Falacias de la ONU con respecto a la tauromaquia.

De cómo el organismo multinacional se presta al juego del lobby prohibicionista.

Por Enrique Macias.

LA ONU ES POPÓ…

La frase anterior ha sido repetida hasta el cansancio por el comunicador Esteban Arce en su espacio radiofónico. Cada vez que este comentarista y sus compañeros de programa sueltan al aire dicha frase, explican el porqué de la misma de la siguiente manera, palabras más, palabras menos: «la ONU es sumamente timorata para entrar en acción en regiones en donde la paz se encuentra seriamente amenazada, en países que se encuentran en guerra, o en contra de regímenes totalitarios que atentan seriamente contra la dignidad de la población; mientras que en países como Mexico, su amplia burocracia emite declaraciones pomposas, durante ostentosos desayunos, muy quitados de la pena, dándose aires de intelectuales y de superioridad moral».

En México, el sistema educativo nos ha hecho crecer con la idea de que la Organización de las Naciones Unidas es el ente que cuida la paz mundial, que vigila que los países del orbe coexistan en sana armonía, y cuyos organismos (FAO, UNESCO, etc.) dictan las mejores recetas para que la humanidad entera viva de la mejor manera. En este sentido, los mexicanos tomamos todo estudio, comunicado, exhorto o recomendación proveniente de dicho organismo como una verdad absoluta. Aprovechando lo anterior, el frente amplio en contra de la tauromaquia – grupos de fundaciones apoyadas por grandes corporaciones multinacionales, que aunque no se encuentran formalmente asociadas, actúan como si lo estuvieran – ha cooptado a uno de los organismos la ONU – el Comité de los Derechos del Niño – para que emita recomendaciones dirigidas a los gobiernos de los paíes en los que la Fiesta Brava se lleva a cabo, sugiriendo que les sea prohibido a los niños todo contacto con la tauromaquia. Recientemente – la semana anterior para ser preciso – la vicepresidenta del mencionado «Comité de los Derechos del Niño de la Organización de las Naciones Unidas» la ecuatoriana Sara Oviedo Fierro, solicitó que los legisladores mexicanos emitan leyes que eviten que en México, los niños participen siquiera como espectadores, en actividades taurinas. Simultáneamente, un comunicado similar ha sido dado a conocer en Perú.

El exhorto de Oviedo Fierro cita el documento emitido por el mencionado Comité de los Derechos de los Niños de la ONU titulado «Concluding observations on the combined fourth and fifth periodic reports of Mexico» (Observaciones finales sobre los reportes periódicos cuarto y quinto de México consolidados). El documento citado puede descargarse haciendo clic aquí

En este documento sólo se cita a la tauromaquia en dos párrafos de los 78 de los que consta. Éstos se mencionan en el apartado: «Freedom of the child from all forms of violence» (Derechos de los niños a una vida libre de toda forma de violencia). El párrafo número 31 menciona lo siguiente:

  1. While welcoming the GARCA(1) provisions providing for the adoption of legislation and policy, at federal and state levels, to prevent, address and sanction violence against children, the Committee is concerned about the effective implementation of these provisions and that extensive impunity prevails for violence against children. It is also particularly concerned about:Aunque el Comité acoge con satisfacción los contenidos de la LGDNNA en relación con la aprobación de legislación y políticas en los niveles federal y estatal para prevenir, atender y sancionar todo tipo de violencia contra niñas y niños, le preocupa la efectiva implementación de estos contenidos y la prevalencia de la impunidad frente a casos de violencia contra niñas y niños en el país. Además, el Comité está preocupado de manera particular por:

(d) The physical and mental well-being of children involved in training for bullfighting, and performances associated with it, as well as the mental and emotional wellbeing of child spectators who are exposed to the violence of bullfightingEl bienestar mental y físico de niñas y niños involucrados en prácticas para la tauromaquia, así como en actuaciones asociadas a esto, así como el bienestar mental y emocional de los espectadores infantiles que son expuestos a la violencia de las corridas de toros.

  1. In the light of its general comments No. 8 (2006) on the right of the child to protection from corporal punishment and other cruel or degrading forms of punishment and No. 13 (2011) on the right of the child to freedom from all forms of violence, the Committee urges the State party to adopt, at federal and state level, comprehensive laws and policies to prevent and sanction all forms of violence and protect and assist child victims. The State party should also:A la luz de su observaciones generales N° 8 (2006) sobre el derecho del niño a la protección contra los castigos corporales y otras formas de castigo crueles o degradantes y N° 13 (2011) sobre el derecho del niño a no ser objeto de ninguna forma de violencia, el Comité insta al Estado a adoptar, a nivel federal y estatal, leyes y políticas integrales para prevenir y sancionar toda forma de violencia y proteger y asistir a niñas y niños víctimas. El Estado debe además:

(g) Adopt measures to enforce the prohibition regarding the participation of children in bullfighting training and performances, as a worst form of child labour and take measures to protect them in their capacity as spectators and raise awareness of the physical and mental violence associated with bullfighting and its impact on childrenAdoptar medidas para hacer cumplir la prohibición en lo relacionado a la participación de niñas y niños en el entrenamiento y actuaciones en corridas de toros, como una de las peores formas de trabajo infantil, y tomar medidas para proteger a niñas y niños en su capacidad de espectadores, creando conciencia sobre la violencia física y mental asociada con las corridas de toros y el impacto de esto sobre niñas y niños.

En el documento arriba referido, la ONU asume como un hecho probado e irrefutable que las corridas de toros son un espectáculo sumamente violento del que hay que mantener alejados a los niños a como dé lugar; sin presentar prueba alguna. El Comité de los Derechos de los Niños de la ONU asume en base a los prejuicios de sus integrantes -o por encargo de algunos cabilderos – que, como la mayoría de la población anglosajona cree, la tauromaquia es un espectáculo sumamente nocivo para la niñez. Sin embargo, al ser oficial y supuestamente vinculatorio el documento referido en los párrafos anteriores, debió obtener conclusiones siguiendo el método científico, y presentar sus conclusiones en base a estudios que así lo demuestren. En dicho escrito no se encuentra ninguna referencia, cita, nota al pie ni nada parecido que mencione en qué se basaron los integrantes del comité redactor a comparar el hecho de llevar a un niño a la plaza de toros con el hecho de someterlos a torturas, trabajo infantil, abandono y demás vejaciones aludidas en dicho informe. Es decir: por sus pistolas y prejuicios, los integrantes de dicho comité de la ONU juzgan, condenan y sentencian a la tauromaquia.

Podría entenderse que los párrafos arriba transcritos hayan sido redactados con el fin de evitar que algunos niños sean forzados por sus padres a practicar la tauromaquia, o para dotar a los padres de los niños que deseen dedicarse a la tauromaquia de armas para oponerse a la decisión de sus vástagos. Sin embargo, el documento menciona que la sola contemplación de la tauromaquia por parte de los niños y adolescentes es de suyo contraria a su sano desarrollo mental y emocional.

ESTUDIOS ALUSIVOS A LA PARTICIPACIÓN DE LOS NIÑOS EN CORRIDAS DE TOROS

A pesar de que goebbelianamente los colectivos que cabildean por la prohibición de las corridas de toros en el mundo gritan a los cuatro vientos que la tauromaquia atenta contra el sano desarrollo de los niños – como si en las comunidades con cultura taurina se tuvieran más de cuatro siglos emanando habitantes de mente torva -, nunca han presentado estudios serios que demuestren lo que vociferan. El único estudio serio realizado al respecto del que se tiene conocimiento fue aquel realizado en el año 1999 por encargo del Sr. Javier Urra, Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid. Este estudio titulado: «Posibles repercusiones psicológicas de las corridas de toros en niños menores» fue encargado a un equipo interdisciplinario en el que participaron expertos en psicología clínica, psicología social, psiquiatría infantil y juvenil y sociología pertenecientes a instituciones de educación superior españolas como la Universidad Autónoma de Madrid, Universidad de Alcalá de Henares, Universidad de La Coruña y Universidad Complutense de Madrid. Los estudios fueron compilados y valorados por Enrique Echeburúa Odriozola, catedrático en psicología clínica en la Universidad del País Vasco, quien obtiene la siguiente conclusión:

«Con los datos actualmente disponibles, no se puede considerar como peligrosa la contemplación de espectáculos taurinos por menores de 14 años, cuando se trata de niños psicológicamente sanos y que acuden a estos festejos de forma esporádica, voluntariamente y acompañados de adultos que tienen actitudes positivas ante las corridas de toros. No debe olvidarse que los niños que acuden a las corridas de toros, al ser llevados por unos padres o adultos que pagan por ello, constituyen una muestra autoseleccionada procedente de un entorno social en donde las corridas de toros están fuertemente respaldadas socialmente.»

«No hay bases suficientes para sustentar científicamente una medida como la prohibición de entrada de los menores de 14 años en las plazas de toros».

ONU Y CORRUPCIÓN

El pasado mes de octubre de 2015, tras la septuagésima Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, fue detenido John Ashe, representante de Antigua y Barbuda, alto funcionario de este organismo y ex presidente de la Asamblea General durante el período 2013-2014. Fue acusado por conspiración y soborno junto con otras cinco personas, por su presunta participación en una serie de sobornos que fue sacada a la luz por el diario «The Wall Street Journal». En la acusación, se menciona que Ashe aceptó más de un millón de dólares provenientes de empresarios chinos del sector inmobiliario a cambio de favorecer sus intereses ante la ONU. A cambio de dicha cantidad de dinero, Ashe apoyaría la construcción por parte de dichos empresarios de un centro de conferencias de la ONU en Macao.

Si los tomadores de decisiones en la ONU reciben grandes sobornos a cambio de la adjudicación de grandes obras, ¿no serán capaces de recibir ciertas cantidades por agregar dos párrafos a un triste informe?

FUNDACIÓN FRANZ WEBER

Esta fundación, con sede en Suiza es aquella que se encarga de recibir donaciones por parte deempresas multinacionales que han incrementado exponencialmente sus utilidades explotando el negocio de las mascotas. El dinero recaudado se canaliza al patrocinio de organizaciones regionales que presionan a los gobiernos con el fin de debilitar, denostar y buscar la prohibición de la práctica de la tauromaquia. El listado de cabilderos regionales con los que cuenta dicha fundación se puede consultar aquí.

Uno de ellos, el argentino Leonardo Anselmi, quien en el portal de dicha fundación aparece como director para el sur de Europa y América Latina (prácticamente todo el mundo taurino), es conocido por ser el principal cabildero e ícono de los activistas antitaurinos. No sería extraño enterarnos algún día que el Sr. Anselmi haya sido el patrocinador de la inclusión de los dos párrafos del documento publicado por el Comité de los Derechos de los Niños de la ONU, relativos a la tauromaquia.

Fue este señor Anselmi, quien presume ser el autor intelectual de la prohibición de la tauromaquia en Cataluña, quien declaró en el año 2012 que «la tauromaquia morirá pronto de inanición». A partir de dicho año, el descenso en el número de ataques antitaurinos fue directamente proporcional al decremento en el número de festejos efectuados en la península ibérica. En el año 2015, tras el repunte en el número de festejos taurinos, que se encontraban deprimidos debido a la crisis económica que enfrentó aquel país y no al rechazo de la gente, los ataques de los grupos vinculados a Anselmi y la fundación Franz Weber volvió con mayor virulencia. Incluso los voceros de la organización «Animal Heroes», que se alió con el gobierno del estado de Coahuila cuando decretaron la prohibición de la tauromaquia en su territorio, manifestaron abiertamente que la organización residente en Suiza es quien se encuentra detrás de ellos.

EXPERIENCIAS PROPIAS DE UN AFICIONADO A LA TAUROMAQUIA

Los argumentos que los miembros del «Comité de los Derechos de los Niños» de la ONU – que no la ONU en sí – esgrimen en contra de la tauromaquia, son fácilmente rebatibles en la práctica. He aquí algunos:

Los antitaurinos afirman que la tauromaquia genera sujetos altamente violentos. Siendo así, ¿Por qué ahora que la tauromaquia tiene mucho menos aficionados que antaño, vivimos en una sociedad mucho más violenta que cuando los toreros eran héroes populares y las plazas se llenaban domingo a domingo?

Quienes abogan por la prohibición de la tauromaquia insisten en que la «violencia» que se genera en el ruedo permea hacia las tribunas. De ser cierta dicha acusación, se convertiría en una ecuación en la que el nivel de violencia que se observa en un escenario es directamente proporcional a la violencia que se transmite a las tribunas. En este tenor, los niveles de violencia alrededor de los estadios de hockey, rugby y futbol americano debería ser mucho mayor que la que se observa en los estadios de futbol. De este modo se desmiente la afirmación de los antitaurinos. En lo personal, tengo más de cuarenta años asistiendo a plazas de toros; mismos en lo que no recuerdo haber presenciado más de tres pleitos en los tendidos. Dichos pleitos fueron protagonizados por sujetos alcoholizados que lo mismo se hubieran trenzado a golpes en el futbol, en el beisbol, en un baile o en cualquier otro evento masivo. Por más fuerte que haya sido la bronca en contra de algún matador o ganadero dentro de la plaza, nunca se ha sabido que emerjan turbas violentas de un coso taurino a cometer desmanes en la calle, como ocurre en otros espectáculos.

También se menciona que la tauromaquia se debe prohibir porque produce sadismo. En este caso, antes debería prohibirse el boxeo – antes de continuar debo aclarar que mi afición por dicho deporte es muy grande, incluso lo he practicado -, y es que en una plaza de toros nunca he escuchado a alguien deseándole mal a los toros, mucho menos a los toreros. El deseo de todo buen aficionado a los toros antes de iniciar una corrida es «que los toros embistan y que haya suerte para todos los que se juegan la vida en la arena». Por otro lado, ¿qué mexicano no experimentó sadismo al ver a Salvador Sánchez desfigurar el rostro del puertorriqueño Wilfredo Gómez, o cuando Julio César Chávez tundió a más no poder a los también boricuas Edwin Rosario y Héctor «Macho» Camacho, o ante el demoledor knockout que Juan Manuel Márquez propinó al filipino Manny Pacquiao?

TAUROMAQUIA Y CULTURA

Como la mayoría de los aficionados a la tauromaquia, asistí a una plaza de toros durante mi más tierna infancia. Mi padre me explicó el por qué de cada acción que se lleva a cabo durante los festejos. A pesar de que mi padre decidió alejarse de los ruedos, decidí seguir asistiendo a la plaza atraído por todo lo que ahí se genera. A su vez, fui adquiriendo interés por las expresiones artísticas inspiradas en la tauromaquia – literatura, cine, música, danza, escultura, pintura -. Asimismo, he encontrado que el nivel cultural entre las personas aficionadas a la Fiesta Brava resulta ser superior en general que el de quienes no lo son. Lo anterior es extrapolable. Una muestra: la «Estadística de Asuntos Taurinos 2010 – 2014» elaborada en España por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de aquel país, muestra lo siguiente:

«Existe una fuerte interrelación entre la asistencia a toros y otras actividades culturales. Así, se observa en el colectivo analizado un incremento de las tasas de visitas a museos, el 37% frente al 30,6% del conjunto de la población analizada o de sus tasas de lectura, el 64% frente al 58,7%. Estos incrementos son más intensos si nos centramos en la asistencia al teatro, el 28,6% frente al 19% o a conciertos, el 41% frente al 30,2%».

LA VIOLENCIA EN LAS PLAZAS DE TOROS ES PRODUCIDA POR LOS OPOSITORES A LA FIESTA BRAVA.

Actualmente asisto a la plaza de toros en familia. Mi hija me acompaña. En los tendidos ella me pregunta el por qué de lo que sucede en la arena, le respondo de la misma manera en la que mi padre años atrás despejaba mis dudas. Antes y después de los festejos se realizan tertulias culturales con música, danza y pláticas de un nivel cultural superior a las que sostengo en el estadio de futbol o en el beisbol. En mi tierra, los colectivos antitaurinos que se han manifestado en las afueras de las plazas nunca han pasado de diez personas, incluso, en los últimos festejos ni siquiera se han aparecido. Los espectáculos taurinos en la Comarca Lagunera se llevan a cabo en completa paz. En otras latitudes la violencia llega de afuera, de quienes pugnan por la prohibición de la tauromaquia, los antitaurinos. Han sido los antitaurinos quienes han vandalizado estatuas relativas a la tauromaquia. Son los antitaurinos quienes han pintarrajeado la fachada de la Plaza Vicente Segura de Pachuca. Son los antitaurinos quienes intentaron incendiar la plaza «La Petatera» en Villa de Álvarez, Colima. Son los antitaurinos quienes han intentado bloquear los accesos a la Plaza de Toros México , así como a las taquillas de la misma previo a los festejos que ahí se desarrollan, para después, al ser desalojados por la policía, quejarse acusando a la autoridad de «represión» en su contra. Son los antitaurinos quienes han ejercido violencia verbal y física en contra de los aficionados que intentan ingresar a las plazas de toros españolas. Son los antitaurinos quienes incendiaron parcialmente el domicilio del periodista André Viard, presidente del Observatorio de las Culturas Taurinas de Francia, a altas horas de la noche, mientras la familia dormía; saliendo afortunadamente ilesos todos los que se encontraban dentro de la casa.

CONCLUSIONES:

Con expresiones propias del mestizaje propio de nuestra mexicanidad, la Fiesta Brava es una expresión cultural del pueblo mexicano prácticamente desde que este país nació como tal. Con casi cinco siglos de tradición taurina, nuestro país ve seriamente amenazadas sus expresiones culturales que se contraponen al orden mundial que la cultura anglosajona pretende imponer. Fiesta Brava, Virgen de Guadalupe, Día de Muertos, son elementos de nuestra cultura que desde afuera pretenden que los mexicanos sustituyamos por otros más afines a las «culturas avanzadas». Resulta extraño que quienes por un lado exigen respeto a su libertad de expresión en temas como el aborto, matrimonios entre parejas del mismo sexo, despenalización de las drogas, pretendan censurar el derecho que los aficionados a los toros tenemos a disfrutar de nuestra Fiesta y todo lo que ella engloba. Con recursos provenientes de empresas que representan el capitalismo salvaje, organizaciones que se denominan «de izquierda» y defensoras del derecho a la libre expresión realizan acciones para exigir la prohibición de una Fiesta que desconocen, pero que sus líderes han catalogado como «políticamente incorrecta». Su guerra es en dos frentes: por un lado buscar la prohibición total de la Fiesta; por el otro, debilitarla al buscar prohibir la participación de los menores de edad en la misma, evitando de esta manera que la tradición taurina se herede de padres a hijos ya que, lo saben bien, la afición se inculca desde temprana edad.

Resulta paradójico tener que luchar por nuestros derechos, por hacer valer nuestra libertad como aficionados a los toros, ante organismos patrocinados por el conglomerado de países anglosajones que se proclama como «defensor del mundo libre».

El derecho a la libertad nos asiste. También la razón.

No sé si la ONU sea realmente popó, pero muchos de sus burócratas despiden aromas realmente nauseabundos.

Twitter  @emaciasm

2 Comentarios »

  1. Estoy de acuerdo, entiendo y defiendo lo expuesto en su articulo Sr. Macias, como aficionado lo se, pero mi pregunta es: ¿ Acaso no habra alguien en todo el mundo Taurino que les debata sus mentiras y falacias a los pinches politicos, y a esa Organizacion corrupta (ONU), que son los que se prestan a estos fines y son comprados por esas asociaciones animalistas ???… Lo malo que le esta pasando a la Fiesta en el mundo, no es tanto por la culpa de los antitaurinos, es por el valemadrismo de los mismos TAURINOS…

    Le gusta a 1 persona

    • Buen día, amigo: el propósito de este escrito es, precisamente, que los taurinos tengamos armas para desmentir al lobby prohibicionista. Es el granito de arena que estoy poniendo. En mi blog personal http://emaciasm.blogspot.com/ se encuentra el mismo escrito con citas a los documentos que menciono.

      Gracias por sus comentarios. Ahora le pido que me ayude pasando a la acción y compartiendo esta información entre sus contactos. Sólo así podremos revertir este escenario de mentiras que se abalanzan sobre nuestra amada Fiesta.

      Un abrazo cordial.
      Enrique Macías Morales.

      Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s