CUENCA (España): El Pana, respeto y admiración.

20130825-163723.jpg

Por Carlos Mora – Cuenca

Se lidiaron seis toros de D. José Vázquez, enmorrillados, con cara y presencia, pero desiguales, sobresaliendo por exceso el sexto.

En la báscula una media de 545 kilos. Destacaron segundo, que fue aplaudido fuerte al ser arrastrado, y tercero, ambos con nobleza y que no se cansaban de repetir en sus embestidas.

La corrida se desplazó y tuvo movilidad aunque no se percibía peligro en sus arrancadas. El lote más descastado para “El Pana”, que se quejó de ello con sus gestos al abandonar la plaza.

Rodolfo Rodríguez “El Pana”, de verde óxido y plata, luciendo el fajín con la bandera mexicana y su manta de charro como capote de paseo. Media estocada tendida que fue suficiente (palmas cariñosas que se apresuró a recoger en el tercio); pinchazo hondo que bastó (división de opiniones y vuelta por su cuenta)

Manuel Díaz “El Cordobés”, de rosa y oro. Entera trasera y desprendida que le obligó a descabellar por dos veces (Oreja); estocada entera que provocó vómito del toro (petición de oreja, el matador no quiso dar la vuelta al ruedo tras no serle concedido este reconocimiento)

Juan José Padilla, de maquillaje y oro. Estocada entera trasera que le permitió utilizar el verduguillo, acertando a la segunda (oreja); Entera en sitio de poca muerte que preciso dos golpes de descabello. Recibió un aviso (clamorosa vuelta al ruedo tras petición mayoritaria no atendida)

Al abandonar el ruedo Padilla mostró ostensiblemente su respeto a la Presidencia, que aguanto con vergüenza torera la bronca del respetable.

El Festejo

Las corridas de toros son probablemente el único espectáculo en el que lo que realizan los artistas puede resultar poco relevante para divertirse y disfrutar de una buena tarde en algunas ocasiones.

En nuestra cultura cuando se celebraban las fiestas en cada pueblo, al concluir las tareas del campo, no faltaban los toros y si la cosecha iba a ser buena servían de celebración, y si era mala valía para olvidarse de ello durante unos días.

En los toros compartes con amigos y familiares ratos que de otro modo no disfrutarías, y la tarde suele iniciarse una par de horas antes de que suenen los clarines con alguna bebida energizante y agradable conversación.

Además si el festejo no tiene interes para el aficionado, puedes hablar con tu compañero de entrada al que hace tiempo que no ves, compartir merienda, fumar, criticar a los políticos, tomar algún refresco, o incluso todo esto a la vez.

Por todo esto, cuando al ver el abono de Cuenca se anunciaba este cartel, hoy parecía el día perfecto para la exaltación de la amistad que toma como excusa el ir a los toros.

El torero mexicano “El Pana” tomó la alternativa hace unos 35 años y dice que pelea por confirmar en Las Ventas con las ganas de un matador recién doctorado, no se puede sino felicitarle por mantener este empeño.

Manuel y Juan José suman entre los dos casi 40 años de alternativa y son bien conocidos de aficionados y público y nunca se ponderará bastante su entrega y dedicación a agradar a los públicos de todo tipo, su compañerismo y lo buena gente que ambos son a decir de quienes les conocen.

Respeto y admiración para todos los toreros, a su esfuerzo y a su arte, que los toros hieren igual a todos y si fuera sencillo se apuntaría cualquiera.

La corrida resultó entretenida, aunque sin calesa para traer a “El Pana”, con menos caras conocidas en los tendidos, aunque alguna hubo como la del maestro Palomo Linares, y con un torero veterano que demostró más afición que muchos de los que torean en casi todas las ferias y mató sus dos toros pese a quien apostaba porque no lo conseguiría.

Pero sobre todo contó con unos toros con mayor movilidad que igual en manos distintas y con lidias más ordenadas hubieran lucido más.

El Pana desmonterado en su debut, con mas de 60 años, en Cuenca hizo el paseíllo con su puro y su manta de charro mexicano, tranquilo, disfrutándolo, despacio. Su foto apoyado en las tablas, protegiendo los bordados de su traje de luces con el capote, recordaban estampas de otro tiempo.

Botinero tuvo la fortuna de ser recibido con un lance en el que “El Pana” tras pasarse el capote por la espalda dejaba al viento dirigir las telas dando la verónica como si no hubiese manos que la sujetasen.

Picado al relance se dio el toro una voltereta que terminó de ahormarlo, volviendo al caballo y sangrando abundantemente.

Lo brindó desde el tercio al publico para después dirigir un amable discurso a Manuel Díaz.

Padilla, en un detalle de compañero, se situó en el callejón sin soltar el capote, pendiente de la lidia y acompañándola por todos los tercios, como haría también en el cuarto.

Rodolfo Rodríguez toreo despacio haciendo estéticos pases de recurso, dio un trincherazo y mando el toro al desolladero.

Recogió presto algunos aplausos cariñosos y cito al público para el cuarto con sus gestos.

En el cuarto se inicio la lidia con un silencio expectante, aunque hay que considerar que es el toro del bocadillo.

El peón paró el toro hasta ponerlo en suerte al maestro, porque el público comenzaba a impacientarse.

Se picó al toro que apretaba y el picador le tapo la salida mientras sonaba el cambio de tercio.

La lidia fue algo desordenada y “El Pana” brindó a su compañero Padilla una faena que comenzó con ayudados por alto y en la que dejó algún muletazo suelto. Su físico no le permitía situarse entre el toro y los adentros, por lo que requirió ayuda de los subalternos para sacarlo a las rayas.

El publico pidió la oreja, no sabemos si por ayudar a la campaña de que toree en Madrid o por la manera en la que hizo el paseíllo.

Valió la pena verle disfrutar una vuelta al ruedo que dio por su cuenta para los que solo lean las reseñas.

Beso la arena, dio las gracias a Dios y el personal respiro de verle salir del festejo por su pie.

El Cordobés” mató al segundo de la corrida, único toro de los lidiados hasta este momento en San Julián que remató en el burladero de matadores.

El peón lo lidió con mimo y torería consiguiendo que llegase al tercio de muleta y la plaza que había seguido la labor de los toreros como quien ve los documentales de la segunda cadena, se despertó cuando dos reposadas series por la izquierda mostraron la bondad del toro y su extraordinaria calidad para la muleta.

El salto de la rana y un desplante marca de la casa le permitieron cobrar una oreja obtenida a la voz, que no contando pañuelos, y escuchar como los asistentes al festejo aplaudían con fuerza al toro en el arrastre, y eso siempre es bueno para la fiesta.

En el quinto que recibió un leve picotazo en su sitio, El Cordobés trasteó con la muleta citando de lejos para provocar las escasas embestidas del toro y las mulillas tardaron lo necesario par que el Presidente se acordase de las orejas que había concedido el día anterior, pero ni aun así salió el pañuelo del balconcillo y la faena quedó sin premio y enfadando al matador.

Padilla recibió al tercero de la corrida con una larga cambiada mostrando su voluntad de agradar. Se le aplicó un puyazo trasero del que se pidió el cambio con rapidez porque al toro no le sobraban las fuerzas.

Banderilleo con lucimiento sin necesidad de adornarse con carreras por el redondel y brindó al público una faena que tuvo sus mejores momentos por la izquierda aprovechando la repetición en la embestida del toro, cortándole una oreja.

En el que cerraba plaza repitió Juan José la larga de rodillas y dibujó una serie ganado terreno con el capote para concluir con una apretada media. Buena vara en lo alto sujetando al toro, procurando no hacer mucha mella al animal que se dio una voltereta a la salida del caballo. Se aplaudió al picador, y ésta es otra buena noticia que nos dejó esta tarde.

El público, con ganas de fiesta acompañó con sus palmas a Padilla mientras banderilleaba eficaz. Tras brindar al respetable y a unos niños situados en localidades de barrera del 1, comenzó su faena de rodillas y el toro a la primera oportunidad se escapó a las tablas.

Estuvo en la cara del toro para concluir con una estocada entera y dos descabellos y recibir la petición mayoritaria del público que la Presidencia no atendió.

Esta actuación indignó a la mayor parte de los tendidos, que en los comentarios de salida de la plaza veía algunos fantasmas en esta actuación de la autoridad, vinculado a las posibles sustituciones de mañana.

Mañana veremos cómo acaba la corrida monstruo y que presidente toca, si el de Ferrera o el de Padilla.

Via: http://www.vocesdecuenca.com/frontend/voces/Donde-Estaba-Este-Presidente-Ayer-vn30361-vst380

20130825-191528.jpg

Foto Cortesía de Muriel Feiner.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s