Zacatecas: Arte y valor de Sergio Flores

image
Flores. Foto altoromexico

Por J.C. Valadez.

Zacatecas, Zac.- Sergio Flores se mostró en la Monumental como un torero hecho, valeroso y artista. Y triunfó, como no puede ser de otra manera cuando un torero derrocha ilusión, unas maneras exquisitas y el valor necesario para que no se escapen las orejas. Toreó con soltura al capote; despacio, con profundidad y sentimiento. Con la muleta anduvo con buen gusto, con armonía y elegante parsimonia. Fue una faena con eco, sabrosa y torera en la que sobresalieron unos derechazos excelentes.

Pero todo el triunfo, al que no se le debe restar un ápice de mérito por la gran faena realizada, lo consiguió Flores con un astado de juguete, una ratita de las que enviaron los ganaderos de Caparica, blandas y bonachonas.

Si Flores tiene delante un toro de verdad, su éxito hubiera sido aún superior. Pero los carteles en esta plaza tienen este problema; seleccionan tanto a los toros al gusto de los toreros, que parecen ratitas con moños en la cabeza. Y los triunfos tienen menos importancia.

Abrió el festejo el rejoneador Jorge Hernández Gárate y fue ovacionado tras una actuación sería, con un astado muy complicado que no permitió el lucimiento.

Ignacio Garibay con el toro más serio del encierro, utilizo los recursos que le han dado tantos años de alternativa y aprovecho las nobles embestidas del astado para cortarle una oreja.

Mientras que los zacatecanos: Delijorge, Antonio Romero y Escobedo no se encontraron con toros para triunfar. Pero el problema es que se les vio sin sitio y sin ideas. Sin saber qué hacer con el capote, se hundieron con la muleta y se limitaron a realizar algunos ridículos alardes de valor que no cautivaron al público.

Saldívar llegó precedido de su triunfo en la pasada feria de San Luis Potosí  y de algunos partidarios. El sello no pegó, y sus partidarios tuvieron que callarse. No hace falta decir que Saldívar no estuvo bien; mejor dicho, estuvo mal. Su astado embistió repetidamente, pero no le cogió ni el aire, ni la distancia, ni nada. Un pase de pecho, un detalle perdido y mucho aburrimiento.

Plaza de Toros Monumental. Primera corrida de feria. Menos de media plaza. Toros de Caparica, justos, blandos y bonachones, aún así el segundo y sexto astado fueron premiados con el arrastre lento. El rejoneador Jorge Hernandez: ovación. Ignacio Garibay: oreja; Jorge Delijorge: resultó lastimado al entrar a matar. Antonio Romero: silencio. Arturo Saldívar: aviso y leves pitos. Sergio Flores: 2 orejas y se llevó el Escapulario de Plata. Luis Ignacio Escobedo: palmas.

Incidencias: La empresa rindió un homenaje al ganadero Don José Julián Llaguno Ibargüengoytia tras el paseíllo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s