La Fiesta Está Viva: ¡Vamos ya!

Miguel Aguilar, fino novillero de excelsas formas y concepto, así como de inmenso potencial.

El 31 de diciembre, La Plaza México no pudo tener mejor mensaje y deseos a los aficionados para el 2022 que anunciar ocho festejos taurinos.

Por Rafael Cué.

Cada fin de año lo mismo: parabienes, buenos deseos, propósitos por cumplir, hábitos por cambiar, dieta, lectura, ejercicio, etcétera, etcétera. Poco nos dura a la mayoría este ánimo que invade el cuerpo cuando el último sol del año comienza a esconderse. La rutina pronto nos envuelve y salvo en contadas ocasiones la vida sigue igual, diría el buen Julio.

El 31 de diciembre, La Plaza México no pudo tener mejor mensaje y deseos a los aficionados para el 2022 que anunciar ocho festejos taurinos: cinco corridas de toros y tres novilladas para arrancar el año y conmemorar el aniversario 75 y 76 de la plaza más grande del mundo.

De inmediato los grupos de WhatsApp formados por taurinos y aficionados se llenaron de comentarios, ilusión y deseos de que llegue el día, los toros embistan y nos veamos de nuevo en el coso de Insurgentes.

Como es natural, los sabios del toreo también hicieron acto de presencia en redes criticando hasta lo incriticable, que por qué uno y no otro, que dónde está fulano, que por que no torea merengano, que si toros de este, que si toros de aquel. Todos tenemos un arquitecto dentro, un diseñador y un empresario taurino; se vale hacer carteles, comentarlos, proponer sobre mesas de tertulia combinaciones que a nosotros nos parezcan las mejores. En el toro y en la vida lo que hay… es lo que hay y el resto es jugarle al listo.

Lo cierto es que los resultados de la temporada de reapertura fueron magníficos, el público hizo grandes entradas y eso es realmente el éxito del cierre de año: la asistencia de espectadores. La Fiesta la mantiene el público que es quien manda. Cuando el empresario de cualquier plaza se convierte en el apoderado del público, surge química positiva, cuando las cosas se hacen de buena fe, la gente lo percibe y lo refleja en el ambiente durante el festejo.

El público, donde se incluyen todos, los aficionados, los sabios, los eventuales, los sobrepositivos, los amargados, los chuflas, los profesionales, los que no se enteran, los que se enteran, a los que les gusta, a los que no les gusta, quien por más que intenta no lo siente, quien vibra y llora incluso la primera vez que va a una plaza. La democracia en pleno, opiniones encontradas con respeto, la mezcla de clases que forman al gran público que en La México es de sensibilidad superior, de entendimiento, ¿y cómo no? hasta de divertimiento.

Rescato tres lecturas formidables y esperanzadoras para que el “sistema” taurino se aleje de viejos vicios y genere la mayor justicia taurina posible, la que se gana con espada y muleta.

Me refiero en orden cronológico de festejos: a la alternativa de Juan Pedro Llaguno, que apenas en diciembre llegó a su novillada casi como una última llamada, el toro y el destino le tenían una prueba rotunda, un gran novillo de Caparica con el que soñó el toreo, cautivó a todos y se ganó una alternativa de categoría.

El siguiente hecho es la alternativa del hidrocálido Miguel Aguilar, fino novillero de excelsas formas y concepto, así como de inmenso potencial. El día del aniversario, el sábado 5 de febrero, se hará matador de toros de manos de la máxima figura del toreo, Julián López “El Juli” y como testigo el artista queretano Octavio García “El Payo” ante astados de San Miguel de Mimiahuápam y Begoña. Cartel de tronío, fecha histórica para un torero que tiene absolutamente todo para ser figura.

Al día siguiente, confirmará su reciente alternativa, Héctor Gutiérrez, quien triunfó con fuerza en Guadalajara el día de su doctorado hace apenas unas semanas. El mensaje es claro, el futuro lo garantizamos con el presente, con la apuesta a los jóvenes combinados con las figuras. Madurez y experiencia contra ilusión y hambre de ser.

Otro hecho relevante es la celebración del centenario de Rancho Seco, hierro tlaxcalteca que abraza seis generaciones dedicadas al toro.

La mesa puesta, el menú atractivo y las ganas de vivir la Fiesta como ha demostrado la gente es enorme, por lo que es deber de todos mantener esta inercia positiva, el amor a la Fiesta y la mejor manera de defenderla ante los absurdos y cobardes ataques de políticos corruptos y mediocres es haciendo grandes entradas.

Deseo amable lector seguirnos encontrado cada semana, que tenga usted salud y trabajo, que el toro número 22 que comenzamos ya a lidiar sea de gloria y triunfo para todos.

Publicado en El Financiero

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s