El Cuestazo de Enero – El Duro Cierzo de una Cornada Invernal.

Alfredo Ríos “El Conde”

Ahora no ha sido el Juez porque Jesús Morales tiene su primer descanso del año –esperamos sea taurinamente permanente. Al contrario, las cuadrillas, la poca precisión segundo y tercer espadas dejan los únicos momentos de valía del encierro en solo ilusión pues ninguno, por diversos motivos, han podido cuajar a los primeros de su lote. Mientras tanto, cuando el frío de la madurez llega, las facultades y la buena suerte abandonan a “El Conde” que paga el precio de su exceso de confianza con su propia sangre.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA.

Se manifiesta la mala suerte, el gafe. Y eso que falta una para la corrida trece.

Porque el encierro de La Estancia promete mucho más de lo que da, nos hace subir una enorme cuesta. Así tenemos la poca presencia de segundo y sexto, lo desproporcionado de los lidiados en cuarto y quinto lugar, el pobre juego de los mismos y el paso en falso de primero y tercero.

Sin enemigo al frente estos dos últimos se van inéditos.

Y ocurre porque el confirmante Jorge Sotelo, entre el nervio y la poca atingencia con el capote, hace todo menos mandar y ordenar el tranco incierto del precioso primero que sirve para su confirmación. Le enganchan desde salida y solo una media con demasiados trabajos cierra el saludo.

Este primero hace dos tercios desconcertantes, pelea en varas al grado de tumbar pero hace muy poco y cabecea alarmantemente en el de banderillas. Aun así, tras la ceremonia de confirmación, el joven Sotelo encuentra con que el toro acude largo y sometido puede repetir en plenos medios. Solo que el moreliano está demasiado lejos de lograrlo pues demasiado pendiente está de acabar, rápidamente las tandas de no prologar la intención.

Por eso la emoción no llega, la ligazón no aparece.

Extensa faena con un toro que en el último tercio tiene posibilidad de triunfo pero al que Sotelo confunde y abandona su pitón izquierdo por cite para vitolina que el toro, solo el toro, le ha dicho resulta improcedente. Y a naufragar. Todo por no encontrar una sola tanda con temple o rotundidad. Toro entre palmas tras terrible bajonazo.

Peor con el anovillado sexto que, tras rajarse en los primeros tercios tiene un momento de “lucidez” por el lado derecho pero que tampoco deja historia, ni huella como el propio confirmante.

Así, entre pena y lamento, otro toro queda inédito. De nuevo a manos de “El Capea”.

Enésima oportunidad de Pedro Gutiérrez Lorenzo en La México, la segunda con La Estancia. Y si aquella ocasión, Enero de 2012, la suerte le sonríe aquí su primero le devuelve parte esa la sonrisa. Llega a los medios, primero genuflexo y, tras dar los adentros, culmina con media. El toro, bajo y degollado, comienza a funcionar, ordena su instinto tras banderillas, progresivamente mejora y llega con fuerza a la muleta.

Entonces Gutiérrez se dobla. Hay un doblón bueno, prorrogado en el camino de mano por bajo y la impresión de que el toro puede funcionar. Y es algo más que una sensación porque el astado de La Estancia se desplaza buscando la muleta abajo, pronto, nervioso, exigente. Evidentemente incómodo para el salmantino que se impone solo de vez en cuando.

Otras, le sorprende los “bajones” que en los medios muestra la embestida.

Y esto ocurre porque es un torero con cintura amarrada que no se rompe ni juega lo suficiente para hacer de su cuerpo el mandamás de la embestida, de la muñeca el cincel y el pincel, de sus pies el eje y de sus brazos el tiempo de toreo. Por ello no “se acomoda” el acartonamiento que muestra el astado se lo cobra por el lado izquierdo donde sus nervios no le dejan que la muleta se quede puesta.

A lo mejor es la clave que no armoniza.

La nota que no toca.

La pieza que no completa.

Mata mal y quería la oreja. Menos mal la petición queda a manos de la cabalidad que ayer aparece y que hace que el Juez Ramos no caiga en la trampa. Negada la mínima petición y Gutiérrez se receta una salida al tercio que termina por devolver en cuanto tarda en doblar, tras aviso, el muy serio quinto. Si “Capea” toma nota de su última actuación en la Plaza México con esta ganadería sabría que puede de pronto salir un barbas como el quinto.

Se lo quita a como puede. Sin mayor brillo o lucimiento.

Se puede estar bien con un toro malo. Salir de la cuesta con dignidad.

Como está “El Conde” con su lote regular. No pierde los papeles con el espantoso segundo que se encuentra con dos profesores de lujo para poder aprender a escurrirse a salir de la suerte contrariamente y desparramar la vista: Sergio González –increíblemente- y Christian Sánchez -nada raro. César Morales no atina en varas y es un calvario dejar al toro en suerte.

Lo raro ha sido ver a Alfredo Ríos perdido en banderillas. Quién lo habría pensado.

Lo buen torero que ha podido ser con la muleta se ha perdido ya para los palos. Y tarda años en completar un aceptable tercio donde salva los papeles apenas con una moviola. Siento que “El Conde” se desmoraliza al ver que ni la cuadrilla ni el toro responden. Manda tapar desde banderillas a los peones y el toro hace de las suyas al desparramar la vista. Ríos lo entiende y tapa la cara, se queda quieto y corre la mano.

Pero su lote tiene nada.

El segundo muere matando su casta hacia atrás hasta llegar a toriles tras espadazo entero . El cuarto se desinfla pese al esfuerzo en crinolinas y banderillas, así como el buen trato que intenta en la muleta, incluso le tapa la cara y su descastamiento con la mano izquierda.

Un berrendo que se desinfla como un muñeco de nieve al sol.

En nieves de enero, en crudeza invernal el encierro no encuentra la primavera del toreo y por ello alguien le insiste a Alfredo a regalar un punteño, corraleado, destragado que para la su historia castiga el afán de “El Conde” de quedar bien con la gente que le ha esperado toda la tarde.

Intenta la fregolina, trata de banderillear pero padece un tercio muy sufrido del que, entre risas y risas, manotazos en el callejón, termina por brindar en el Palco de la Empresa y equivocar el terreno –la querencia- donde tras dos ayudados el toro realmente le atrapa, los garfios de los pitones le destrozan las carnes y le castigan un exceso de confianza.

Y “El Conde” hace un esfuerzo por matar el toro.

Lastimosamente el lucimiento no llega, estira la liga con el toro de la puerta falsa y no alcanza. Menos mal esta corrida es la décimo segunda porque pareció como si fuese la del siguiente número.

Cuidado, es la que sigue. La de la guasa… que tome nota Enrique Ponce.

Menos mal –parece ser- no estará Jesús Morales.

Pero sí, podría seguir la cuesta de cada enero.

Texto: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2014-2015. Domingo, 11 de Enero de 2015. Décima Segunda Corrida de Derecho de Apartado. Menos de un Cuarto de Plaza en tarde fresca, despejada .

7 Toros, 6 de La Estancia (Divisa Azul Rey, Rosa y Blanco) Dispareja y variopinta de capa. Anovillados segundo y sexto, preciosos los lidiados en primero y tercer lugar, destartalados tercero y cuarto. Manso el lote del segundo espada siempre buscando la querencia; 1 de La Punta (Divisa Rojo, Gris Plomo y Oro ) lidiado en séptimo lugar como sobrero de regalo, acucharado de cuerna, destragado y muy alto de agujas, estrecho igualmente. .

Alfredo Ríos “El Conde” (Nazareno y Oro) Palmas, Silencio y Palmas tras aviso en el de regalo luego de ser corneado. Pedro Gutiérrez “El Capea” (Carmesí y Oro) Saludos por su cuenta y Silencio tras aviso. Jorge Sotelo (Verde Manzana y Oro) que confirma la alternativa, Leves Palmas y Silencio.

El tercer espada confirmó la alternativa con el toro 19 de la ganadería titular, nombrado “Pablo” de 517 kilogramos: cárdeno obscuro, nevado bragado meano, delantero y vuelto.

Mala tarde de las cuadrillas en general principalmente la del primer espada a pie.

PARTE MÉDICO DE ALFREDO RÍOS “EL CONDE”

Cornada cara posterior del muslo izquierdo con tres trayectorias dos hacia arriba y adentro de 20 cm cada una y otra hacia abajo de 15 centímetros, lesionando músculos y tejido blandos. Otra en la mano que lesiona severamente piel de palma dedo grueso con sección de tendones flexores, contusión severa en rodilla derecha y herida de 4 cm en labio inferior.

Firma: Dr. Rafael Vázquez Bayod.

Siguenos en Twitter https://twitter.com/Twittaurino

2 Comentarios »

  1. Asi es la cuesta que “cuesta”, mientras la plaza México sigue en picada y cuesta abajo y caída libre.

    Aunque ya nos quieren volver a dar “atole con el dedo” con la “supuesta salida de herrerías” y al “quite palillo alvarez”, quien ahora nos venden como “negociador” de la empresa; cuando este chaval no hace nada más que poner la cara y prestarles el nombre en moroleon y queretaro y en cualquier plaza donde “dizque” organiza, previa exhibición en medios y callejón de la plaza.

    Pero ni un paso, sin que le digan por y para donde su “amigo-patron herrerías”.

    Quien teje y maneje es herrerías, y si ya unos años con martinez vertiz, curro leal y chilolin; los superviso y dio ordenes; ahora con este no es más que una “jugada” más, para “calmar las aguas y distraer la atención”.

    Del domingo, un capea jr en sus limitaciones cumpliendo caprichos que ya hartaron; un Sotelo que aporta a la fiesta lo mismo que en su momento aportaron Roberto Miguel, Judas Tadeo, Juan Salvador, Juan Chavez; y ahora Martínez Vertiz,; con sus “patrocinios” se montan festejos y torean a su lado toreros que reciben pocas oportunidades; por que ellos no tienen nada que hacer, y en su momento se hartaran y solo dejaran eso en la fiesta.

    Un Conde que demuestra lo que pudo “haber sido y no fue”, por su rebeldía, por no dejarse apoderar, por los pseudofestejos que organiza alla en Jalisco; por todo ello hasta el sitio perdió en las banderillas como perdió el tiempo; lastima por que de su generación (del olmo, pizarro, san roman, manzur, montaño, etc) ninguno.

    Y ahora con el regreso de los “figurines” acompañados de “teofilitos” y demás “itos”….

    Fuera los jueces de la mexico… y todo el que tenga que ver con la empresa alemán…

    Por el bien de la plaza y de la fiesta…

    Me gusta

  2. Coincido y de verdad que cosa rara en El Conde lo mal que estuvo en el segundo tercio, que a lo largo de su carrera lo cumple casi siempre sobriamente y él se gusta de hacerlo. Por empeño y entrega no quedó. Opino que los dos toros tampoco se prestaban para banderillas. Pésima la actuación de su cuadrilla en especial de Sergio González que por supuesto afectan la lidia. Su lote no fue el mejor sin embargo me quedo con esas muestras de su toreo vertical y pausado, esas crinolinas y siempre tapándole la salida al toro que buscaba rajarse dejándole la muleta en la cara. Dicen que las cornaras son errores de los toreros, se le coló por adentro y tiró el fatal derrote, espero y deseo que se recupere y lo podamos ver de nuevo pronto en La México y en la Nuevo Progreso, lugar de sus grandes triunfos. Un abrazo Lic. Maya.

    Me gusta

Responder a drgaiger Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s