“No estamos pidiendo un subsidio para enriquecernos, sino, simplemente, para no desaparecer”

Entrevista con Macarena Gallego, ganadera de Toros del Ojailén que habla sobre la problemática particular del ganado de lidia en tiempos de coronavirus.

Por Julio César Sánchez.

Nos encontramos en un día cualquiera; por la mañana. Contactamos con Macarena Gallego, veterinaria y ganadera que ha tomado parte en los recientes contactos con la administración regional para solicitar su apoyo; de manera, hasta el momento, infructuosa.

No es tarde, sino más bien temprano, pero vemos que Macarena ya se ha puesto en marcha. Así nos lo indica la hora de su última conexión por Whatsapp (07:31).

Para esta mujer da igual que sea sábado o miércoles. Cada día, junto a su hermano Enrique y, en la medida que su capacidad física se lo permite, a su padre Javier, Macarena debe atender a sus animales. Se trata de un ganado variado en el que encontramos perros, ovejas, caballos, bueyes y, sobre todo, toros de lidia que pastan en la finca Puerto Pulido, ubicada en el inicio del precioso Valle de Alcudia, en el término de Brazatortas.

No son momentos buenos para casi ninguna actividad económica, excepción hecha de los fabricantes de mascarillas y alguna otra. Tampoco son tiempos favorables para criar toros de lidia. Y no es que fueran propicios antes de la pandemia, en absoluto, pero con su llegada e incierta partida el horizonte no es nada halagüeño.

PREGUNTA: ¿En qué situación se encuentra la ganadería de Javier Gallego y la de Toros del Ojailén?

RESPUESTA: Nos encontramos en una situación muy difícil. Casi dramática. Llueve sobre mojado, porque antes de la irrupción del coronavirus tampoco era fácil que cuadraran los números, pero ahora, con la falta absoluta de actividad y de ingresos, de momento aguantamos con muchísimo trabajo y voluntad de resistencia. En nuestro caso, como en el que muchos compañeros, hemos tenido que mandar cabezas al matadero, con una pérdida económica importante, porque en el matadero te dan 300 euros por un toro que ha tenido un coste de producción de 4.000. Se pierde dinero, se pierde carga genética, y se desperdicia mucho esfuerzo.

P: ¿Qué tipo de esfuerzo?

R: De todo tipo. Primero esfuerzo referido a trabajo personal. En nuestra ganadería, como en la inmensa mayoría de las explotaciones ganaderas de todo tipo, se trabaja en primera persona, desde que amanece hasta que se pone el sol. Hay muchísimas cosas que hacer en el día a día, y la imagen del ganadero señorito que no se mancha los zapatos es meramente testimonial. En nuestro caso, desde luego, es absolutamente errónea, y me atrevería a decir que en el 90 por ciento de los casos. Y también, por supuesto, esfuerzo económico. Esta situación está acabando con los muchos o pocos ahorros de muchas familias, incluidos nuestro gremio de los ganaderos de toros de lidia, algunos de los cuales están abocados a la desaparición, o ya han desaparecido.

P: ¿Lo del señorito ganadero con botas flamantes y ropa impoluta es una imagen poco ajustada a la realidad, entonces?

R: Desde luego. Puede que hace años, bastantes, la imagen que se proyectaba era parecida a la que comentas, pero hoy día, en la inmensa mayoría de las ganaderías, todo el mundo tiene que arrimar el hombro, ganadero, hijos, mayoral, vaquero… Y no es el único tópico erróneo. La Tauromaquia no tiene ideología política definida. Bajó de los caballos montados por los caballeros que alanceaban toros en las plazas mayores, y pasó al pueblo llano, de a pie, y continúa así hasta nuestros días. Y en ese pueblo de a pie hay ideologías de todo tipo. Siempre se dijo que una plaza de toros es uno de los lugares más democráticos porque todo aquel que quiera puede expresar su opinión sobre lo que está viendo. Ortega y Gasset ya dijo que si alguien quería saber el estado social que vivía España en un determinado momento, recomendaba que fuera a ver una corrida de toros y contemplara lo que acontecía en los tendidos.

P: Cada colectivo taurino está reclamando a las administraciones el apoyo que le corresponde. ¿En qué se diferencia lo que reclaman los ganaderos?

R: Todos los que contribuimos con nuestros impuestos al devenir del país tenemos derecho a recibir apoyo cuando las circunstancias lo requieran. Nunca antes habíamos vivido una situación como la actual. Es más, creo que era impensable que llegara. Pero aquí está, y reclamamos ser atendidos en consonancia con el peso que nuestro sector tiene en la economía del país. Los toros son el segundo espectáculo de masas en España, incluso por delante del cine nacional. Es decir, va más gente a los toros que a ver películas españolas a los cines. Y que conste que yo veo y apoyo al cine español. Y como yo, todos los ganaderos. No se trata de excluir a nadie ni a nada. Se trata de tener un mismo rasero para disciplinas reconocidas legalmente como cultura. Sin embargo las circunstancias que sufrimos los ganaderos son muy particulares.

P: Como por ejemplo….

R: Los matadores, banderilleros, picadores y mozos de espada ya han conseguido un subsidio. Aunque tarde, pero lo han conseguido merecidamente. Sin embargo los ganaderos estamos desamparados. No podemos cambiar de actividad económica a menos que mandemos al matadero a nuestros animales, con la consiguiente pérdida de riqueza genética, ecológica e incluso sentimental. Es como tener una familia de trescientos hijos a los que hay que atender sanitariamente y echar de comer a diario, aunque no tengas a la vista ningún ingreso. Y mandar al matadero a nuestros animales es lo último que queremos hacer. No obstante, necesitamos ayuda para evitarlo, como lo están teniendo otras actividades económicas con total legitimidad.

P: Hace escasos días leíamos sobre la iniciativa que va a poner en marcha la Diputación de Guadalajara, en la que la institución provincial va a apoyar a sus vacadas de lidia.

R: Así es. La Diputación de Guadalajara va a arrimar el hombro para evitar que algunas de las ganaderías alcarreñas se vean abocadas a la desaparición. Y en este sentido debo decir que el presidente de la Diputación de Ciudad Real tenía previsto recibirnos en estos días, pero por circunstancias la reunión se ha aplazado hasta dentro de dos semanas. Tenemos puestas muchas esperanzas en este encuentro, porque la provincia de Ciudad Real tiene una extensa nómina de ganaderías de lidia, algunas de ellas con una larga trayectoria a sus espaldas, y sería una gran pérdida que algunas dejaran de existir, y con ellas los animales que las conforman, las dehesas en las que se preserva la biodiversidad, y la fijación de población rural a la que contribuyen.

P: Se trata de pedir amparo para personas y animales, ¿no es así?

R: Por supuesto. Independientemente de si eres aficionado a los toros o no lo eres, en esta situación no se trata de auxiliar a toreros, banderilleros picadores o ganaderos. Se trata de axiliar a personas, a familias. Personas cuyo medio de subsistencia está relacionado con la Tauromaquia de manera absolutamente legal y legítima. Somos ciudadanos que tenemos a nuestro cargo centenares de animales, cada uno con un nombre, familia y registro, que pueden acabar en el matadero, y cuyo ecosistema corre peligro de desaparecer o deteriorarse gravemente. Nuestro sector es altamente específico. Es cierto que la gente sigue comiendo carne, por lo que los ganaderos que crían ese tipo de animales tienen una problemática diferente. Pero en el caso de los ganaderos de toros de lidia, si no hay festejos, no hay ingreso de ningún tipo, y los animales tienen que seguir comiendo. Y quizás sería interesante señalar, por citar un simple ejemplo ilustrativo de los muchos que podríamos poner, que un camión de pienso cuesta 7.500 euros, y dura mes y medio como máximo.

P: ¿Cuáles son los siguientes pasos a dar por parte de los ganaderos después de la negativa que recibieron por parte de la Directora General de Agricultura y Ganadería el pasado 28 de septiembre?

R: Vamos a seguir pidiendo lo que creemos que nos corresponde en igualdad con otros sectores que sí están siendo atendidos. Es cierto que los presupuestos del año que viene parecen estar cerrados, pero estamos seguros de que, con voluntad, se puede encontrar la forma de apoyarnos. Con la particularidad de que no estamos pidiendo subvenciones para enriquecernos, sino, simplemente, para no desaparecer.

Publicado en Lanza Digital

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s