Sinkeuel y Los Nopales dos ganaderías yucatecas.

Un toro de Sinkeuel.

Por Raul Carballeda.

El Estado de Yucatán es una de las entidades donde se realizan festejos taurinos en un buen número, durante todo el año, debido a las celebraciones de sus pueblos, en donde no faltan los eventos taurinos.

Por esta razón, el doctor Jesús Conde Medina, tiene una ganadería que le permite cubrir las necesidades de ganado en tales eventos. Su ganadería lleva por nombre Los Nopales, sin embargo dicha ganadería no se puede separar de otra, la de Sinkeuel.La ganadería de Los Nopales inició con sangre de Sinkeuel, procedente de encastes Vistahermosa-Murube y Vistahermosa-Saltillo.

En 1997, Jesús Conde lleva a su rancho Los Nopales, 12 vacas y un semental de la ganadería de Sinkeuel, que era propiedad de don Juan María Castillo González. De 1997 a 1999, el doctor Conde padrea el semental “Faisán” de Sinkeuel, por cierto hijo del toro “Caracolero” de Los Martínez, con una vaca de la misma ganadería.

En 1998 se agregan cuatro vacas de Sinkeuel obsequiadas por el señor Alejandro Patrón Laviada, así como otra vaca donada por el doctor Tomás Díaz Echeverría. En julio de 1999 lidia en Playa del Carmen, Quintana Roo, el primer novillo, al que se le cortó una oreja.

Durante los primeros años de este siglo, se han padreado varios toros de Jesús Cabrera y de San Salvador.

Por su parte, Sinkeuel se fundó en 1896 en el rancho San Simón del Municipio de Maxcanu, Yucatán, por Rafael Peón Losa, con cinco sementales y 40 vacas de Joaquín Murube.

En 1925 muere don Rafael y heredan la ganadería sus hijas Bertha y María Cristina, quienes agregaron dos sementales de San Mateo y dos de Rancho Seco. En 1959 se vendió la ganadería a don Juan Castillo Castillo quien falleció en 1976 y la heredó a su hijo don Juan María Castillo.

En la década de los sesenta, se agregó sangre nueva de la ganadería de Quiriceo y cuatro sementales de Jesús Cabrera. Posteriormente, se agregó el toro “Caracolero” de la ganadería de Los Martínez, indultado en 1989 por Jesús Solórzano y el toro “Uxmal” de Valparaíso, en 1990, indultado por Manolo Espinosa; el primero en la Plaza Mérida y el segundo en Cancún.

Estos son algunos datos de dos ganaderías yucatecas que coadyuvan a mantener viva la fiesta de los toros en nuestro país, particularmente en el sureste del mismo.

Y…hasta la próxima.

rcarballedat@prodigy.net.mx

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s