OPINIÓN: López Simón: ¿el próximo revolucionario del toreo?

Por Ángel Conejo.

Lo escribí el pasado mes de Julio tras su apoteósico triunfo en Pamplona: López Simón, torero de sello caro. Muy pocos postulados más se pueden agregar a la pedagócica y soberbia crónica de José Antonio del Moral sobre la tarde firmada por Alberto en Las Ventas. Épica y heroicidad. Gesto y gesta. Hombría, raza y desnuda verdad al servicio de una gloriosa expresión artística: el  toreo. La sangre vertida como moneda de cambio para alcanzar su cenit: La sublime apoteosis de acariciar el cielo con la suave yema de los dedos. Recordé en su salida a hombros una frase del MAESTRO fallecido MANZANARES cuando cruzaba a hombros el umbral de la Puerta Grande del coso murciano una tarde retransmitida por TVE. “Solo DIOS está en estos momentos por encima de mi”. No recuerdo el año. Era un chaval con diez u doce. La frase se me quedó impertérrita en la memoria `per semper’.

Esa misma sensación. E incluso esa misma frase pudo pasar por la mente de López Simón. Con el muslo desgarrado y su alma henchida de gloria. Tres tardes en la catedral del toreo: Tres Puertas Grandes. Dos con sus muslos partidos. La otra con su cabeza preclara y los cojones de un torero con grandeza para resolver con capacidad y exponer con convicción ante un lote medido de raza y poder de Las Ramblas.

Que a nadie se lo olvide. Sus triunfos se han fraguado con toros sin grandes condiciones. Argumento impepinable para ensalzar aun más su epifanía madrileña. El VALOR sereno. Seco y natural. Para interpretar el toreo enganchado, ligado, sin brusquedades, economizando los movimientos y describirlo con verticalidad y naturalidad. Pensar delante y ejecutar sin vacilar. Con acierto. Ceñido y profundo. Y resolver ante las dificultades.

Una amalgama de notables virtudes que elevan a L S  a poder izar la bandera del último revolucionario del toreo moderno. Una afirmación muy contundente por este humilde aficionado que  observa ensimismado y con pasión las condiciones de un torerazo ENORME. Un artista con visos de marcar una época en la reciente historia del toreo. Con condiciones y dones suficientes para revolucionar el patio. Para reventar las taquillas en la próxima temporada. Para provocar a los gallos del corral. Para inyectar grandes dosis de adrelanina e ilusión a una Fiesta atacada por hipócritas e insuficientemente defendida por sus defensores. Un huracán de aire fresco. Un torbellino arrollador. Un presente revolucionario. Un loco muy sensato. Un vivificador para el espectáculo. Para la Fiesta Brava. Para el TOREO.  Como esa mitica frase con sabor a sentencia en la histórica película de ‘LOS DIEZ MANDAMIENTOS`.

….’Que así se escriba y así se cumpla….

Fuente: http://www.detorosenlibertad.com/?p=48598

3 Comentarios »

  1. Un tanto prematuro y apasionado el señalamiento de quien escribe el tema de López Simón, pues, apenas inicia su carrera y a la fecha está llena de triunfos y también de heridas por los toros y hay que recordar qué el valor y entrega de un torero, se van por las heridas causadas. Ojalá y que así no sea con este torero que va para figura grande.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s