Opinión Taurina: Plaza México Temporada de Novilladas 2013.

20130704-174046.jpg

Por Óscar López Gamboa.

Una vez más la Monumental Plaza de Toros México, abre sus puertas éste próximo domingo siete de julio, para dar paso a una nueva temporada de novilladas, mismas que de acuerdo al Reglamento del Distrito Federal, deben ser de doce festejos y de ésa manera, la empresa que administra dicho coso y una vez cumplido con dicho estamento; pueda estar en condiciones para llevar a cabo, su temporada otoño-invierno mejor conocida como ¡Temporada Grande!

Desde aquel lejano 5 de febrero de 1946, fecha en que fue inaugurada dicha plaza hasta hoy día, ha sido recinto de temporadas novilleriles en las cuales, han surgido infinidad de jóvenes novilleros que a la postre, muchos de ellos se convirtieron para orgullo nuestro, en grandes figuras de nuestra torería alcanzando algunos, la cima de la tauromaquia mexicana y reconocidos por su cualidades artísticas en los distintos ruedos del mundo de los toros, por dónde a su paso, dejaron una profunda huella.

La Monumental de Insurgentes, como también se le conoce en el ámbito taurino, ha sido y será “Crisol” de toreros tanto mexicanos como extranjeros, del cual han brincado tanto a la fama, como al olvido pues no todos los novilleros que han pasado por el albero de ése “Horno” monumental de concreto, han sobrevivido al golpeteo feroz del marro que de manera incansable, los moldea en el “Yunque” de los sueños y las ilusiones a cada uno para convertirlos a muy pocos en figuras, o bien, terminando con la gran mayoría de esos aspirantes a toreros, arrumbándolos y amontonándolos; entre los escombros del olvido tanto de empresas como de aficionados.

En aquel lejano verano de 1946, se celebró la primera temporada chica como también se le conoce a las novilladas y entonces, aparecerían acartelados los primeros novilleros de la época y que muchos de ellos, cobraron de inmediato fama y prestigio, ante los aficionados capitalinos y de la provincia entre ellos: Félix Briones, quien cortó un rabo el 13 de octubre al novillo “Soñador” de Pastejé Anselmo Liceaga, Luís Solano, Fernando López el torero de “Canela”, Pepe Luís Vázquez mejor conocido como el “Monito Araña” que junto con el novillero peruano Isidoro Morales, cortaron cada uno un rabo en su presentación a novillos de la ganadería tlaxcalteca de Atlanga, Rafael Gil “Rafaelillo”, Rafael Osorno, que saltara a la fama con aquella faena inolvidable en el toreo de la condesa, al novillo “Mañico de la ganadería jalisciense de “Matancillas” años después, se convertiría en subalterno pues, nunca pudo superar aquella magistral faena que hizo a “Mañico” que le valió salir a hombros de los aficionados, del toreo de la Condesa y, poco a poco, se fue perdiendo como novillero; Mario Sevilla, y el malogrado novillero español radicado en nuestro país, Laurentino José López Rodríguez, mejor conocido como “Joselillo”, quien cortó tres rabos en ésa temporada inaugural de novilladas, Nacho Pérez hermano del inolvidable Silverio, Curro Ortega, etcétera.

En ésa primera temporada novilleril, se cortaron siete rabos; por solo dos en 1947, mismos que fueron a dar a la espuerta del mexicano Pepe Luís Vázquez y Edgar Puente torero ecuatoriano. Pero vendría el año de 1948, el más prolífico en triunfos de novilleros en la historia de la plaza México, en el que hacen su aparición y surgen a la fama los famosos “Tres Mosqueteros” comandados por Paco Ortiz como Dartagnan con dos rabos, Manuel Capetillo, dos rabos Chucho Córdoba y Rafael Rodríguez “El volcán de Aguascalientes”, este último él sólo, en ésa maravillosa e inolvidable temporada, se llevó cinco de los diez rabos que se cortaron siendo el décimo cortado por Héctor Saucedo.

Para la temporada de 1949, destacan Paco Ortiz, Fernando de los Reyes “El Callao” y Jaime Bolaños, quienes cortaron un rabo en aquella temporada; luego vendría el año de 1950, donde brilla con luz propia Jorge “El Ranchero Aguilar”, que se despachó con la cuchara grande, cortando tres rabos a novillos de la ganadería tlaxcalteca de “La Laguna” reza el refrán popular, “para que la cuña apriete, tiene que ser del mismo palo” y aquel novillero, era también tlaxcalteca, nacido en la legendaria ganadería de “Piedras Negras”, ubicada en ése taurinísimo Estado de la República Mexicana. La lista es interminable de los novilleros que alcanzaron fama por cortar algún rabo o bien, por indultar a un novillo, en dicha plaza.

También cobraron fama y prestigio ya fuera por sus buenas maneras de interpretar el toreo con clase y finura, así como los que por su valentía y espectacularidad para torear alcanzaron notoriedad, reconocimiento y cariño por los aficionados de aquella época, entre los que con humildad me considero entre ellos: Alfredo Leal, Antonio del Olivar, Amado Ramírez “El Loco”, Joselito Huerta, Juanito Silveti, Luciano Contreras hijo, Feliciano “Chano” Ramos, Gabino Aguilar, Felipe Rosas, Jaime Rangel, Manolo Martínez, Mauro Liceaga, Eloy Cavazos, Curro Rivera, Antonio Lomelín, Jesús “Chucho Solórzano hijo, Mariano Ramos, Rafaelillo, Guillermo Montero, Rodolfo Rodríguez “El Pana”, Valente Arellano, Manolo Mejía; la lista es prácticamente interminable y por cuestión de tiempo y espacio, no me es posible, mencionar a todo aquel universo de jóvenes novilleros que cargados de sueños hermosos y esperanzas fincadas en el éxito, tuvieron la dicha de haber toreado en la Plaza de Toros México.

Vaya desde aquí mi reconocimiento, admiración y respeto a todos ellos pues, dejaron sus nombres escritos para siempre, en las páginas gloriosas de aquella PLAZA.

Como dato estadístico haré referencia de los rabos cortados e indultos concedidos a novillos, en la Monumental Plaza de toros México, desde su inauguración, hasta la fecha: Rabos cortados 47, el último fue el 8 de noviembre de 1987, al novillo “Don Coyo”, de la ganadería Jorge Hernández Andrés; por Alberto Galindo “El Geno” ; Novillos Indultados 14, siendo el último el 6 de julio de 2008, de nombre “Gordo”, de la ganadería Medina Ibarra, por el novillero Sergio Lejarza. El 3 de agosto de 1997, el novillo “Feligrés” de la ganadería Venta del Refugio, fue indultado por el único novillero español que lo ha hecho en dicho coso él fue: Julián López “El Juli”.

Es todo por hoy y hasta la próxima, sí el Divino Creador lo permite.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s