FERIA DE SAN MIGUEL: El virtuoso sentido de la medida.

Matilla lidió varios toros acordes a la categoría de la Plaza de Toros de Sevilla – Juan Flores

Por Jesús Bayort.

Ni los ganaderos son mejores por traer los toros más aparatosos, ni los toreros son mejores por repetirse hasta la extenuación, ni los presidentes son mejores por negar orejas y sacar pañuelos verdes, ni los aficionados son más entendidos por berrear como animales. Como todo en esta vida, la virtud radica en el sentido de la medida.

El sentido de la medida es lidiar el toro que quiere y demanda Sevilla. Valgan como ejemplo el cuarto y quinto de la corrida de Matilla. Los mejores, en cuanto a presentación, de toda la feria. ¿Quién nos iba a decir que los polifacéticos taurinos salmantinos acabarían dejando en evidencia al resto de ganaderos? El segundo del lote de Manzanares era el arquetipo sevillano: las pezuñas, finas como las de una cierva; las manos, cortas; el cuello, largo y liberado; la encornadura, con la seriedad que dan las vueltas del pitón, pero armónica; la expresión, de animal bravo. En definitiva, el toro que necesita y merece Sevilla. Y después que salga como Dios quiera.

El sentido de la medida es saber calibrar los momentos de cada torero. Ahora me voy a meter en un lodazal, quizás, innecesario, pero es mi sentir. Hay grandiosas figuras del toreo que merecen, si no un respiro, un replanteamiento de sus carreras. Las faenas, con las mismas ganaderías y encastes, ya resultan monótonas. Y más cuando uno viene de recogida, sin la ambición del que tiene la hierba en la boca. Eso sólo se soporta cuando toreas como los ángeles. Pero ahora llega Morante y se sale de ese tiesto. Otro que, como Matilla, dejó al descubierto a los compañeros

El sentido de la medida es que se suba al palco un señor que, por encima de todo, sea buen aficionado a la fiesta nacional. Y nuevamente nos vemos obligados a resaltar a José Luque Teruel. Es hijo del cuerpo y eso se nota. La plaza le insistió para que devolviera al quinto de la corrida por su falta de fuerzas. Merecía la pena aguantarlo, por su tipo y por su calidad. El usía intuyó el juego que podía dar ese animal en el último tercio y nos evitó un posible tostón con un sobrero que vaya usted a saber cómo era.

El sentido de la medida también está en la categoría de la afición de Sevilla. Cómo saben aguantar y cuánto respetan a los toreros. Viendo repetida la corrida de Victorino que se lidió el pasado domingo en Madrid, me queda claro por qué somos la plaza a envidiar. Esto es Sevilla y aquí hay que…

Publicado en ABC Sevilla

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s