OPINIÓN: El toreo, una mafia sin competencia

Ivan Fandiño en la Feria de Bilbao. FERNANDO DOMINGO-ALDAMA.

Por Antonio Lorca.

El torero Andrés Roca Rey sufre una seria voltereta en Málaga y se ‘cae’ de la feria de Bilbao. El cartel queda en un ‘mano a mano’ entre López Simón y José Garrido por imposición del primero y la posterior e inexplicable aceptación de la Junta Administrativa. Se cerró, así, el paso a otro torero joven -caso de Javier Jiménez, reciente triunfador en Las Ventas-, y el público, lógicamente, expresó su malestar.

El rejoneador Diego Ventura aún no ha debutado en los Sanfermines por decisión expresa de Hermoso de Mendoza, que manda en aquella plaza, ante el silencio culposo de la Casa de Misericordia.

Enrique Ponce, figura indiscutible, lleva años lidiando inválidos y demostrando que es un perfecto resucitador de muertos vivientes.

El Juli, otro torero que ha alcanzado la gloria por méritos propios, está encasillado en un encaste bondadoso y tullido que le permite mantenerse con comodidad en las alturas.

José Tomás, un diestro de leyenda, goza de unas rentables vacaciones. Erigido en fenómeno social, huye con descaro de la exigencia, y hace caja, (¡y qué cajas!), ante corridas muy escogidas en plazas sin responsabilidad.

No son más que cinco ejemplos, pero el toreo actual está plagado de casos como estos. Y de todos ellos se pueden entresacar dos conclusiones y una causa. Las primeras: por lo general, las corridas son un pestiño, y, en consecuencia, el público abandona las plazas.

La feria de Bilbao ha sido un desierto; en presencia de las figuras más reconocidas y con los toros más comerciales, las entradas no vendidas se han acumulado en las taquillas. El mismo caso se ha producido en la reciente feria de Almería. Madrid es un dolor cada tarde, y esta es la tónica habitual en todos los ciclos taurinos que se celebran en este país. La verdadera noticia es una plaza llena. Y lo más curioso, -también lo más preocupante-, es que no sucede nada. Nadie se da por aludido. Está demostrado que las figuras no interesan, pero continúan en el palmito. Fracasan las empresas, pero ahí siguen. El toro está desaparecido, pero no importa.

¿Qué ocurre, entonces? (La causa)

Ocurre que el toreo es una mafia, un grupo organizado para la defensa de sus intereses sin demasiados escrúpulos, que actúa al margen de sus clientes, a los que engaña y decepciona tarde tras tarde. Por eso, la gente no va a las plazas, porque está cansada de mentira y aburrimiento.

Una mafia cerrada a cal y canto que impide la necesaria revolución y el paso a los nuevos toreros. Y cuando alguno consigue entrar porque se le considera beneficioso para el sistema, se convierte en el peor enemigo de sus compañeros aspirantes. Por esta razón, entre otras, es tan difícil que los jóvenes triunfen. Si ser figura ya es más difícil que alcanzar el papado de Roma, el asunto se complica si el sistema obstaculiza y cercena los sueños de los que llegan. En dos palabras: que el negocio es de cuatro, y ya se esmeran en que no aumente el número de los que se reparten los beneficios. Por eso, los carteles son siempre los mismos, interesen o no a los públicos.

Además, el sector taurino no conoce la competencia en el sentido comercial del término. No existe regulación del mercado que promueva la ‘competencia justa’ entre los toreros y los obligue a un esfuerzo para conseguir el mayor número de clientes.

El toreo es un monopolio de cuatro figuras y cuatro empresas que imponen toros y compañeros. Abusan de su posición dominante y ofrecen a los clientes un producto que, a la vista está, solo interesa a los que se benefician de él. Vamos, que si el toreo fuera algo serio, no se le permitiría a José Tomás anunciarse en plazas de segunda con toretes de amable condición, del mismo modo que el Real Madrid no juega con el Alcantarilla C.F.

Por todo ello, -y por fuertes razones políticas y animalistas-, la fiesta de los toros desaparecerá más pronto que tarde. Pero no sucederá tal cosa por imposición de los que mandan, sino por la desidia de los que pagan.

Y todo ello sucede con la cooperación necesaria de unos periodistas -aquí nos incluimos todos- empeñados en cuidar, proteger y preservar la fiesta de los toros, y, en consecuencia, ocultar sus pecados.

El periodista, ya lo dijo el crítico Alfonso Navalón, “no debe erigirse en publicista del sistema”, ni en agradador de toreros, empresarios y ganaderos, ni en besamanos de todos ellos. El periodista debe buscar la verdad y contarla. Sin más.

¿Sufriríamos los anodinos carteles, los toros tullidos, las acomodadas e insulsas figuras y los dislates y profundas injusticias del mundo del toro si existiera una clase periodística comprometida y exigente con la fiesta?

Muy pronto, la fiesta de los toros será historia, y serán muchos los que, entonces, lamentarán su desaparición.

Pocos, sin duda, se acordarán del gravísimo daño infligido por la mafia del toreo, por ese reducido, compacto, rancio, viejo, inmovilista y egoísta grupo de taurinos que se reparte las migajas de un negocio condenado por ellos a muerte.

Quizá, entonces, López Simón lamente su oposición a ofrecer una oportunidad a un compañero; quizá, Hermoso de Mendoza recuerde a Ventura; quizá, Ponce caiga en la cuenta de que una retirada a tiempo es una victoria y muchos puestos libres para los jóvenes; quizá, El Juli entienda entonces que no se pueden lidiar borregos todas las tardes; y algunos empresarios comprendan, de una vez, por qué cada vez se vendían menos entradas. Quizá, a José Tomás le remuerda la conciencia de no haber ejercido el liderazgo para el que nació, y por haber aprovechado su leyenda para ganar mucho dinero fácil en circunstancias poco exigentes.

Quizá, entonces, este periodista se deba confesar de no haber sido más responsable y comprometido. Pero ya nada tendrá solución.

Fuente: El País.

1 comentario »

  1. Señor Lorca, usted utiliza cinco ejemplos para demostrar lo “podrido” que está el mundo del toreo. Y podrido está, en efecto, pero por culpa de la mayoría de periodistas que cambian de opinión como veletas, desde la comodidad de una confortable butaca, según quién les haga un favor -económico, un reconocimiento, …-, en su mayoría, ya que lo que ellos dicen es lo que cala en el lector y público que acude a las plazas. Podrido está en los despachos, donde los apoderados y los empresarios contratan corridas, mirando cada uno en beneficio propio, casi más insensible una empresa que un mentor, ha que éste debe mirar por su torero. Donde no está podrido es dentro del ruedo, donde un hombre va a jugarse su vida, única y exclusivamente por amor al arte, ya que, como demuestran, muchas veces donan sus honorarios a causas benéficas.
    Usted habla de cinco toreros. Yo iré también analizándolos a esos solamente, por el orden que usted ha elegido: empieza con un tema que ha estado muy de moda estos días, pero, tras la intervención de López Simón este domingo en el programa de Manolo Molés, ya se aclaró todo y ya nadie habla de eso. El matador explicó lo que ocurrió, pero como noto que no se ha enterado, se lo explicaré: el torero termina su tarde en Almagro, donde cortó dos rabos, y se fue directo a Bilbao, ajeno a toda clase de insultos que contra él se dijeron. Sólo conocedor de que iba a torear un mano a mano con Garrido, ante la baja de Roca Rey, se presenta en Vista Alegre, en su segunda tarde, en medio de una sonora pitada, dirigida especialmente hacia él, ya que esa calumnia –creada por un enemigo, cuya única intención era hacerle daño, como los envidiosos hacen con los que pueden llegar a ser más que ellos-, que dice que él personalmente vetó a cualquier otro compañero, especialmente Javier Jiménez, que usted sigue creyendo, caló también en un público frío, que, conjuntado con otras adversidades provocaron en el matador, que no deja de ser un muchacho, un ataque de ansiedad. Le recuerdo que a principios de año, cuando Roca Rey era un completo desconocido en España como matador, fue Alberto quien le tendió la mano, y toreó un mano a mano con él en Castellón. También él ha toreado múltiples veces con José Garrido, y sigue ayudando cuando puede a los toreros que empiezan. Estos días se ha comentado que el camino a la posición actual que posee López Simón fue rápido, ya que se le abrieron todas las puertas. Falso totalmente: tomó la alternativa en 2012, y desde ese año hasta el 2015, donde abrió dos veces la Puerta Grande de Madrid, fue un largo camino, y duro para el torero. Tan duro o más como los que ahora están sufriendo otros que le critican. Es de los toreros más generosos para con sus compañeros, los jóvenes y las figuras. Ahora mismo, lo habitual para ser un número uno en cualquier actividad, es utilizar malas artes. Sin embargo hay extraños casos que lo consiguen sin rebajarse, simplemente por que es bueno en lo suyo, un número uno. Él está demostrando que lo es, aunque le queda recorrido aún.
    Respecto a Hermoso de Mendoza, sólo decir Ventura tampoco es un cúmulo de virtudes, puesto que también veta, igual sino más que Pablo; amén de que personalmente deja mucho que desear en comparación al navarro, que realmente ha revolucionado el rejoneo, como lo conocemos ahora.
    Es muy cierta su presentación sobre Enrique Ponce, torero de época, historia viva del toreo. Le sirven todos los toros, de cualquier ganadería, para hacer una gran faena. Lo ha hecho durante estas 27 temporadas con toros buenos, medianos o malos. Tiene cifras que nadie podrá igualar, entre ellas, es el torero con mayor número de indultos. Siempre ayuda a sus compañeros, como es conocido por todos, habiendo dado también un número astronómico de alternativas. Actualmente no aburre al aficionado, sino más bien es un aliciente para éste al ir a las plazas. Cada tarde que torea es un regalo, ya que además lo hace cada día mejor. ¡Menudo mes de agosto ha hecho! Y sigue teniendo la misma afición que cuando tomó la alternativa. Sinceramente, me da pena que teniendo a este monstruo delante, no lo aproveche mientras nos dure. Quizá, en un futuro, usted sí se de cuenta de que vio a una leyenda, y no supo apreciarlo. En cada plaza que pisa, siempre alguien del público le grita ¡No te retires nunca!. Personas que entienden de toros (o que tienen ojos en la cara, simplemente). En todo caso, Ponce no quita puestos, los da ayudando a los que empiezan, le reitero. Le falta sensibilidad, supongo…
    El Juli es una figura por méritos propios, porque se lo ha ganado, habiendo matado varias corridas duras, como algunas de Victorino. Y utilizar un momento bajo de esta figura, -ya sea por la presión de verse entre el maestro Ponce y los nuevos, o por haber sido el número uno tantos años-, demuestra qué talla de aficionado es usted. Digno heredero de su antecesor…
    Quizá José Tomás hace todas estas extravagancias que estamos viendo, porque no es un número uno, ni tiene toreo ni personalidad para serlo. El tema de JT también ha estado muy de moda, pero como usted no ha estado estos meses en la Tierra, de nuevo se lo explicaré: aunque haya gente que no se quiere enterar, son ya muy conocidas las malas artes que utiliza el torero, y sobretodo las de su apoderado. Él torea sus cuatro tardes, siempre sin televisiones posibles, y habiendo hecho firmar a los periodistas un documento en el que se expresa que no se pueden grabar más de tres minutos la actuación de su “leyenda”; y que cada artículo sobre el de Galapagar, o las crónicas deben ser antes de su publicación leídas por el equipo del matador. Parecen medidas sólo dignas de un Corleone… Además de todo esto, cobra más que nadie, paga más que nadie a los medios de comunicación, y tiene una obsesión insana con Enrique Ponce, torero que sí es, ha sido, y seguirá siendo un número uno, ya que durante varias temporadas toreó más de 100 corridas al año. Y tiene esa obsesión, porque él sabe que no puede con el de Chiva. Sólo que se le está volviendo en su contra, ya que se ha dado a conocer la última jugarreta del madrileño, en la feria de Valladolid, pidiendo que echaran a Ponce de la misma, para torear él sus dos tardes. Las de Valladolid, no las de Bilbao o Madrid. A ver si este público también expresa -lógicamente en este caso, y no de forma injusta-, su malestar contra este torero que sí hace vetos reales. Aunque tengo la extraña sensación de que no será así. Qué cosas…
    Lo que usted está haciendo es hacer mayor un problema que siempre ha estado ahí, conocido por todos, pero en estos momentos sacar estos intríngulis taurinos da mucho que pensar de su “taurinismo”… Al igual que sus afirmaciones sobre el final de la Fiesta: la Fiesta acabará el día en el que ningún niño toree con una muleta de juguete, o un chaval tenga el valor suficiente como para ponerse delante de un animal de 600 kilos. Ese día sí acabará. Hasta ese momento, ni animalistas ni demagogias podrán con ella, ya que además los aficionados estamos respondiendo. La noticia de este San Isidro ha sido el día que no se colgó el cartel de “no hay billetes”, porque estaba siempre. ¿La entrada de Sevilla, Santander, Pamplona, Valencia,… cada tarde la considera mala? Este año ha habido una gran entrada en éstas y en todas las plazas españolas, no porque sea mi opinión, sino porque los datos lo demuestran. Y porque en una feria, que además es televisada por TorosTV, no estén todas las localidades vendidas, no es como para decir que los Toros no interesan. Ahora está surgiendo con mucha fuerza una nueva generación de jóvenes. Ahora más que nunca se ve a muchísimos muchachos en las plazas, en las salidas a hombros de sus dioses. No sé en qué plazas ha estado este año, pero en las mismas que yo no, desde luego, ni en las mismas de las que después dan los datos. Le reitero, que usted se denomine aficionado a los toros da mucho que pensar, de su afición y de su amor a este bello arte, y de los que están de acuerdo con usted. Airear esto en los tiempos que corren, poniendo en la diana a estos últimos héroes que además crean arte, dicen muy poco de su afición a la Fiesta Nacional. Limpie antes su casa, y luego ya critique la ajena.

    Alicia Peñarrubia Velarde

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s