Maestro ¿Para qué tengo que llevarme el toro al burladero y agacharme?

20140305-110327 p.m..jpg

De SOL y SOMBRA.

El padre de “Espartaco”, Antonio Ruiz, cuenta la siguiente anécdota: “Me ayudaba Juan Belmonte, que me llamaba el Remendao, porque siempre acudía a su finca de “Gómez Cardeña” con la ropa destrozada por los revolcones de las reses.

Una tarde que toreaba una novillada con Emilio Oliva y Carlos Corbacho, estuvo Belmonte en la plaza. Un novillo cogió a Corbacho y la cosa se quedó en un mano a mano entre Oliva y yo. A mi me cogió un novillo hasta siete veces.

Cuando llegué a Gómez Cardeña me dijo Belmonte, con su característico tartamudeo:

“Ree-men-dao”..

“Sí, maestro”- le contesté.

“Cu-cuan-do torees otra vez, tee lle-vas al toro a-al bur-la-dero y te a-aga-chas”.

“No entiendo, maestro ¿Para qué tengo que llevarme el toro al burladero y agacharme?”

“Paa-ra que veas que tiee-ne los huee-vos más gran-des quee tú”.

Fue una lección sabia y aprendí que a los golpes y de bruto nadie le gana a un toro.

Twitter @Twittaurino

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s