“Los toros de ahora son monjitas de la caridad”

“Los toros de ahora son monjitas de la caridad”
El Maestro Andrés Vázquez fue el triunfador de la presentación del libro “Lideres del Toreo”

En la presentación del libro “Lideres del Toreo” escrito por Cayetano Melguizo e ilustrado por Román Álvarez, en el salón de actos de la Junta, todos lo que ya lo habían leído convenían en que no sólo era ameno, sino que por sus datos y precisas estadísticas se podía usar como libro de consulta. Pero el Maestro Andrés Vázquez no parecía estar muy de acuerdo con el libro, porque no se había dado la importancia que merecía el alcarreño Saleri II.

Juan Garrido, presidente de Siglo Futuro, manifestó el orgullo que para la fundación suponía haber reunido a estas personas para hablar de tauromaquia. Estaban Cayetano Melguizo y Román Álvarez, autor e ilustrador del libro; Rafael Sánchez González, un renombrado historiador y crítico taurino cordobés y el maestro Andrés Vázquez,famosísimo y gran torero, profesor de tauromaquia, de Villalpando (Zamora), de 83 años, aunque cuando tenía 81 toreó y mato su último (por ahora)  novillo de Vitorino Martín, en la plaza de Zamora, le cortó las dos orejas y el rabo y fue sacado a hombros de la plaza.

El crítico Rafael Sánchez realizó una brillante exposición del libro del que destacó que estaba muy bien estructurado, divide los capítulos por decenios, habla de los toreros y los toros desde 1900 a 1950, destacando personalidad de los diestros, tipos de toros y tipos de lances de la época, todo muy bien estructurado y con resúmenes al final de cada capítulo, también con gráficas y cuadros. Concluyó declarando “El libro es ameno de lectura y además sirve de libro de consulta para todo aquel aficionado a buscar datos taurinos”.

Cayetano Melguizo, agradeció la crítica y explicó que había escrito su libro debido a sus dos manías. Su manía por los toros que le inculcó su abuelo ya desde pequeño y su meticulosidad con la estadística, ambas manías están plasmadas en esta obra.

El autor agradeció a Román Álvarez las ilustraciones que figuran en el libro y que se han expuesto en forma de cuadros durante esta semana, en la sala anexa a la de la conferencia. Manifestó que eran tan impresionantes, que teme que su libro pase a la historia por el gran magisterio del pintor y no por lo que “haya escrito ese chalaillo”, el publico sonrió. Luego añadió, “yo lo que quiero es que la gente lea el libro y si le gusta, me doy por satisfecho.”

Posteriormente quiso responder a algunos aficionados locales que habían preguntado, por qué no había caricatura del gran torero alcarreño Saleri II, Cayetano Melguizo, que lleva muchos años residiendo en Cabanillas del Campo y sabe del cariño que se le profesa a este torero en su tierra, dijo que, si bien Saleri II había sido un gran torero, tuvo la mala suerte de torear en la edad de oro del toreo, donde estaban, Belmonte, Joselito y el Gallo, en ese momento comenzó a menear la cabeza y a negar el matador de toros Andrés Vázquez, al final le concedieron al palabra. “¡Ya era hora!” dijo el torero, entre las risas de los asistentes.

El torero fue alumno de Saleri II, o como él lo llamaba “Don Julián”, contó que ya de pequeño iba a buscarle todos los días a la misma taberna porque quería aprender de él a hacer el paseíllo y lo consiguió.

Luego en la escuela de toreo, el alcarreño Saleri II fue el profesor de Andrés Vázquez, “Don Julián toreaba con Belmonte y Joselito y se atrevía con los toros que ellos no, porque era el torero más fuerte. Si Belmonte o Joselito se hubieran enfrentado con los toros que se enfrentó Saleri II, en las capeas de los pueblos, se habría cagao.”

El crítico Rafael Sánchez pidió a Andrés Vázquez que comparase los toros de la actualidad con los de los años 70 y 80, Rafael Vazquez muy serio le dijo, “Los toros de ahora son monjitas de la caridad”, lo que provocó las risas del público, el diestro añadio, “el toro es un animal bueno, si fuese tan malo como lo es el torero, no quedarían toreros”, el público aplaudió y jaleó la máxima.

A partir de aquí, Andrés Vázquez empezó a contar un sinfín de anécdotas de su época muy aplaudidas y vitoreadas por una afición encantada,  que sonreía y aplaudía sus simpáticas historias, aunque tras las alegres historias se escondían verdades como puños, las enseñanzas de un profesor de toreros, Andrés Vázquez, defendiendo la tauromaquia autentica, que se está perdiendo, porque en cuanto ven a un torero que sabe colocarse, que torea para adentro, que lleva todo el rato la espada de verdad y no una de palo, le apartan para que no hunda a las figuras. Andrés Vázquez, matador en activo, defendía a  su maestro, a aquel que le enseño el oficio, Don Julián, el alcarreño Saleri II.

 http://www.guadaque.com/cultura-guadaque/item/22721-los-toros-de-ahora-son-monjitas-de-la-caridad.html