ARLES Ultima Corrida de Feria: Victorino Martín, casta y emoción.

De SOL y SOMBRA.

Pese a la lluvia que caía antes de comenzar el festejo, tanto Fernando Robleño como Javier Castaño decidieron echar adelante. Y la verdad es que mereció la pena, ya se pudo ver lidiar una corrida de Victorino Martín que aunó casta y emoción y que enlotó un gran toro, el segundo. Completo en todos los tercios y que marcó el devenir del festejo.

Frente a los Toros de la ‘A coronada’, dos toreros que de haber estado más acertados a espadas podían haber cortado varias orejas. Sin embargo gustó el momento de madurez y poso que demostró Fernando Robleño que dejó los mejores muletazos del festejo.

Un Fernando Robleño que siempre ganó la acción al primero, un toro exigente que acabó a menos durante su lidia. Se empleó en varas el tercero, que humilló en todos los tercios.  Pinchó antes de que se repitiese la historia con una estocada final que viajó a los bajos.

Otras hechuras trajo el quinto, más anchó de sienes y más vareado de carnes. Empujó con clase en el caballo pero llegó a la muleta de Fernando Robleño embistiendo descompuesto y perdiendo las manos. Media estocada en buen sitio tumbó al toro.

Hasta cuatro veces entró el segundo ‘victorino’ al caballo, la primera al relance y las últimas tres arrancándole de lejos, propiciando ver torear a caballo a Alberto Sandoval, que cuajó un gran tercio de varas. Buen toro, siempre a más, embistiendo con casta y buen son al que Castaño no acertó a matar por arriba.

El cuarto tuvo más emoción y movilidad que entrega en sus viajes. Lució a caballo Tito Sandoval. Dio distancias siempre Javier Castaño al toro de Victorino, sin embargo está vez no término de haber conjunción entre toro y torero.

Subió enteros la actuación de Javier Castaño con el sexto, otro toro exigente al que el salmantino plantó cara con firmeza de plantas para ir extrayendo tandas de muletazos largos, especialmente en las postreras que hilvanó al natural. Pero una vez más, falló a espadas.

Ficha.

Plaza de toros de Arles, cuarta y última corrida de la Feria de Pascua 2013 con entrada floja en tarde lluviosa. Se han lidiado 6 toros de Victorino Martín desiguales de presentación, pero de interesante juego. Destacó el segundo de nombre Dirigible. 

Fernando Robleño, ovación, ovación y ovación y Javier Castaño, ovación, ovación y aplausos tras aviso. La cuadrilla de Castaño destacó en el cuarto.

Twitter @dsolysombra

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s