Moeckel: “Hay que blindar la Fiesta internacionalmente, la ley nacional no es suficiente”

Por Rocío Fernández.

Siempre fuera del burladero. Así admite posicionarse Joaquín Moeckel cuando habla de la Fiesta. “Yo nunca me tapo. Jamás he tenido temor a reconocer mi afición a la tauromaquia, de ahí que en más de una ocasión he afirmado aquello de “soy taurino, ¿y qué?”. Tenemos que lanzar un mensaje claro sobre todo en momentos complicados como el que vivimos. La gente no ha de tener complejos, no nos podemos esconder porque seamos aficionados a los toros”. Contundente y sin tapujos se muestra este conocido y reconocido abogado que lo es de profesión y vocación.

“Una ley nacional no es suficiente blindaje para la tauromaquia, pues si una mayoría de minorías, cual es el Gobierno actual, votara una ley que derogara o modificara la presente, nos dejaría sin nada”

Su vínculo al mundo del toro le viene desde su más tierna infancia, pues nació y creció en la sevillana calle Adriano en una casa que circunda la plaza maestrante. “Soy taurino de nacimiento, pero taurino de ir a la plaza, no de ver las corridas por televisión”. A nivel profesional, Joaquín Moeckel ha llevado asuntos jurídicos de diestros como Enrique Ponce, El Cid, Morante de la Puebla, Sebastián Castella, Salvador Cortés, Daniel Luque, El Fandi, Rivera Ordóñez, Cayetano, Gonzalo Caballero, Espartaco, Ojeda o el rejoneador Diego Ventura, incorporando recientemente a esta importante lista el nombre de Roca Rey. 

Asimismo, también ha defendido a banderilleros, picadores, mozos de espada, además de ser el abogado de las plazas de toros de Sevilla, Jerez, Castellón, Azpeitia o Palma, entre otras. En alguna ocasión quisieron tildarlo de abogado ligado en exceso al mundo de la empresa taurina, a lo que él contesta: “Los que decían eso no sé dónde se habrán metido”.

Uno de los casos de éxito más recientes del abogado y del que se muestra orgulloso es el de la anulación de la sanción por afeitado a la ganadería de Miura en la feria de San Isidro 2018. “Vinieron con lanzas y se han ido con cañas. La sentencia emitida el pasado mes de octubre es clara”, admite Moeckel.

Para Joaquín los aficionados a la tauromaquia tenemos una importante labor en estos tiempos que corren: defenderla con uñas y dientes. “Entiendo que con la situación que está viviendo la Fiesta la única manera de protegerla sería a través de una protección de carácter internacional -apunta el letrado-. La ley que declara a la tauromaquia Patrimonio Cultural Inmaterial es una ley que puede ser perfectamente modificada en el Congreso de los Diputados pues igual que se aprueba, se modifica o se deroga. Por ello una ley nacional no es suficiente blindaje para la tauromaquia pues si una mayoría de minorías, cual es el Gobierno actual, votara una ley que derogara o modificara la presente, nos dejaría sin nada”, explica el sevillano. Por ello apunta que la protección hay que buscarla fuera de España: “Me inclinaría por la UNESCO, porque no es tan fácil cambiar las cosas, no es cuestión de mayorías. Ahora mismo lo que estamos recibiendo por parte del Gobierno es un ataque sibilino y será así mientras siga siendo importante la bolsa de votos de la tauromaquia”.

“No hay que defender el toreo, hay que enseñarlo, hay que decirle a la gente en qué consiste. Lo progre hoy es ir a los toros, es una conducta transgresora”

No solo a través de leyes considera el jurista que ha de defenderse el toreo: “No hay que defenderlo, hay que enseñarlo, hay que decirle a la gente en qué consiste. Lo progre hoy es ir a los toros, es una conducta transgresora”, afirma, y añade: “Un antitaurino está de acuerdo conmigo en todo excepto en los últimos quince minutos que dura la lidia en la plaza. Está de acuerdo en que nazcan toros, que vivan en la dehesa, que sean atendidos por veterinarios… en los cuatro años de vida está de acuerdo. Lo único es que él quiere que muera en un matadero o de viejo y yo defiendo que muera en la plaza. 

Es la única diferencia. Si demostráramos a los antitaurinos que la tauromaquia es más que lo que ocurre en una plaza de toros quizá ganaríamos muchos adeptos. Pero claro, no hay que hablar de boquilla, hay que implicarse. Los ganaderos no tienen que ser cicateros y cerrar las fincas solamente para ellos y para sus amigos; los toreros tendrían que darse a conocer como hacen los futbolistas, por ejemplo, y no ser tan herméticos. Luego, el espectáculo, desde los años 30 que se impuso el peto a los caballos para acá no ha evolucionado en nada, solo que las banderillas antes eran de arpón fijo y ahora no, eso es lo que ha cambiado. No podemos estar todos los días quejándonos y no hacer nada”.

Precisamente en defensa de ese pensamiento, Joaquín Moeckel ha sido organizador de dos festivales benéficos. El primero de ellos fue en La Algaba en el año 2005 para los damnificados del barrio de Las Letanías. El último fue el pasado año en la Maestranza de Sevilla para fines sociales de las hermandades sevillanas del Baratillo y de la Esperanza de Triana. “En ambos festivales colgué el cartel de “No hay billetes”. Se llenó porque conseguí carteles interesantes y precios asequibles. La gente, si le ofreces un buen producto, va. Lo hice para demostrar a la sociedad que los toreros siempre están cuando más hace falta y que la tauromaquia es de izquierdas y de derechas, o sea, del pueblo”.


Se ha de recuperar la emoción

La situación social y económica que atravesamos actualmente, unido a los constantes ataques que recibe la fiesta por parte de los antitaurinos y el posible descuido por parte de los implicados más directos, nos lleva a una bomba explosiva que debemos desactivar entre todos antes de su estallido. 

“Esto del animalismo no es más que un negocio que está haciendo mucho daño”, apunta Moeckel, y continúa: “El hecho de humanizar los animales hace difícil que podamos desarrollar una lidia. Tenemos que tener claro que los animales no tienen derechos porque no son sujetos de obligación. Lo que no podemos hacer es quedarnos de brazos cruzados ante los ataques. Por ejemplo, cuando la estatua de Curro Romero fue atacada con pintadas, mi equipo y yo fuimos a limpiarla, sin miedo de ningún tipo, sin complejos. Nada de llevar flores como han hecho en otros casos similares, la pintura se quita con trapos y productos”. Además, el sevillano apunta a la responsabilidad directa por parte del sector taurino: “Al margen de lo externo, es innegable que tiene que volver la competitividad, eso de tantos carteles repetidos no puede ser, eso aburre al más aficionado del mundo, hay que salir de la zona de confort. Carteles molestos para que exista rivalidad en el ruedo, se transmita al tendido y el aficionado quiera comprar la entrada. No hay más. En cuanto al toro, no es necesario que sea un bisonte pero tampoco un becerro, la emoción tiene que llegar, tenemos que recuperarla”.

Publicado en Aplausos

1 comentario »

  1. Lo malo y mas triste de todo esto es que a sabiendas de lo que esta pasando a nivel mundial, no hay quien heche ‘palante este proyecto. Todo mundo sigue en su CERRAZON de no querer hacerlo y pareciera que lo que quisieran es que la Fiesta desapareciera lo mas pronto posible de la tierra… Para un boton el tal dizque defensorcito chorero saborit dijo textualmente que ; ” La Fiesta no se puede blindar en este pais, pero si vacunar”. Que gravisima estupidez por parte de este tipejo… Ya se los hemos dicho hasta el cansancio; sigan asi y esto sera muy pronto solo historia señores…

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s