Las plazas de toros que han dejado huella en #Querétaro

Querétaro se ha caracterizado por su afición a las corridas de toros o la también llamada “fiesta brava”, desde la época colonial, como lo refiere el libro “El Querétaro del Ayer”, escrito por Carlos Manuel García Alcocer, donde narra que la primera plaza de toros en la capital fue la llamada “Plaza Grande” o “Plaza San Francisco”, que se encontraba ubicada en lo que hoy es el Jardín Zenea y fue construida, para celebrar importantes acontecimientos en la ciudad.

La Plaza Grande festejó con un festejo de toros la llegada del agua a Querétaro, por el acueducto en 1738.

Ahí se hicieron varios eventos para recaudar fondos para la construcción de la Alameda en 1797. Este lugar que era de madera duró 170 años funcionando.


En 1830 se inauguró la plaza “Huaracha” o también conocida como “Tauromaquia”, que se encontraba en lo que hoy es Zaragoza y Vergara, su construcción ya fue hecha de adobe y madera.

Con el pasar de los años fue edificada la primera plaza de toros, hecha de mampostería. La Plaza Occidente, como se le llamó se encontraba ubicada en lo que hoy son las calles de Quintana Roo y Avenida del 57 y fue construida en 1870 por Don Silvestre Méndez y derrumbada en 1903.

Y entonces llegó la famosa Plaza Colón que en 1894 inicio su construcción, en donde hubo algunas corridas menores en sus inicios para posteriormente ser cerrada y concluida en 1906.

Según el historiador Manuel de la Llata, este espacio es de los más recordados ya que en ella se presentaron Fermin Espinoza “Armillita”, Carlos Arruza y El Calesero entre muchos más.

La Plaza Colón fue demolida en 1961 ya siendo una tradición queretana la famosa corrida de navidad, por está razón un grupo de aficionados no queriendo pasar por alto la festividad de 1962, construyeron una plaza improvisada, junto a la Parroquia de Santiago (Próspero C Vega, esquina 16 de Septiembre), la cual fue todo un éxito teniendo como figuras del cartel inaugural a Alfonso Ramírez “Calesero” y Manuel Capetillo, amenizado el evento el cantante de la época Pedro Vargas.

La afición durante el festejo levantó una manta pidiendo la construcción de una nueva plaza y fue ahí donde el empresario Nicolás González Jáuregui, se comprometió a construir una plaza digna y a la altura de la afición queretana. Y ese día finalmente llegó un 22 de diciembre de 1963, cuando se inauguró la Plaza de Toros Santa María de Querétaro, icónico recinto en donde han actuado grandes figuras del toreo como Manolo Martínez, Paco Camino, José María Manzanares, Morante de la Puebla y Miguel Espinosa Armillita Chico entre muchos otros.

Hoy ante la noticia de su venta y probable demolición, existe un dejo de nostalgia y tristeza pues la Santa María es un referente de Querétaro, que a punto de cumplir 59 años, ha marcado a muchos queretanos, tanto en lo profesional como en los lazos familiares y afectivos que guardan sus callejones, sus muros y andanadas.

Con información de El Diario de Querétaro.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s