Desplome de los profesionales taurinos.



El número de toreros y mozos de espadas con carnet vigente en 2019, la última temporada ‘normal’, se redujo en 1.291 respecto a los cuatro años anteriores: Pasó de los 6.448 en la campaña de 2015 a los 5.357 del curso previo a la irrupción del coronavirus.

Por Javier Lorenzo.

De los 9.993 profesionales taurinos inscritos en el Registro General de Profesionales Taurinos en 2019, 5.357 tuvieron vigente el carnet profesional en algún momento de la temporada taurina, la última que se celebró completa antes de la aparición del coronavirus que el invierno siguiente paralizó el mundo, y con él al toreo. 

Aquella cifra de profesionales fue cayendo de manera paulatina al menos en las cuatro temporadas anteriores, según recogen las estadísticas que maneja el Ministerio de Cultura y Deporte. No en vano, en este cuatrienio de 2015 (con 6.448 profesionales con el carnet vigente en algún momento de aquella campaña) a 2019 (con 5.357) se quedaron por el camino nada menos que 1.291 profesionales taurinos, donde se engloba a matadores de toros, rejoneadores (de toros y de novillos), novilleros (con y sin picadores), banderilleros, picadores, toreros cómicos y mozos de espadas. De todos ellos, son estos últimos los que ocupan el mayor volumen de profesionales inscritos en el citado Registro. 

Con el carnet vigente en 2019 hubo 1.844, que suponen 333 menos que en el ejercicio de 2015; seguido de los novilleros, donde también se produjo una notable reducción de 304: de 1.584 en 2015 a 1.280 en 2019. Un descalabro que se justifica también con la sobresaliente reducción de espectáculos taurinos que se ha producido en ese periodo con más de trescientos festejos menos entre 2015 y 2019.

En el Registro General de Profesionales Taurinos se inscriben los profesionales del sector, haciendo constar sus datos identificativos así como la fecha de antigüedad y de vigencia del carnet con la correspondiente categoría profesional. La inscripción en ese Registro es obligatoria para todos, no pudiendo intervenir en los espectáculos taurinos en los que se exija la profesionalidad de los participantes quien no acredite esa vigencia.

Otra de las notas curiosas de las cifras que se desprenden de esta estadística es la edad del escalafón, que desmiente aquel viejo adagio de “el toro de cinco y el torero de 25”. Ya ni una cosa ni la otra. De los 499 matadores de toros que tuvieron vigente el carnet profesional en algún momento de 2019 (temporada en la que, por otra parte, únicamente 145 se vistieron el traje de luces en al menos una ocasión) apenas 89 eran menores de treinta años, el gran grueso de esta nómina se encontraba entre los 30 y 44 años de edad, con 228 profesionales, mientras que 182 tenían 45 años o más.

Por su parte, el grueso del total de los 1.166 banderilleros inscritos y vigentes en algún momento de la temporada de 2019 se sitúan entre los 30 y 45 años (576), mientras que 143 no habían pasado aún la treintena y 447 superan la barrera de los 45 años. Situación similar, aunque con menores cifras sucede en las filas de los picadores con un total de 361 inscritos y vigentes: 35 son menores de 30 años, 147 se sitúan entre los 30 y 45 años, y 179 superan esa barrera de los 45.

Publicado en La Gaceta de Salamanca.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s