Fandiño y Mora en la última cita importante del año en Madrid

David Mora

De SOL y SOMBRA

La Feria de Otoño que comienza mañana, jueves, en la monumental de Las Ventas, tiene uno de sus principales alicientes en el mano a mano de los toreros emergentes de esta temporada, Iván Fandiño y David Mora, anunciados el próximo sábado con un encierro de Gavira. Fandiño y Mora son las grandes novedades de la temporada, desde el impulso que ambos tomaron en sus respectivas actuaciones de principio de temporada precisamente en esta misma plaza madrileña.

El palmarés de Fandiño este año en Las Ventas es: una oreja en su primera actuación, a un toro de Carriquiri, en la corrida goyesca «de la Comunidad»; oreja también en una sustitución doce días después en la Feria de San Isidro, a un toro de Montecillo; y nuevo apéndice en la corrida que tenía contratada de antemano en el mismo ciclo isidril, el 2 de junio, a un astado de Cuadri.

Tres orejas para entrar en el circuito de las ferias importantes, en las que creció aún más su amplio crédito. Momentáneamente se frenó esa irresistible ascensión por una cornada grave el 19 de agosto en Málaga. Y aunque reapareció el 2 de septiembre en Ejea de los Caballeros (Zaragoza), hubo de parar otra vez al no estar del todo recuperado, pero dos semanas después en Guadalajara volvió Fandiño a retomar la senda del triunfo.

Lo de David Mora se veía venir por las esperanzadoras actuaciones que había tenido años anteriores también en la monumental madrileña, aunque nunca llegó a materializar el triunfo con corte de orejas. De hecho tampoco redondeó Mora en su única comparecencia en el último serial isidril, el 1 de junio, con la siempre temida divisa portuguesa de Palha, aunque ese día la rotundidad de su estilo le abriría las puertas para otras contrataciones que iban a ser definitivas para su lanzamiento, como la de Pamplona en sanfermines, donde triunfó su estilo de mando y poderío, con corte de una valiosa oreja en una muy seria y brava corrida de Cebada Gago.

A partir de ahí empezaron a llegarle a Mora otras oportunidades, la mayoría para cubrir bajas de toreros heridos, y prácticamente en todas aprovechó para encaramarse a un puesto de privilegio en el escalafón, ya casi con tratamiento de figura sobre todo después de pasar por Madrid el día de La Paloma, el 15 de agosto, cortando una oreja de mucho peso.

Así llegan Fandiño y Mora a una de las citas más importantes del año en Madrid. Dos toreros que hace un año luchaban para abrirse paso en la difícil tesitura del toro grande y el billete chico, son ahora los más esperados por la afición venteña.

La Feria de Otoño anuncia el viernes a «El Cid», Sebastián Castella y Miguel Ángel Perera, diestros cotizados y habituales en los ciclos que conforman el grueso de la temporada, y eso unido al nombre de la ganadería de ese día, El Puerto de San Lorenzo, una de las preferidas por las figuras, hace que el cartel sea de los llamados «toreristas».

En el otro extremo, el domingo, la ganadería «torista» de Adolfo Martín, símbolo de la dureza del toro, para una terna de «legionarios» conformada por Rafael Rubio «Rafaelillo», Antonio Barrera y Serafín Marín.

Y en el prólogo, mañana, jueves, una atractiva novillada con dos nombres que han sonado mucho esta temporada, Víctor Barrio y Francisco Montiel, en los puestos primero y cuarto, respectivamente, del escalafón, mientras que Alberto Durán apenas ha sumado seis festejos y con una sola oreja en su marcador particular. Para los tres, no obstante, sea cual sea su situación, no deja de ser una reválida.

Ahora será lo que Dios quiera, o lo que el toro permita.

Twitter:Twittaurino

Deja un comentario