3ª del Pilar en Zaragoza. Impactante “Varea”: Indulto y apoteosis.

ESTE ES VEREA: Jonathan Blázquez Rovira. Nació en Almazora (Castellón) el 19.11.1993. Hizo su debut en público el 18 de marzo de 2011. Debutó con picadores en Castellón el 24 de marzo de 2014 en un cartel completado por Vicente Soler y Jorge Expósito con novillos de Prieto de la Cal. Y le apodera Santiago López.

Por J.A. del Moral.

Tercera corrida de la Feria del Pilar en Zaragoza. En tarde calurosa con media entrada aparente, muy repartida. Se lidiaron novillos de “Los Maños” de buena aunque desigual presentación en variedad de capas y vario juego, destacando el tercero que fue indultado por su bravura, gran clase e inagotable embestir. Benefactor del indulto, el novel llamado “Varea”. Pocas veces y estoy por decir que ninguna empecé una crónica aportando por delante los incipientes datos biográficos que yo mismo busqué para saber quién era este nuevo niño prodigio que, como nos pasó en la pasada feria de Bilbao con José Garrido y ayer en Zaragoza con Ginés Marín, tenemos que añadirle a la lista de los que eran cinco – Borja Jiménez y Andrés Roca Rey, más a quien esperamos se reponga totalmente de su grave accidente en Madrid, Posada de Maravillas, para ver cómo regresa y con qué perspectivas de futuro porque lo que más posee en la clase. O sea, que ya tenemos seis, lo que confirma que estamos ante una nueva y creciente generación de toreros con serias posibilidades de relevo.

Pero ¿qué le vimos ayer a “Varea” para que nos mostremos tan esperanzados con su revelación de ayer en la plaza de La Misericordia? Pues que con el tercer novillo, un ejemplar de extraordinarias calidades por bravura, clase y durabilidad, llevó a cabo una demostración del cómo y del por qué fue capaz de conseguir el perdón de su vida.

Hemos visto indultar muchos toros a cargo de matadores de alternativa con méritos incuestionables. Pero nunca había sido yo testigo del indulto de un novillo tras una obra tan completa, variada y larga como maravillosa.

Con el temple, el buen gusto, la variedad, la naturalidad, la facilidad y la elegancia interpretativa de un elegido por los dioses del toreo. Antes habían actuado otros dos novilleros que también vimos por primera vez, David Cuartero y David de Miranda. Pero sin tratar de restar méritos a ambos, una vez concluida la excepcional obra de “Varea” inmediatamente de las de sus dos colegas, tuvimos esa sensación o, mejor dicho, el ansioso deseo que surge cuando alguien está como estuvo el de Castellón y lo único que queremos ver es a él otra vez. Pero es que, además, nos quedaba la duda sobre qué haría si su segundo novillo, que fue el sexto, no diera el fenomenal juego que dio el tercero. Y no lo dio.

Yo me relamí de gusto al ver desenvolverse a “Varea” como pez en el agua y resolviendo magistralmente los problemas que planteó este último ejemplar como bien pudimos apreciar en el mal juego que dio en los dos primeros tercios, especialmente en banderillas porque en el primero, “Varea” anduvo sencillamente extraordinario con el capote, tanto en la brega del tercio de varas como en sus intervenciones más que lucidas en el recibo y en un breve quite.

Quedaba la faena de muleta y, ¡oh asombro¡, volvimos a frotarnos los ojos al ver como este nuevo virtuoso lo toreó como si fuera bueno sin serlo. Trató al toro sobre ambas manos con exquisitez y siempre muy despacio, con un temple de excepción y en la justa medida que convino porque, en vez de prolongar la faena como suelen hacer muchos a costa incluso de arruinar lo bien hecho antes, dio a tiempo por finalizado el trasteo. También nos quedaba por ver cómo mata porque con el indultado solo tuvo que simular la suerte suprema con la palma de la mano. Mató como un demonio angelical, despejando totalmente nuestras explicables dudas.

Lo de menos es que le concedieron las dos orejas simbólicas del novillo indultado, de nombre “Quejoso”, número 42 y con 501 kilos de peso. Como tampoco nos importó que cortara una del sexto. Yo le habría dado el rabo simbólico del indultado y las dos del sexto. Pero, qué más da… Del acontecimiento de ayer en Zaragoza nadie recordará los trofeos que se concedieron.

Via: http://www.detorosenlibertad.com/?p=46425

Deja un comentario