UREÑA, EL AGRAVIADO

Por Pedro Toledano.

Pocas son las voces que se alzan para denunciar los cada vez más lacerantes agravios que se están produciendo en el mundo taurino. Bajo el paraguas de que «todos debemos remar para defendernos de los que atacan la fiesta», se están soslayando problemas que sí acaban afectando gravemente a la salud del espectáculo taurino. El hecho de que entre tres empresarios aglutinen además de las plazas más importantes, también a los toreros de mayor predicamento, está propiciando que se den hechos como el que vamos a poner hoy como ejemplo: la exclusión del espada murciano, Paco Ureña de la feria de Sevilla.

A Paco Ureña, el aficionado valenciano lo tienen bien contrastado. Ahí queda para el recuerdo su triunfo en la pasada Feria de Julio. Sabe que es un torero curtido en mil batallas, todas duras, y de las que ha ido saliendo cada vez con más oficio, con más calidad y con más fuerza. Ha ido llamando la atención de los buenos aficionados pisando terrenos comprometidos, practicando un toreo puro, emotivo y siempre intentando que el temple, ese tesoro tan oculto y tan preciado, acabe aflorando en su quehacer.

Por tanto, con méritos suficientes como para poder sentarse en la mesa de los elegidos. Al menos para poder comprobar si es capaz de tal honor. Buena oportunidad tiene en Fallas Sin embargo, los empresarios/apoderados, no han encontrado un puesto en Sevilla para Ureña al lado de Juli, Ponce, Manzanares, Talavante o Roca Rey, este el último en ingresar en el sistema. Le ofrecieron, es cierto, por enésima vez, la corrida de Victorino Martín, como única alternativa.

Llegado a este punto debió preguntarles. ¿Y quiénes de los que lidian las divisas de Jandilla, Cuvillo, Garcigrande, Juanpedro, Victoriano, o Matilla, me acompañarán? Ingenua pregunta que, claro, se suele quedar sin respuesta. Ante tal agravio, Ureña, renunció a la de Victorino Martín. Y se queda fuera de Sevilla. No es justo, como tan poco lo es que quienes lucen el marchamo de figuras, no lo demuestren asumiendo retos. Viajar siempre con el máximo confort acaba cansando, aburriendo. Y eso sí que es atacar a la fiesta.

Publicado en Las Provincias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s