Segunda Corrida del Serial ¡Si a los toros! de Texcoco: Puerta Grande menor para Isaac Fonseca.

Regalar orejas es engañar a los toreros. Siempre ha existido esa verdad entre los buenos aficionados a los toros, y lo cierto es que pocas cosas más exactas existen en el mundo del toro. Regalar una oreja es engañar al torero, pero si lo que se regala es una puerta grande, el embuste se eleva a la máxima potencia y aquello se convierte en un espejismo.

Por J.C. Valadez – De SOL y SOMBRA.

La plaza de toros Silverio Pérez de Texcoco registró nuevamente una regular entrada, poco menos de media plaza para la segunda tarde del serial organizado por Don Bull, que en sus dos primeras corridas lamentablemente no ha conseguido entusiasmar al público local y capitalino, al menos en las taquillas.

Sin embargo hay que agradecer el esfuerzo de la empresa de Don Bull por intentar hacer las cosas bien, como por ejemplo presentar encierros con trapio y edad -aunque hoy la presentación del encierro no fue la mejor- con televisión (vía streaming) para todo el planeta taurino y brindandole oportunidades a algunos jóvenes con posibilidades de despuntar.

El Festejo

En primer turno salió Juan Pablo Llaguno que anduvo entre algunos altibajos con un toro manso de Marrón que se quedaba corto en sus embestidas, pero con el que anduvo dispuesto, aunque con poca fortuna. Tras una faena de larga duración por ambos pitones, no pudo conectar con el tendido, se puso pesado con la espada y terminó escuchando un aviso. 

Con el quinto de la tarde salió a buscar el triunfo contra viento y marea, pero sus buenas intenciones se estrellaron con la debilidad y mansedumbre del astado de Vistahermosa. Hay que anotar que a su astado lo castigaron de más en el caballo y la faena de muleta nunca consiguió entusiasmar. Nuevamente anduvo errático con la espada y escucho dos avisos.

Andre Lagravere “El Galo” es un atleta del toreo, tiene buena planta y hay que reconocer  que ha evolucionado en su concepto. Con el capote y banderillas entusiasmo al tendido, para posteriormente con la muleta estar correcto y solvente ante un toro potable que le regaló sus mejores embestidas por el pitón izquierdo, que fue por dónde llegaron los mejores momentos de su faena. Se volco detrás del acero con total entrega y se llevó una merecida oreja.

Su segundo se despitorro tras el tercio de varas y el público ya no le tomo en cuenta nada de lo que intentó hacer. Fue una verdadera pena, porque el de Vistahermosa demostró calidad y bravura durante toda su lidia a pesar de la aparatosa lesión.

Héctor Gutiérrez dejó durante la tarde algunos destellos de su buen toreo que le sirvieron para cortar una oreja (entre algunas protestas) de su primero tras una estocada defectuosa. Mejor estuvo con el séptimo, pero nuevamente no estuvo certero con la espada y escucho dos avisos. Sin embargo dejó patente sus buenas maneras y el valor seco que atesora. Es un torero al que no hay que perderle la huella.

El primero de Fonseca fue frío de salida, pero fue a más durante la lidia. Sin ser bravo, ya que protestó tanto en el caballo como en banderillas, no se cansó de embestir durante todo el tercio de muleta. Humillando y con movilidad le puso a Fonseca el triunfo en bandeja. Isaac sin estar mal, estuvo por momentos demasiado bullidor. Eso sí se hartó de torear. En fin, puntos de vista. Tras un pinchazo el juez le regaló dos orejas, cuando una era más que suficiente.

Con su segundo Fonseca repitió la dosis y armó la escandalera en el tendido con un toreo basado en la firmeza, pero también en el temple, demostrando que cuando se pone a torear con verdad y seriedad, lo hace muy bien. Precisamente el temple fue la clave para que los naturales de Fonseca calaran hondo en el tendido. El de Vistahermosa tuvo calidad y nobleza, pero no estaba sobrado de fuerza por lo que tuvo que echar mano de todos sus recursos en la parte final del trasteo para mantener la emoción en el tendido. Dejó una estocada entera pero algo trasera, que no tuvo los efectos inmediatos deseados, pero que fue suficiente para que el toro doblara despues de una larga espera en dónde los avisos extrañamente nunca sonaron. Para sorpresa de todos (incluído el propio Fonseca) el juez de plaza que anduvo muy espléndido y distraído toda la tarde, le concedió las dos orejas y el rabo. Un final de festejo demasiado artificial si somos rigoristas, pero lo importante es que el público salió “feliz” o bueno, al menos así lo promueven los legionarios de Don Bull y quizás para ellos esa sea la parte más importante de un festejo taurino.

Ahora vamos a esperar para ver si con estos triunfos, el próximo sábado se mete más gente a los tendidos de la Plaza de Toros “Silverio Pérez”.

Resumen del Festejo:

Toros de Vistahermosa y Marrón bien presentados en líneas generales y de juego variado.

Juan Pablo Llaguno: Silenció tras aviso y pitos tras dos avisos.

André Lagravere “El Galo”: Oreja y silencio.

Héctor Gutiérrez: Oreja con leves protestas y dos avisos.

Isaac Fonseca: Dos orejas y dos orejas y rabo.

Plaza de Toros Silverio Pérez: Menos de media plaza.

Una respuesta a “Segunda Corrida del Serial ¡Si a los toros! de Texcoco: Puerta Grande menor para Isaac Fonseca.”