Radar Taurino: Sin Visión Empresarial – Corrida Guadalupana sin Televisión.

Lo anticipamos aquí en De SOL Y SOMBRA el 12 de Diciembre del 2011, la Corrida Guadalupana tenía todos los visos de ser una de las citas grandes de la Plaza México, un acontecimiento institucional que convocará en otoño lo que el 5 de Febrero en el año nuevo. Pero eso sólo se logra con seriedad, al menos en la envoltura, en lo que se esmeraba un poco más Rafael Herrerías. La nueva administración no manda, mandan las circunstancias y no tienen fuerza, a la hora buena, fallan. Morante gana: no hay toros, no hay tele y no hay expectación. La mejor muestra de lo endeble del régimen se mostrará el 12-D. Bienvenidos todos.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA.

Siendo francos, este es el escenario menos deseado pero quizá el más esperado. Domingo 9 de Diciembre, 2018: sin toros ni tele para el 12-D.

El cartel estrella no tiene más que el cuerpo pues con la ausencia de las ganaderías a lidiarse y de la televisión no tiene ni cabeza ni pies. Es muy sospechoso que hasta el momento no cuente con el elemento fundamental, tan mentado, de los toros. Queda descabezado al no ser capaces de reseñar ocho toros, como aquí la moda es no sortear, a la monarquía empresarial no le queda otra que la opacidad.

Es increíble que el régimen no sea capaz de convencer y que su catálogo de ganaderías se reduzca a seis o siete nombres, incluso dentro de lo más comúnmente comercial.

Por ello, como Domingo Ortega en El Toreo, de domingo a domingo son los mismos domingos: cero reseña de toros, cero transparencia, cero fotos y, para rematar lo toreao, los encierros no embisten y a todos les falta trapío y casta.

Buscando la comodidad de todos al llevar a lo Leonardo Páez “la Fiesta en Paz” la empresa no es capaz de imponerse y su única arma de negociación es la autocomplacencia, amarra a Morante y de último minuto a Roca Rey con la promesa de que cada quien escogerá su lote y que la taquilla avanzará sin la televisión. Lo triste es que la expectación no es la del año pasado.

Ni remotamente.

Porque en 2018, afortunadamente, no hubo terremoto que hiciera lo que no hace la empresa, ni José Tomás, ni reventas asociadas que levantarán la presión sobre el cartel. Justo hoy cuando el espectáculo requiere seriedad y exposición, enfrentar y expresar su impactante verdad ante el mundo, los actores activos del espectáculo le voltean la cara al más importante de sus activos, la Afición.

Por ello, al no anunciar los toros y dejar de lado a esos que no tienen la remota oportunidad de venir a la Ciudad de México el próximo 12, dado que es mitad de semana, La México les voltea la espalda.

Criticamos y sostenemos el comentario que hicimos en 2009, la corrida de Xajay del 29 de noviembre debió ser televisada, aquel mano a mano que lleno el numerado, sin redes sociales y con la mejor Afición de México, habría logrado treinta o cuarenta mil nuevos aficionados pero José Tomás tomó la decisión de cerrar la puerta a la gente, le bastó cubrir lo suyo y nada más.

De menos en aquella ocasión lo hizo con una corrida irreprochable que además embistió.

Hoy con la fuerza de las redes, la necesidad taurina que sigue presente y que clama ser avivada, las cosas se echan abajo en las salinas aguas de la decepción al no saber ni siquiera de que toros estaremos hablando consumado así la estrategia del régimen, esa que radica en no mostrar los toros durante toda la Temporada para entonces justificar que cada torero acuda el 12 de Diciembre con su lote bajo el brazo y sin mostrarlos.

La Afición paga por ver pero no le muestran las cartas que ya están pagadas.

Eso no es jugar parejo.

El portazo de la tele y peor aún, el portazo de las fotos de los encierros y la venta de boletos sin tener anunciados los toros, más la sospecha del no sorteo, se pagarán fuerte, además de que evidencian aún más la ruta del escándalo que está impregnado innecesariamente este cartel guadalupano.

Porque ante la sospecha y la ausencia de tele, la agudeza de las redes y la prensa independiente se incrementa. Las dudas se disparan y penosamente lo que habría de ser un gran acontecimiento taurino comienza a tropezar con sus propios obstáculos.

Ya vemos que la Afición siempre paga incluso el gato por la liebre.

Pero mas que pagar por ver toros, veremos este año quién va a pagar el pato.

Twitter: @CaballoNegroII.

Anuncios

1 comentario »

  1. El toro, que debería ser el rey de la fiesta, queda reducido a unos renglones que llenar en un contrato, un mero trámite sujeto al capricho y decisiones no negociables. No se transmitirá a nivel nacional la corrida de más expectación de la temporada, sí lo hara canal @toros en España. Ocultar las fotos de los toros ya es una política de la empresa, así como sus estrategias publicitarias de caricatura. Sería interesante el saber las razones de la empresa para actuar de esta forma, les representa una mayor ganancia económica? Es una estrategia redituable a futuro?, qué buscan lograr?, si la corrida del 12 de Diciembre resulta en un auténtico fraude o petardo, cómo creen que estarán las entradas de las corridas restantes de la temporada?.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s