La nueva colección de Alta Costura de Schiaparelli fusiona el arte con la cultura taurina.

De SOL y SOMBRA.

Daniel Roseberry ha hecho de la Tauromaquia el punto de partida para la colección de Alta Costura que acaba de presentar.

Este cóctel casi explosivo se ha traducido en una propuesta que remite a la estrecha relación del ADN de la casa con la cultura española. Los referentes de Elsa Schiaparelli no se limitan al surrealismo de Dalí: el mundo taurino fue una de las alusiones más reiteradas en esa Europa al borde de la Segunda Guerra Mundial que evoca Roseberry en esta colección, cuyo nombre precisamente es “The Matador”.

Para la colección de Alta Costura de verano de 1940, la diseñadora presentó un par de chaquetas bolero en azul y rosa, ilustradas por Leonor Fini, que incorporaban bordados negros, muy al estilo de las chaquetas de torero. Roseberry profundiza en esas chaquetas deconstruyéndolas, llevándolas a su propio terreno y añadiéndole otros detalles, como las redecillas de goyesca.

Estas chaquetas de torero también evocan a Christian Lacroix, otra de sus inspiraciones, que el propio couturier presentó en la colección de Alta Costura de Schiaparelli en otoño de 2013. Pero no todo se queda en la arena del ruedo: afloran homenajes a las colaboraciones más artísticas de la casa italiana, como aquel abrigo que hizo Elsa junto al artista Jean Cocteau y la casa de bordado Lesage en 1937.

Con información de Vogue.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s