Jueves Taurino: Invocando a Dios, murió Curro Rivera. 

CURRO RIVERA REMATANDO A “HORCHATITO” DE JAVIER GARFIAS | ADARBO.

Por Tino Portillo.

El pasado sábado se cumplieron 20 años de la muerte de Curro Rivera, una de las máximas figuras del toreo de nuestro país y aunque nació en la ciudad de México, él siempre se consideró potosino, pues de aquí era su padre don Fermín Rivera y prácticamente el creció y vivió en esta ciudad.

Fue el 23 de enero de 2001, cuando Curro Rivera se encontraba en la ganadería de La Alianza, propiedad de su padre, cuando de pronto sintió un dolor en el pecho, por lo que sólo alcanzó a decir: “Hay Dios mío” y acto seguido se desplomó en la arena.

Curro fue considerado uno de los toreros más importantes de México, principalmente en la época de 1971 a 182, en España Consiguió torear en 10 ocasiones en Las Ventas, obteniendo 9 orejas. Una de ellas fue la que le arrancó a un astado de Samuel Flores el día de la confirmación de la alternativa, en una terna integrada por Antonio Bienvenida y Andrés Vázquez. Repitió hazaña en la Corrida de la Beneficencia de ese mismo año y cortó cuatro orejas a sendos morlacos de Felipe Bartolomé. Reincidió en su gesta un año después, en la misma plaza, cortando otras cuatro a dos ejemplares de Atanasio Fernández. Cuando se despidió por primera vez, fue en el año de 1982 y luego de una serie de despedidas por diferentes plazas, toreó por penúltima vez en la Plaza México, en una terna y la despedida final fue en la “Fermín Rivera”, con una encerrona y en la que los boletos se agotaron en unas horas, por lo que alguien comentó: Hubieran hecho esta corrida en el estadio Plan de San Luis.

Otro momento importante de Curro Rivera, fue cuando el 25 de abril de 1982, para festejar sus mil corridas, lo hizo estableciendo un récord, que fue matar 14 toros en el mismo día y para esto lo hizo con dos corridas, una por la tarde y otra por la noche, en la Plaza Monumental de Aguascalientes.

Para Curro su ciudad era San Luis Potosí y su plaza la Fermín Rivera, por lo que se molestaba mucho cuando alguien hacía algo indebido, como sucedió cuando debieron de suspender una corrida por que algo les hicieron a los toros que se iban a lidiar. Aseguran que se supo que fue el apoderado y la gente de un famoso torero de Aguascalientes y Curro le dijo: ve a hacer esto a tu rancho, pero aquí no vengas a ensuciarnos.

Siempre se preocupó por que en San Luis la tauromaquia creciera por eso hizo una alianza con don Joaquín Guerra Morales y Paco Villanueva, para dar una serie de vacadas en la plaza de El Paseo, para lo cual, contó también con el apoyo de muchos ganaderos, que aceptaron que las tientas de sus vacas se hicieran en una plaza y ellos mismos se ocuparon del traslado del ganado.

A Curro le preocupó tanto la continuidad de la fiesta brava, que cuando se retiró en el año de 1982, puso una escuela taurina y para esto se apoyó de muchos amigos. Los jóvenes vivían en la que fue la casa de su padre, en la calle de Comonfort, barrio de San Miguelito y de ahí surgieron muchos que llegaron a ser matadores de toros.

Cuando se retiró por primera vez en la Plaza Fermín Rivera, Curro lo hizo ofreciendo un compendio de lo que fue su carrera taurina, mostrando ese “toreo de cámara lenta”, como le decía Temo Bustos, además de que volvió a mostrar dos de sus pases que fueron su creación: El cite sicodélico y el circurret, del que les contaremos en otra ocasión, por lo pronto, Que Dios reparta suerte para todos.

Jueves Taurino publicado en El Sol de San Luis

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s