como; nada de nada. Con su primero un toro que vino de mas a menos, lo toreo con mayor reposo que en otras ocasiones, pero en su faceta seria y reposada resulta un torero inexpresivo. Al final tuvo que recurrir a los recursos eléctricos para llevarse una oreja inmerecida, tras señalar una estocada trasera.

Con el cuarto de la tarde anduvo errático al nunca encontrarle la distancia adecuada a un toro complicado, que exigía una mejor lidia y una muleta mas poderosa. Termino devolviendo la oreja al retirarse entre una marcada división de opiniones.

Ficha: 

Plaza México.- Segunda corrida de la Temporada Grande. Unas 15 mil personas. Seis toros de Barralva, bien presentados, entre los que destacó el 3o., premiado con arastre lento. Arturo Macías: Oreja y división de opiniones. Alejandro Talavante: Palmas tras aviso y palmas. Octavio García «El Payo»: Ovación y oreja.

Los tres alternantes brindaron un toro al cantautor Joaquín Sabina, que se encontraba en el palco de la empresa, junto a Miguel Bose y Joan Manuel Serrat que no llamaron la atención de los alternantes para un posible brindis.

Twitter: @LuisCuesta_

Deja un comentario