La Fundación, el silencio y el premio de 30 monedas.

Por Zabala de la Serna.

Todo el mundo esperaba la respuesta de la Fundación Toro de Lidia (FTL) a la exclusión de la tauromaquia del incremento del 25% del presupuesto de Cultura. Clamaba el planeta tauro al cielo por la no inclusión en el reparto de los 1.148 millones de euros para todas las demás artes acribilladas, también, por el Covid. La llamada afilada de la dircom del Ministerio fue la constatación de que habíamos puesto el dedo en la llaga. Y aun así pretendieron desmentir y desacreditar la información en la propia cuenta de Rodríguez Uribes -“por respeto a la verdad y porque debo contribuir a la concordia”- con un tuit que la confirmaba. Desbordan talante, talento y conocimiento por los cuatro costados.”Los presupuestos de mi ministerio recogen la tauromaquia exactamente igual a como lo hacían los del Partido Popular”, decía supuestamente RU envolviendo/embebiendo la noticia de EL MUNDO. Ergo los toros quedan fuera de la subida, como denunciábamos. Sólo que en tiempos del PP no había una pandemia devastadora. Ante la más grave crisis de la historia del toreo, los mismos 65.000 euros de siempre, la misma limosna, las mismas migajas. Que suponen un 0% del incremento extraordinario de Cultura gracias a los fondos de 200 millones de la UE y un 0,0056% -según Lamet- del presupuesto global de la cartera de Uribes.

No entendía nadie el silencio sepulcral de la FTL ante un nuevo acto de sectarismo, ante la manipulación goebbelsiana, ante la burda estrategia. Cuando al día siguiente se desveló el premio Nacional de Tauromaquia también se desvelaba el misterio del silencio: la Fundación Toro de Lidia ganaba el galardón, que sumaba 30.000 euros a los 35.000 que completan la cifra de la única partida del Gobierno que figura en los Presupuestos Generales del Estado. Suficiente, parece ser, para cerrar heridas y bocas.

En un año tan duro, el ingente trabajo de la Fundación que preside Victorino Martín, su capacidad de unir un sector invertebrado, su lucha contra el tiempo, pudiera ser premiable. No entro ahí. Pero su silencio es innoble y desleal. Por 30 monedas.

Publicado en El Mundo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s