Es lo que digo yo: Secuestradores de la Tauromaquia en Puebla.

Barbosa y Rivera Vivanco, una guerra de poder, repleta de soberbia y desatinos políticos.

Por Luis Cuesta De SOL y SOMBRA.​

Una guerra entre grupos políticos en Puebla tiene a la fiesta brava en vilo desde hace unas semanas. 

Frentes políticos se pelean el poder y es precisamente en uno de esos frentes en donde se encuentran el gobernador Luis Miguel Barbosa y la alcaldesa de Puebla, Claudia Rivera Vivanco.

Esta guerra se ha intensificado conforme se acercan las próximas elecciones poniendo en juego la gobernabilidad y la paz política en este estado. Lo lamentable es que se está lucrando con la fiesta brava como si fuera moneda de cambio, porque me queda muy claro que las intenciones de la alcaldesa tienen muy poco que ver con la defensa de los animales y que en este punto la inicativa de prohibición ha rebasado el ámbito ‘animalista’, para estacionarse en lo estrictamente político y en comprobar quien tiene el brazo más fuerte en Puebla. 

Es una realidad que el gobierno de Luis Miguel Barbosa Huerta, no sólo ha perdido el rumbo sino que también ha perdido fuerza política, es en pocas palabras un hombre derrotado y sin credibilidad en el poder. Prueba de esto son sus contrastantes cambios en sus declaraciones, tan solo hay que recordar que hace unos meses declaraba en relación a la fiesta brava: “Aclaro que no voy a promover la fiesta brava como afición en Puebla” y hace unos días en una entrevista al diario Intolerancia, se le acababan los adjetivos para elogiar a la tauromaquia e incluso le mando una advertencia a la alcaldesa: “Yo llamo al ayuntamiento de Puebla a que cancele esa pretensión de anular la posibilidad de que haya fiesta brava en este municipio… Espero que no lleguen a eso porque en ese caso el gobierno del estado está decidido a tomar posición sobre este asunto” señaló el gobernador y algunos grupos taurinos suspiraron de alivió tras esta declaración.

Pero mucho ojo con Barbosa, porque hace un tiempo que se le acabo la fuerza de “su mano izquierda” y poner el futuro de la fiesta brava en Puebla en sus manos podría ser letal, porque sus problemas contra Rivera Vivanco y otros actores políticos (locales y federales) le han coartado su capacidad de movimiento. 

Tampoco hay que olvidar que lo de la alcaldesa es un circo político. La alcaldesa busca afanosamente la reelección en la capital poblana y como su gobierno ha sido muy desaseado, necesitaba urgentemente un fuerte impulso, algo que le trajera los reflectores nacionales e internacionales y para ello la tauromaquia se pinta sola.

Lamentablemente en Puebla la tauromaquia esta atrapada entre el fuego amigo de los de Morena y la única esperanza que se puede tener en estos momentos es que alguien consiga “convencer” a los regidores de congelar la inciativa o tratar de estirar la votación de la propuesta lo más que se pueda, con la esperanza de que Claudia Rivera no busque la reelección y en caso de que la obtuviera, sufriera una derrota en las urnas que la hiciera perder el capital político que ella misma y sus simpatizantes calculan que aún conserva y que según el propio Barbosa es muy poco, ya que carece de posibilidades para ganar en las próximas elecciones del 6 de junio.

Vamos a ver cuanto tiempo le funciona a la alcaldesa la cortina de humo de la prohibición de las corridas de toros con la que está tratando de desviar la atención de algunos de los problemas más graves que se viven en la capital poblana; entre los que se encuentran un acelerado incremento de percepción de inseguridad, covid y desempleo. Todo esto sin contar que la Auditoría Superior del Estado (ASE) emprendió una investigación contra el Ayuntamiento de Puebla por el supuesto desvío de recursos y uso de programas sociales con fines electorales.

Los políticos poblanos tendrían que entender que un exacerbado animalismo es una filosofía absolutamente incompatible con nuestra cultura y supondría una hecatombe cultural, económica y ecológica para su entidad, aunado a esto, la arbitraria prohibición de las corridas de toros en Puebla debería de ser un foco rojo para la sociedad poblana, porque si algunos funcionarios como Rivera Vivanco son capaces de pretender que con un plumazo pueden borrar una tradición milenaria, cultural y profundamente arraigada en sus raíces, ¿que seguira? o ¿que se les antojara prohibir despues? 

Como ciudadanos, no podemos tolerar que este tipo de políticos se sientan con el derecho a decidir qué es cultura o qué no es cultura y mas cuando estos son incapaces de garantizarnos aquello por lo que fueron votados o ¿acaso la alcadesa de Morena fue votada por haber propuesto en su campaña la prohibición de las corridas de toros? ¡Por supuesto que no! Rivera Vivanco fue votada por otras promesas de campaña que al día de hoy no ha podido cumplir. 

Prueba de esto es que la alcaldesa fue una de las peores evaluadas en el Ranking de Alcaldes durante el 2020, y un par de veces la morenista ocupó la última posición de una encuesta que evalúa a las 57 ciudades más importantes México, 

Y contra estos nefastos personajes tiene que luchar la tauromaquia todos los días: Vaya mierda de tiempos.

Es lo que digo yo.

Twitter @LuisCuesta_

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s