La razón por la que Enrique Ponce no ha podido dejar de torear.

Antes de que apareciera Ana Soria en la vida afectiva de Enrique Ponce, los planes profesionales del torero eran otros.

El entrenamiento en el campo, las temporadas en invierno en México y Colombia y los veranos llenos de desplazamientos por España, al ser cabeza de cartel en la mayoría las ferias que se celebraban en las ciudades importantes.

Económicamente, los Ponce/Cuevas eran una sociedad patrimonial solvente y muy bien administrada. Había y hay parte conjunta y otra independiente. Paloma Cuevas, licenciada en Económicas y Dirección de Empresas, no ha ejercido en el ámbito de la empresa privada o como personal contratado, pero sí en lo referido a las actuaciones personales en sus negocios. Además estaba Victoriano Valencia, su padre y el primer torero que estudió una carrera universitaria mientras ejercía su faceta taurina.

Según confirman, cuando la economía de su hija y su yerno no era tan boyante, Valencia solucionaba los malos momentos con ayudas económicas. De hecho, el viaje de novios de la pareja se dice que lo financió su suegro.

Por su parte, Ponce ha tenido a un familiar directo y un socio como gestores de parte de su inversiones. Unas salieron bien y otras no. De ahí que la decisión de cortarse la coleta y abandonar la carrera taurina se fuera retrasando.

La razón económica, por tanto, tendría mucho que ver y su agenda taurina en vez de reducirse se agrandó. Ha sido el torero que más contratos ha tenido una vez que despareció el confinamiento. Aunque la mayoría de sus actuaciones no han tenido lugar en plazas de primera.

Ponce tiene que torear porque es su profesión pero también por dinero, por una cuestión económica. No está arruinado, pero algunas de las iniciativas, como la comercialización del aceite, se han visto resentidas”, aseguran desde el entorno del torero. Y lo mismo ha sucedido con otra de sus empresas, que tenía como fin comercial el alquiler de locales.

La pandemia ha golpeado con fuerza estos sectores. La exportación del aceite a través de Cetrina Sociedad Limitada se paró, igual que la venta para el sector Gourmet y restaurantes de lujo que también se vio afectada. Cetrina S.L. que da trabajo, entre el personal administrativo y agrario, a casi 30 personas, ya perdió en 2019 una cifra elevada: 207.000 euros. Aun es pronto para conocer los datos del 2020.

Como ya adelantaron algunos medios en España, los resultados económicos de algunas de las empresas de Enrique Ponce tienen pérdidas, tal y como aparece reflejado en el registro mercantil. Esto no quiere decir que esté arruinado sino que, como sucede en el mundo empresarial, unas veces se gana y en otras iniciativas se pierde.

Con información de Vanitatis.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s