Triunfo, sangre y un adiós en las Ventas.

1407746783_199750_1407747342_noticia_normal

Por Antonio Lorca.

El diestro toledano Eugenio de Mora soñó ayer con abrir la puerta grande de las Ventas tras cortar una oreja en su primero y dar la vuelta al ruedo en el cuarto. Suya fue la cara exitosa de la tarde, mientras su compañero José Carlos Venegas sufrió una grave cornada en la fosa ilíaca derecha en el transcurso de una corrida en la que se despedía el hierro de Guardiola Fantoni, según información de la agencia Efe.

La actuación de Mora fue lo más destacable de una jornada que también brilló en Bayona de la mano de un triunfante Iván Fandiño, que recibió una tremenda voltereta en su segundo toro que le ha obligado a pasar la noche en un hospital de la ciudad francesa; Hermoso de Mendoza y El Juli salieron a hombros en Huesca, y José María Manzanares cortó tres orejas en la plaza de El Puerto de Santa María.

En Madrid, con un tercio de entrada, se lidiaron cuatro toros de Guardiola Fantoni, bien presentados, justos de raza y de noble comportamiento, y dos —primero y segundo— del Conde de la Maza, manso el primero, y complicado el segundo.

El resultado artístico fue el siguiente: Eugenio de Mora, oreja y fuerte petición de la segunda, y aviso y vuelta al ruedo tras petición. Jairo Miguel, silencio y silencio tras dos avisos. Y José Carlos Venegas, silencio tras aviso, y ovación tras aviso. Este torero resultó cogido al entrar a matar al sexto y fue intervenido en la enfermería de una cornada de 15 centímetros en la fosa ilíaca derecha, de pronóstico grave. También visitó la enfermería su subalterno Vicente Cabanes, quien fue atendido de ‘policontusiones y esguince en la rodilla derecha, pendiente de estudio radiológico, y de pronóstico reservado’.

Fue una tarde de emociones encontradas. Se despedía la ganadería de Guardiola Fantoni con su última corrida de toros antes de echar el cierre a 70 años de historia en la cabaña de bravo. Y como contrapunto a la nostalgia, el feliz reencuentro con el triunfo del veterano Eugenio de Mora.

Se gustó con el imponente primer toro del Conde de la Maza, con el que alcanzó una importante cota artística en el tramo final de la faena de muleta. Menos facilidades le ofreció el cuarto, con el que demostró entrega y compromiso, aunque le faltó contundencia con la espada.

Jairo Miguel mostró voluntad y frialdad, y no consiguió destacar en su lote. José Carlos Venegas estuvo muy voluntarioso con el primer guardiola, tardo de embestida, y anduvo acelerado ante el sexto, que lo prendió en el segundo intento con la espada, aunque no pasó a la enfermería hasta que dobló el animal.

Voltereta a Fandiño

Iván Fandiño ha pasado la noche internado en un hospital de la ciudad francesa de Bayona, donde esta mañana se le practicará un escaner para descartar una posible fractura de cervicales. El torero fue trasladado al centro sanitario tras quedar conmocionado al sufrir una tremenda voltereta cuando recibía a la verónica al cuarto de la tarde, informa el portal Mundotoro. El torero de Orduña había cortado las dos orejas a su primero al culminar de una estocada una faena de gran contenido artístico.

Con tres cuartos de entrada se lidiaron toros de Montalvo, de buen juego -al sexto se le dio la vuelta al ruedo-, y los demás integrantes del cartel fueron Daniel Luque, que cortó tres orejas y fue ovacionado en el que lidió por cogida de Fandiño, y Joselito Adame, que consiguió una oreja y dio la vuelta en el último.

En la feria de Huesca se celebró, con lleno en los tendidos, un mano a mano entre el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza y Julián López El Juli. Ambos salieron a hombros tras cortar cuatro y dos orejas, respectivamente.

También rozó el lleno la plaza de El Puerto de Santa María para presenciar una corrida de toros de Zalduendo, desiguales de presentación, deslucidos y mansos. Tres toros se partieron un pitón por la cepa y dos de ellos fueron devueltos a los corrales. Finito de Córdoba, ovación tras aviso y ovación; Morante de la Puebla, silencio y división de opiniones, y José María Manzanares, oreja tras aviso y dos orejas.

Por último, se celebró la cuarta y última de feria en Pontevedra. Con tres cuartos de entrada, se lidiaron toros de Santiago Domecq, mansos y rajados, de juego deslucido en su conjunto. Juan José Padilla, silencio y oreja. Miguel Abellán, oreja y dos orejas y El Fandi, oreja y dos orejas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s