Roca Rey, el máximo aspirante al trono del toreo

El escritor Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler con el torero Andrés Roca Rey durante la feria taurina de Málaga (KMJ/KMA / GTRES)
El escritor Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler con el torero Andrés Roca Rey durante la feria taurina de Málaga (KMJ/KMA / GTRES)

Por Adolfo S. Ruiz / SEVILLA.

Ayer cumplió 22 años, y Andrés Roca Rey parece llamado a ser el nuevo rey en el reino de la tauromaquia. El trono de los toreros permanece vacante desde que José Tomás decidió limitar drásticamente sus apariciones, que en lo que va de año se ha concretado en una única corrida en Algeciras.

Sin duda, es el momento para que las nuevas hornadas de toreros jóvenes den un paso al frente y aspiren a ocuparlo. Y el primero en la línea de salida es el joven peruano, que se ha convertido en el diestro de moda.

La nueva hornada de jóvenes diestros la completan Álvaro Lorenzo, Ginés Marín y Octavio Chacón

Cuando acabada la temporada en España, la mayoría de toreros ya ha cruzado el charco para iniciarla en América, Roca Rey llega con mucha ventaja sobre el resto. Es el único que cuenta sus corridas por triunfos. Tal éxito avasallador le ha proporcionado amistades de tronío, como su compatriota, el escritor Mario Vargas Llosa y también con Victoria Federica de Marichalar, a la que le brindó un toro en la feria de Málaga, que dio mucho que hablar aunque el diestro limeño asegura que no tiene “tiempo para novias”. Y la hija de la infanta Elena, por su parte, es seguidora y amiga muy especial de otro torero, el madrileño Gonzalo Caballero (27), otra de las futuras promesas.

Roca Rey es hijo de una familia de la alta sociedad de Lima, con su padre empresario y su madre asesora financiera, es nieto de Gladys Zender, la primera latinoamericana que ganó el título de Miss Universo en California en el año 1957. Hoy Andrés Roca Rey ha abandonado su zona de confort para residir modestamente en un municipio sevillano, dedicado en exclusiva a su carrera de matador de toros.

Explica que con sus amigos de toda la vida, que siguen en Perú, mantiene el contacto a través de las redes sociales.

El peruano destaca por su valor, pundonor y arrojo, aunque los críticos señalan que aún es pronto para calificarle de “maestro”. Necesita profundizar en la hondura y personalidad de su toreo, pero reúne todas las condiciones para seducir a los aficionados. También se le exige que empiece “a enfrentarse a todo tipo de toros y no únicamente a nobles y bondadosos cuando no inválidos, tullidos o borrachuzos”, como señala un experto. En todo caso, es sin duda la principal esperanza de renovación de una fiesta que no pasa por sus mejores momentos, con plazas semivacías de espectadores. A excepción de la tradicional corrida goyesca en Ronda, organizada por los hermanos Rivera, con el tendido lleno de famosos y donde este año Roca Rey fue invitado a torear por primera vez y salió a hombros.

Un pasito por detrás del peruano se encuentran Álvaro Lorenzo y Ginés Marín. Lorenzo es un joven torero toledano de 23 años que fue el primero en abrir la puerta grande de Las Ventas el pasado mes de abril, en la corrida del Domingo de Resurrección. Tomó la alternativa de manos de El Juli en la plaza de Nîmes en el 2016 y ha explotado esta temporada. Tras su éxito en Madrid, el toledano aspira a encabezar el escalafón de toreros jóvenes. “Me siento muy capacitado para entrar en esa baraja”, señala.

Ginés Marín es otro joven matador de toros, 21 años, natural de Jerez de la Frontera, pero formado como profesional en Badajoz. Coincide con Álvaro Lorenzo en que ambos tomaron la alternativa en el mismo año y en la misma plaza, la francesa de Nîmes, aunque en esta ocasión fue Morante de la Puebla el que apadrinó al jerezano. También triunfó en Las Ventas en la confirmación de su alternativa, cortando dos orejas y saliendo por la puerta grande. De Lorenzo y Marín los críticos subrayan las excelentes condiciones que tienen para llegar a ser grandes figuras.

Pero si algún torero se ha ganado a la afición de Madrid en lo que va de año, que tiene tradición de acoger a los espectadores más entendidos, es el gaditano Octavio Chacón que ya no es, precisamente, un jovenzuelo a sus 34 años. Tras mucho tiempo olvidado en el ostracismo, Chacón se ha reivindicado como el nuevo torero preferido de Madrid, huérfana la afición desde hace tiempo de poder admirar a un torero con tanta frescura y capacidad.

Del torero nacido en la localidad gaditana de Prado del Rey se destaca lo que precisamente se echa de menos en Roca Rey: su disposición a fajarse con todo tipo de encastes, por más difíciles que sean.

Publicado en La Vanguardia

Anuncios

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s