Se le puso color de hormiga panzona a la empresa Por Bardo de la Taurina

Arturo Saldívar paso apuros ante un lote complicado.

En tardes como la del domingo pasado, en un México que marcha por su principal avenida la  del Paseo de la Reforma, que era por la que un emperador marchaba, más bien era transportado en lujosa carroza hace siglos llevando en su muleta la encomienda de meter en la canasta a un pueblo que por una o por otra causa no iba franco, para el devenir de una historia que seguía un curso natural o no, pero que ahí estaba, ahora desde el tendido de enfrente que tiene barras y estrellas, el toro grande no dobla contrario, lo que hace es hacer surcos en favor de su cosecha y como eso no gusta y hasta afecta a los de acá abajo geográficamente, pues el albero parece descomponerse y se agita socialmente, sin que haya alguna seguridad de que los pañuelos blancos de la marcha contra el presidente ‘Trumpeta’ se hayan visto en la torre neoyorquina o en esa casa que también lo es blanca y que esa sí, es casota, no la distractora que tenemos aquí. ¡Con que poco nos inquietamos!

El caso es que alguien que no marchó, como millones de personas, que tampoco lo hicieron me dijo, que iba a ser un cero a la izquierda en el tendido, no bien tendido de la Plaza México, las horas o más bien los horarios no coincidían en nada de nadita, como que no entendí ni una, ni otra causa pa’ no asistir a ambos eventos o cuando menos a uno, pues quise averiguar si realmente estaríamos ante sendos desaires y que mejor que pa’ estar seguro de lo que sucedería, que recurrir al tianguis dominguero, y cual no va siendo mi sorpresa primero que en la tienda del ‘Chino’ no había jamón pata negra o jabugo, con el que me hago mis tacos a los que acompaño con queso de oveja y aguacate.

¡Ah! pero en el tianguis en cambio había de todo, incluyendo fayuca pirata como esa que venden en la Plaza del Sol,  a los pies del monumento del Oso y el Madroño, o a la entrada del Corte Ingles, lo primero que se antojaba era lo que más gusta, según el gusto de cada quien, vi a la gente animadona y pregunte; – ¿Qué tal los chapulines pa’ botanear? ¿O que usted señora mía no botanea frente a la tele mientras su marido se va a la plaza? ¿O acaso le pone los cuernos, en lugar de poner salsita borracha a los chamorros?, los de cerdo claro, no los de usted, que a decir verdad se ven más sabrosos que los de la señora esa que sale en la tele, que ya es mucho decir- ¿Cuál?- pues la Matilde Obregón que estoy seguro a esa si le hace la faena el lorquiano murciano Paco Ureña, quien tiene todo pa’ torear en alberos de seda y satín, nada más que a la mera hora como que le pasa lo que a mi compadre,  al que le dicen ‘el ya merito’ por aquello que a la mera hora a un teniendo a la maja jariosa transpirando cachondería, luciente de trapío, entregada sin bragas, digo sin trampas, noble y ardiente en deseos, sin quererse brincar las trancas, por el contrario, buscando la entrega y el éxtasis  total, desde esa untada de cuerpo al estilo de Gaona, luego fue a buscar la puya, una comodita no la ‘leona’ que así le llaman por el tamaño y que aquí creo que oficialmente esta censurada y que ni falta que hace, pues casi todos los de los cuernos con un piquetito como jeringazo mágico, de esos de vitamina B 12, que en realidad es un complejo, quedan listos pa’ la faena.

Luego otro torero bien majo que se llama Arturo Saldívar ante un testigo aromático como Sergio Flores, convidaron al buen torero español, que ya dije se llama Paco Ureña a que le bordara un faenón corriéndole la mano por el lado bueno, que creo que era el derecho pa’ que después de acariciarlo fuese reconocido con estruendosos oles, ya que lo que hiciera tenía mérito, pues además los pitones los traía aunque no bien acomodaditos como es propio en esos ejemplares que tienen edad, pero eso sí en puntas pezoneras retrecheras…

¡Ándele Paco! que si ya vino de tan lejos cruzando el océano entre aires y esperamos no nubarrones, pues ‘atásquese que hay jamón’, bríndese, toree sobre los riñones, que con el capote ya demostró en lanza que sabe cómo hacerlo, además tiene figura perfecta pa’ ser torero, su seriedad no es ficticia y si elegante, se ve que tiene academia como esa que por acá se adquiría en la calle del Órgano, donde estaban las mejores buñis que eran unas maestras como las de la calle de la Montera en mi Madrid del alma, ¿Qué no quiere que le den una peluda? o hasta dos, ¿Qué no se ha dado cuenta que el de Barralva está aquí pa’ complacerlo?, ¡carajo! Ya ve por andar con indecisiones el fogón no termino de prender y usted se fue con las manos vacías, ¡Qué pena! pues su menda es un torero pa’ plaza grande.

Lo del título o cabeza de esta columna viene porque pa’ el próximo domingo la empresa tiene anunciados a un figurón navarro, a un toreador aguascalentense y pa’ rematar la marquesina, a dos triunfadores que solo lo serían algunos de los españoles, pues paisanos, ni maíz palomas con ese grado, es decir, deberemos de ver un cartel con tres ibéricos, pero no creo que sea así, por eso la empresa la tiene color hormiga para cumplir con lo anunciado.

Moraleja; El prometer no empobrece, sino dar es lo que aniquila.

Otra pobre entrada en La México.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s