Ocho con Ocho: Se nos adelantan en el paseíllo dos caballeros Por Luis Ramón Carazo.

En la semana previa; en la que tendremos la alegría de que La México abrirá sus puertas, el próximo 29 de enero a las 6 de la tarde, para el inicio de los festejos que celebrarán los 75 años de la inauguración de nuestro coso en el año 76, con las actuaciones de Antonio Ferrera , quién, concederá la alternativa a Juan Pedro Llaguno, el testimonio de Juan Pablo Sánchez y astados de Xajay -ganadería que en poco tiempo cumplirá 150 años de existencia-y al día siguiente, a las 4.30, dos toreros a caballo, los hermanos José y Javier Funtanet, los Forcados Amadores de México y a pie, Cristian Antar y José María Mendoza, con novillos de San Costantino, tuvimos la pena que se nos adelantaron en el paseíllo de la vida, Adolfo Lugo Verduzco, político y criador de reses bravas y Raúl García, matador de toros.

Don Adolfo fue un político de altos vuelos, líder de su partido, gobernador de su estado Hidalgo y muchos cargos más, además de ser propietario de la ganadería de Huichapan que, seguramente su hijo Fito como su digno sucesor la sacará adelante.

Don Adolfo facilitó la erección del coso de Pachuca, con el nombre de Vicente Segura -torero y mecenas de principio del siglo pasado- con su gran amigo Jesús Arroyo. Admirador de Silverio Pérez, convenció al grupo de Armilla y Garza de agregar el nombre de Silverio a la peña, que ahora preside Javier Jiménez Espriú.

En el mismo sitio donde ahora se encuentra asentada, en el municipio de Tecozautla, Hgo, muy cerca de Huichapan, de donde toma su nombre, los hermanos Lugo Verduzco, oriundos de esta población, fundaron esta casa ganadera en la finca, propiedad de su señor padre, inició con vacas y sementales de la ganadería de don Jesús Cabrera.
Para 1980, adicionó 2 sementales de la misma procedencia y posteriormente sementales de San Martín, de Javier Garfias y de San Miguel de Mimiahuápam, lo que le permitió conservar la pureza y evitar la consanguinidad en la línea San Mateo.

Lidió por primera vez una corrida de toros, el 21 de septiembre de 1980, en Tijuana, Baja California Norte, con una corrida de 8 toros que, estoquearon Manolo Martínez, Antonio Lomelín que, cortó dos orejas, Rogelio Leduc, que tuvo gran tarde al llevarse cuatro orejas y un rabo, y Miguel Espinosa Armillita Chico. En 1981, se presentó en la Monumental Plaza de Toros México, el 26 de julio, con una novillada para Juan Carlos Contreras, Rafael Carmona y Antonio Urrutia.

El 24 de octubre de 1982, Valente Arellano cortó su primera oreja, en la Plaza México, al novillo “Fandanguero”. En 1988, obtuvo su cartel en la corrida del 24 de abril, en que Jorge Gutiérrez le cortó las dos orejas a “Monarca” y una más a “Texcocano” y Javier Bernaldo, le realizó una media verónica inolvidable a “Compadre”.

En la temporada 1996-1997, de la Plaza México, se le concedió el premio al mejor toro “Azafrán” que, lidió Rafael Ortega; el 21 de septiembre de 1997, en tarde de gran triunfo en La México en novillada, Julián López El Juli le cortó las dos orejas a “Camborio” y Jerónimo se llevó dos más de “Magnífico”.

Don Adolfo, sobre todo, era un ser humano refinado y cuya bonhomía era su principal característica, mucho lo vamos a echar de menos.

Como también sentiremos la ausencia del torero regiomontano Raúl García -sobrino de Gregorio García- nacido en Monterrey y quién, como novillero con Gabriel España, firmaron una gran época al final de los cincuenta, del siglo pasado y que, culminó con la alternativa, el 1 de junio de 1959, con Luis Procuna de padrino, toros de Torrecilla y el testigo Gabriel quién, también se hizo matador en la misma fecha.

El 16 de abril de 1961, confirmó en La México, con El Callao de padrino, toros de la viuda de Miguel Franco y testigo Gabriel España. En 1964, lo hizo también en Las Ventas, Paco Camino el padrino y El Cordobés de testigo, con toros de Francisco Galache.

Indultó a dos toros en La México, “Comanche” de Santo Domingo, el 31 de enero de 1965 y el 19 de marzo de 1967 a “Guadalupano”, de Las Huertas, fue promotor de la actual Asociación Nacional de Matadores de Toros y Novillos, Rejoneadores y Similares. Luego fue gerente del coso Monumental de Monterrey, Nuevo León y apoderado de toreros, como Mauricio Portillo y Uriel Moreno “El Zapata”.

Como Don Adolfo personas entrañables que mucho vamos a extrañar su presencia física, su trayectoria será inolvidable, un abrazo a sus deudos con gran afecto.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s